jueves, 4 de enero de 2018

Bolsa de Gatos 361/370




370. John y Paul habían citado a George a un ensayo en casa de la Tía Mimí. George les demostró de inmediato que podía encargarse de la primera guitarra y ejecutó, además, una canción que estaba componiendo y cuya letra decía: “No puedes domar a un gato callejero como yo. Ninguna gatita puede domarme. No a mí. No a mí…" (De una escena de “George Harrison: Living in The Material World”,  el documental dirigido por Martin Scorsese) 




369. El cielo de París matiza con los tonos del cementerio de Père Lachaise que hoy presenta un aspecto diferente y un alboroto inusual. Es mediodía. Estamos al este de la capital francesa. La lluvia se hace ahora más intensa. Algunos de los apasionados visitantes posponen la pasión para protegerse debajo de paraguas ajenos. Pierre se apresta a persuadir a una chica que intenta una ofrenda con forma de baguette que finalmente acaba por caer en el lodo. Un gato se posa sobre el cemento que bordea la tierra donde yace el ídolo muerto. «Se llama Jim. Esta es su tumba favorita. Se pasa casi todo el día sentado aquí», afirma el vigilante de seguridad con una sonrisa de costado mientras enfunda su cabeza en la capucha de su abrigo de nylon. «Algunos creen que es el mismísimo Morrison, reencarnado», agrega. Escéptico, este corresponsal observa al felino que permanece sobre el sepulcro a pesar de la garúa. Un relámpago enciende la tarde y un trueno se acopla al éxodo general. La gente comienza a retirarse a paso lento, como jinetes en una tormenta. Me voy por donde vine, cantando bajo para no despertar, mientras Jim me observa con ojos desconfiados y agita el rabo denotando cierto malestar. «Este es el fin», parece decir con su mirada de soslayo. «Este es el fin, mi único amigo. El fin». (Por Walter C. Medina para www.diagonalperiodico.net)




368. Isabel Steva Hernández, más conocida como Colita, fotógrafa española, recientemente nombrada Doctor Honoris Causa por la UAB y amante incondicional de los gatos de cualquier raza y condición nos dice, con su particular ironía y sentido del humor, que vive actualmente con "tres gatas negras; una se llama Montse y las otras: a comerrr..." 




367.La última vez que nos vimos fue para ir a cenar. Pasé a buscarlo por su casa y en mi coche, viendo a contraluz su ropa llena de pelos de sus gatos, le dije: Carlos, no te quiero lastimar, pero ¿no tendrán que ver tus gatos con este problema que estás teniendo? Y me dijo: Ya me lastimaste. Después, pese a mi lastimadura, tuvimos una cena espléndida...”, evocó el periodista mexicano Carlos Marín al enterarse del fallecimiento de su colega y escritor connacional Carlos Monsiváis. 




366. “Me lo traje de la temporada de verano de Carlos Paz en 2010. De chiquitito se escondía entre las frazadas. Un día lo aplasté, pensé que era la bolsa de agua caliente, y tuve que llevarlo de urgencia a la veterinaria para que le hicieran unas placas... Pasamos muchas cosas juntos Ciro y yo. Lo único que le falta es reírse de mis chistes”, dijo de su gato el actor y humorista uruguayo Pichu Straneo. 




365. Rosa Luxemburgo describió en sus memorias lo ocurrido entre Lenin y su gata Mimi durante el encuentro que mantuvo en Londres en 1896 con el líder de la revolución bolchevique, conocido amante de los gatos: "Mimi coqueteó con él, se extendió de espalda sobre un sofá, seductora, insinuándosele. Pero cuando Lenin trató de acariciarla, ella sacó sus uñas, le mostró sus dientes y gruñó, como una fiera, como buena gata.  




