lunes, 23 de enero de 2023

Lāpse tanka

 




No puedo dejar
De recordarte siquiera
Siempre te pensé
Tantas veces te soñé…
Como si existieras.


jueves, 19 de enero de 2023

Tanka'round

 


(La vengeance, 1936 - René Magritte)


Lo indecible
Me ronda una vez más
Su secreta voz
Metáfora sin imagen
No consigo enmarcar


sábado, 14 de enero de 2023

Haiku para Munch

 







Como un grito
Imposible de no ver
Es el silencio


















(Las cuatro versiones de El Grito de Edvard Munch)


lunes, 9 de enero de 2023

Tankas versionados

 


(Obra de Robert & Shana ParkeHarrison)



En el mundo hoy
Ni los hechos son ciertos.
Lo que es real
Sucede que parece…
Lo que "es" impermanece.

Hoy en el mundo
Ni son ciertos los hechos.
Sólo parecen.
Sucede que lo real
Nada más impermanece.



viernes, 6 de enero de 2023

Tanka callado ---

 


(Baronesa Pannónica, Musa de Thelonious Monk)


Se desespera
En blanco mi poema
Musa callada
Desiertos estos versos
Me dejaste apenas



martes, 3 de enero de 2023

Tanka a la par del brindis por 2023 a las 12.06

 


(Obra de René Magritte)



Ojos que sientan
Necesito para admirar
Obras de arte
Y un corazón que vea
Por doquiera que ande…



Bolsa de Gatos 961/970

 


970. “Los seres humanos tenemos mucho que aprender de los gatos. Ellos conviven con nosotros desde hace unos 12.000 años y es erróneo pensar que hemos conseguido domesticarlos. Más bien son ellos los que nos han enseñado a quererlos. Son elegantes, desapegados, egoístas sin ego. ¿Qué podemos extraer de su actitud los soberbios humanos?  Todos envidiamos el aristocrático desapego con el que los gatos contemplan el mundo y lo cómodos que parecen sentirse en su propio pellejo, como si supieran algo fundamental que nosotros ignoramos”. John Gray, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Oxford y sobre Pensamiento Europeo en la London School of Economics, y uno de los pensadores más importantes y más publicados de nuestro tiempo, postula que tenemos mucho que aprender de los gatos y de su comportamiento, y partiendo de su experiencia personal con estos misteriosos y carismáticos animales, y acudiendo también a las brillantes páginas que les han dedicado autores como Montaigne, Junichiro Tanizaki o Patricia Highsmith, entre muchos otros, nos propone una suerte de filosofía felina que sirva de guía para una vida más auténtica y tranquila. Las preguntas sobre el sentido de la existencia y el secreto de la felicidad nos persiguen desde los albores de la civilización, y quizá en esas lides, sugiere Gray, los gatos sean tan buenos maestros como los grandes renombrados filósofos. 



969. Hace poco más de una década, Sakae Kato se quedó en su casa para rescatar a los gatos que eran abandonados por el vecindario que huía de las nubes de radiación que manaban de la cercana planta nuclear de Fukushima. "Quiero estar con ellos o con sus crías y con los que cada tanto aparecen por aquí para ocuparme hasta del último. Después de eso quiero morir, pero tiene que ser después". Alrededor de 36.000 personas continúan hoy desplazadas después de la catástrofe nuclear de Fukushima, la mayoría sin deseos de volver por temor a la radiación o tras haber iniciado una nueva vida en otro lugar. Ante este panorama, y mientras continúan las tareas de reconstrucción de la región cuyo destino dio un vuelco el 11 de marzo de 2011 (cuando un terremoto de 9 grados Richter originado en la costa noreste del archipiélago sacudió todo el país provocando un devastador tsunami que arrasó la costa, dejando 18.000 muertos y miles de desaparecidos) el protagonista de esta historia, Sakae Kato, se convirtió entonces en la única esperanza para decenas de mascotas abandonadas y aún hoy continúa  resistiéndose a evacuar esa ciudad fantasma diciendo que permanecerá allí para cuidar hasta del último de los 41 gatos que le quedan.