364. «El Museo Metropolitano de Nueva York se niega a retirar una obra considerada ofensiva y perturbadora. Unas diez mil personas, a través de un petitorio, solicitaron al MET que no exhiba el cuadro “Thérèse Dreaming”, pintado en 1938 por el artista francopolaco Balthus, famoso también por la manera con la que representa la inocencia pre-adolescente al retratar a sus modelos en poses casi sexuales al borde de la transgresión y la polémica. En la carta dirigida al Museo, Mia Merrill, en representación de los peticionantes, califica como “perturbador” que se siga exhibiendo una pintura que romantiza la sexualización en los niños y que es eróticamente sugerente: "El MET de esta manera avala, tal vez sin intención, la cosificación de los niños y el voyeurismo". Por su parte el MET respondió a través de un comunicado: "Las artes visuales son un medio para reflexionar sobre el pasado y este presente. Esperamos motivar la continua evolución de nuestra actual cultura mediante una discusión respetuosa y profunda de las expresiones creativas". Para Mia Merrill, no obstante: “Sería positivo que el Museo Metropolitano advierta, como en la muestra de 2013 sobre este mismo artista, que algunas de sus pinturas podrían resultar ofensivas para algunos espectadores, debido al enamoramiento y atracción que Balthus no ocultaba por las adolescentes y las niñas". La propia explicación que el Museo hace de la obra señala que la protagonista, Thérèse Blanchard, tenía 12 años cuando fue pintada y era vecina del artista. El MET, finalmente, se niega a retirarla y no se plantea hacer la aclaración que le solicitan para la muestra...» Hasta aquí la noticia de actualidad (aparecida en el sitio infobae.com el pasado 6 de diciembre de 2017) que no dice una sola palabra sobre el gato que lame tranquilo su leche en el cuadro de Balthus, confeso enamorado también de los gatos, además de las adolescentes y las niñas. 




363. “Manucho se sentía feliz cuando lo seguían por algún sendero durante sus caminatas, encontraba serenidad en su comportamiento, gracia y elegancia en sus modales. Le gustaba tomar el té con ellos, romperles unas galletas en su platito de leche y dormirse una siestita rápida, sabiendo que alguno de sus gatos estaba por allí cerca…” (Manuel Mujica Láinez fotografiado junto a uno de sus gatos por Alicia D’Amico)




362. "Mefistófeles casero está tumbado al sol / Es un gato elegante con gesto de león / bien educado y bueno / si bien algo burlón… / Verlaine fue casi un gato feo y semicatólico, huraño y juguetón / que mayaba celeste a una luna invisible / lamido (?) por las moscas y quemado de alcohol / Francia quiere a los gatos como España al torero / Como Rusia a la noche, como China al dragón / El gato es inquietante, no es de este mundo / Tiene el enorme prestigio de haber sido ya Dios… / Son Felipes segundos dogmáticos y altivos / odian por fiel al perro, por servil al ratón / admiten las caricias con gesto distinguido / y nos miran con aire sereno y superior… / Tienen algo de búhos y de toscas serpientes / Debieron tener alas cuando su creación... / ¡Oh, gatos estupendos, sed guasones y raros / y tumbaos panza arriba bañándoos en el sol!... (Fragmentos de “Canción novísima de los gatos” de Federico García Lorca, poema inédito hasta 1986 e ilustrado con el gato Fedorka, dibujo del poeta nacido en 1898 y asesinado en 1936)




361. Probablemente Thelonious Monk, Charles de Gaulle, Albert Einstein y Charlie Parker sean las más notables personalidades que he conocido en mi vida, aunque, pensándolo bien, podría borrar a los otros tres y quedarme sólo con Monk y mis gatos…”, dijo Kathleen Annie Pannonica Koenigswarter Rothschild, musa y mecenas de Monk, en la foto con uno de los gatos de la Baronesa Nica.  


2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Maravillosas anécdotas de grandes personajes de la historia y el arte con sus gatos y gatas.

Este apartado de tu blog siempre tiene un sabor especial.

Un beso y gracias por compartir tanto...
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, querida amiga. Me divierte me apasiona hacer este apartado donde gatos y gatas son los verdaderos protagonistas... y más si alguien lo comparte. Gracias de nuevo Ana. Abrazo...