968. “Entre los rollos que tenía Michel de Montaigne en los largos anaqueles de su biblioteca había espacios armónica y llamativamente ubicados que intrigaron a sus exégetas, los encargados de difundir y preservar su obra, hasta que comprendieron que tales ‘huecos’ tenían el tamaño del cuerpo de la gata que allí se ubicaba para dormir o retozar sin que Montaigne osara jamás despertar a “su hermosa”, como solía referirla entre amigos y conocidos” nos cuenta Michèle Ressi en su “Histoire du chat: 10.000 ans d'histoire et de légendes”. (Ilustra la pintura "Montaigne y su gata" de Sam Kalda)



967. Cee Lo Green es un compositor y cantante rapero y americano que adora a su blanco gato persa Purrfect (juego de palabras entre el término ‘perfecto’ y el ronroneo gatuno) quien además de ser su ‘antídoto’ contra la soledad, el malhumor o la tristeza es toda una celebridad con más de 35.000 seguidores en Twitter y más de 3500 en Facebook aparte de haber sido su co-estrella en cada participación de Cee Lo Green como juez del exitocísimo programa de televisión The Voice. (Extractado de www.dailymail.es)



966. Pierre Bonnard pintó cientos de gatos, al igual que sus ídolos pictóricos Hokusai y Kuniyoshi. También pintó variedad de animales, pero sin duda los gatos eran su debilidad. A veces aparecen protagonizando la escena, llegando a llenarlo todo, pero otras sus gatos tienen un papel secundario dentro de la obra, y en ocasiones cuesta verlos, pero es sorprendente la cantidad veces que aparecen felinos en sus pinturas. En este caso no sabría decir quién es más importante, si la mujer o ése felpudo negro, ambos rodeados de una decorativa vegetación. Pero por supuesto, donde hay un gato, éste se roba todo el protagonismo. Esa simpática mata de pelos pintada con elegancia y desparpajo es puro Bonnard, y esa cola sólo podría pertenecer a un felino, la criatura más elegante de las que pueblan el planeta. Sin duda esta pintura modernísima (¡estamos en 1891: el cadáver de Van Gogh aún estaba fresco!) es deudora del arte japonés, como es normal en el grupo de Bonnard, los nabis, los profetas de Montmartre que buscaban representar la realidad, la de verdad, esa que no siempre (casi nunca) es como lo que se ve, sino que a menudo es como lo que se siente... Uno de los pintores más fascinantes del postimpresionismo francés este Bonnard, el que siempre fue un tipo independiente. Quizás por eso se identificaba con los gatos. Si hasta le apodaban «gato de siete vidas, por haberse sobrevivido a sí mismo toda su vida.» (“Mujer sentada con gato” de Pierre Bonnard, obra reseñada en historia-arte.com)



965. Sarper Duman es un pianista turco que comparte su afición por el piano con sus mejores amigos, sus gatos, quienes en sus videos se ven siempre muy estimulados por el instrumento, a la par que aporrean las teclas 'componiendo melodías' junto a su compañero. No es un talento natural en los felinos, pero muestran una sintonía perfecta con Sarper, lo que demuestra la conexión profunda que es posible lograr entre animales y humanos. Sus vídeos son todo un éxito en las redes de este joven turco, la gente sigue cada nueva composición que brinda junto a sus amigos gatunos. Duman ha conseguido aunar sus dos pasiones: los gatos y el piano, y el resultado es cuanto menos sorprendente. Aparte asegura que ellos 'aman' la música. Aunque lo que sin duda es valioso y conmovedor en esta historia es su trasfondo. A los nueve gatos que Duman tiene en su casa los rescató de las calles, todos con alguna clase de afección o problema que él de inmediato les hizo tratar, algunos gravemente heridos, hasta recuperarlos. Pero lo realmente interesante es que Sarper Duman postula que los mininos se han salvado por la música. Es increíble verlos agruparse y disfrutar participando de cada composición en los videos. Así que no dejen de verlos, en youtube por ejemplo.



964. La escultura que homenajea a la psiquiatra alagoana Nise da Silveira, discípula de Carl Jung y una eminencia en psiquiatría, está emplazada en el Corredor Vera Arruda, barrio Mangabeiras, en la ciudad de Maceió, Brasil, y fue realizada por el escultor y artista plástico de Minas Gerais, Léo Santana. Perseguida por el régimen dictatorial de Getúlio Vargas, Nise Da Silveira fue pionera en la humanización de los tratamientos psiquiátricos y jamás cesó en sus esfuerzos por mostrarle a la comunidad científica internacional que su metodología terapéutica era más efectiva que la de entonces que provocaba mucho sufrimiento a los pacientes. La escultura de la Dra. Nise da Silveira con un gato en su regazo no deja dudas de lo que significaron los mininos para ella que, como profesional, los sentía sus "colegas terapeutas", tal como lo dejó expuesto en múltiples trabajos.



963. Nise da Silveira fue una reconocida psiquiatra brasileña, discípula de Carl Jung. Dedicó su vida a la psiquiatría y se manifestó radicalmente en contra de las agresivas terapias y otras formas de tratamiento de su época, como la internación compulsiva e indiscriminada en hospitales psiquiátricos, el electroshock, la terapia con insulina y la lobotomía. Ella fue además una innovadora  y postuló que algunos animales, y en especial los gatos, eran muy buenos “co-terapeutas”, así los llamaba, porque aparte de hacerles compañía a los pacientes psiquátricos que tendían a encerrarse en sí mismos, de a poco sabían estimularlos a vincularse mejor y más sensiblemente con el mundo exterior. Nise da Silveira enseñaba que el efecto sanador de la creatividad (ya que alentaba a sus pacientes para que realicen manualidades con plastilina, dibujo y pintura) más 'la silenciosa energía de amor' de los gatos hacían que las personas afectadas por diferentes patologías se abrieran a los demás. Ella confiaba en la relación afectiva que se establecía entre sus pacientes y los gatos, lo que comprobó, haciendo participar a decenas de gatos en las terapias ocupacionales que dirigió, las cuales quedaron asentadas en múltiples estudios y libros editados, como por ejemplo “La emoción de tratar con gatos”.



962. Instantáneas gatunas - Roger Waters con sus gatos en su casa de Islington en Londres, en 1970, fotografiados por Barrie Wentzell.



961. “Viene la niebla / con pequeños pies de gato / Se sienta mirando hacia el puerto y la ciudad / sobre ancas silenciosas / y luego sigue adelante…” (“Niebla”, poema de Carl Sandburg, ilustrado por el intrigante y llamativo dibujo a pluma y tinta sobre papel para acuarelas de Laura A. Conley)


miércoles, 28 de diciembre de 2022

Mi lema

 





Disfrutá, disfrutá, disfrutá… sencillamente
Porque llega un día que no disfrutás más. 



martes, 20 de diciembre de 2022

Casi tanka disreal

 




El oído lee
Y el ojo traduce
La voz escudriña
Desenmascarando lo real
Como Rimbaud quería

 


viernes, 16 de diciembre de 2022

La Casa de La Mirada

 


(Fotografía de Erik Johansson)



El otro nombre de la poesía es
La casa donde mora la mirada
Ya como atisbo o instantánea
La casa donde mora la mirada
La imagen sin ningún margen
La casa donde mora la mirada
Lo que una metáfora enmarca
La casa donde mora la mirada



lunes, 12 de diciembre de 2022

Tankas caleidoscópicos

 


(Autorretrato de Juan Carlos Liberti, 1981)



Hay alguien en mí
Que a menudo no soy
Quienquiera sea
A ninguno de los que fui
Se le parece siquiera 
Hay alguien en mí
Vaya a saber quién es
No tengo idea
Si pretende ser quien soy
O tan sólo merodea 
Hay alguien en mí
Entre todos los que soy
Andá a saber
Tal vez sólo busque serme
Por más que yo no quiera


viernes, 9 de diciembre de 2022

El Tiempo siempre

 




El ayer no fue
Sigue siendo invariablemente otro cada vez
No hay sino hoy
El presente es interminable... no deja de ser
Sólo el mañana existe inalcanzable
Y tan desconocido
Como lo que nunca ha sido
Y siempre añoré


lunes, 5 de diciembre de 2022

Echoes tanka ---

 


(Los protagonistas de “Not to Be Reproduced” de René Magritte)


Un eco de mí
Sólo soy en el espejo
Nunca el mismo
¿Quién no es finalmente
Su propio espejismo?


jueves, 1 de diciembre de 2022

Tanka eleático* ---

 




Como el agua
Se vacía en el agua
Otro instante
Desborda el instante
Eso el Tiempo hace



(Gracias, Frodo, por tan invalorable eleático aporte*)


Bolsa de Gatos 951/960

 




960. Luna Miguel es una periodista española, editora y escritora de narrativa, ensayo y literatura infantil, mina gatera si las hay, y gran poeta, vean si no… “Pensemos en un hospital lleno de gatos / pensemos, los huesos se comen a los huesos / las uñas son un gesto / el esqueleto felino / su olor / pensemos en gaviotas y en carroña /en ese color que maúlla / en ese color / como aquel momento sólo como aquel momento / en que las ratas se esconden / miau / miau / se esconden porque el cielo habla de tormentas / o ese momento exacto en que hasta el sol se marcha / y el cielo suena vacío revolviendo la mañana / para que caigan sucios sus copos / ese aquel ese aquel miau ese / pensemos quimioterapias y pulmones / pensemos en derramar nata sobre ciruelas muertas / pensemos en ese y en aquel / el gato está en la silla y se ha portado mal como se portan los mundos / cuando maduran / y aquí el mundo ya no crece porque hay vacas que nos guiñan el ojo / y aves defendiéndose del cuchillo / pensemos como ciudades como mujeres / como mujeres que olvidan / pensemos en el nombre de Joan-Marc / pensemos la lectura en la cocina / ahora que con las flores me mudo a Marruecos / pensemos en el ruido, en el premio / en la siesta de los sábados / pensemos que el hospital está lleno de gatos y no hay manera / no, no hay manera de sacarlos.” Léanla, por ejemplo, en su blog http://www.lunamonelle.com/





959. William Burroughs junto a su amado Rusty y en compañía de Allen Ginsberg en Lawrence, Kansas City, el 18 de marzo de 1992, en una foto lograda por James Grauerholz. A la ciudad de Lawrence el autor de “El almuerzo desnudo” se había retirado a morir junto a sus gatos y allí era visitado por todos en peregrinación: desde Kurt Covain a Frank Zappa pasando por Patti Smith o James Holden. Sus últimas palabras encontradas en su diario íntimo y escritas tres días antes de fallecer fueron: “No hay suficiente sabiduría, experiencia, ninguna maldita cosa. Ni Santo Grial, ni Satori Final, ni solución. Sólo conflicto. Lo único que puede resolver el conflicto es el amor, como el amor que sentí por Fletch y Ruski, Spooner y Calico. Amor puro por mis gatos. Lo que siento por mis gatos pasados y presentes. Amor. ¿Qué es? El analgésico más natural que hay. AMOR."





958. “Los gatos son siempre tan impredecibles. De Coca, mi gata, adoro su forma totalmente descarada y sensual de demandar afecto...” asegura la actriz argentina Érica Rivas)





957. “Observar un gato terriblemente absorto y atento apuntando a su presa. O al apresarla. Quizá sea una mariposa, una hoja, un trozo de papel, un insecto. Cuando ha alcanzado el objetivo de pronto el gato se distrae. Los etólogos llaman a este movimiento Übersprung. Se produce poco antes del golpe mortal. Vemos al gato moverse y desplazar a su presa como si fuera una pluma. Los últimos movimientos. La mariposa baila en su agonía. Vibra imperceptiblemente, lo bastante como para aún despertar el interés del gato. Y él se distrae. Se aleja. Con calma muta el rumbo. Muta el rumbo mental. Es como un momento muerto. Es la estasis. Parece que nada le interesa. Parece haber olvidado las temblorosas alas que apenas unos instantes antes habían reclamado su total atención. Lo que antes le había poseído, como si hubiera sido una idea o un pensamiento. Ahora él se distrae. Mira para otro lado. Pero...' (Fragmento de “El último de la estirpe” de la escritora suiza en lengua italiana Fleur Jaeggy)





956. Edgar Allan Poe tuvo dos gatos llamados Cattarina y Plutón. Ellos quedaron inmortalizados en “El gato negro” donde Poe sostiene que eran “brujas disimuladas”. También participaron en otros cuentos como “El escarabajo de oro”, “Los crímenes de la calle Morgue”, “La carta robada” y “La barrica de amontillado”. (Reseña de Omar López Mato en https://historiahoy.com.ar/)





955. Irène Nemirovsky fue una escritora rusa que escribía en francés. Había nacido en Kiev el 11 de febrero de 1903 y murió el 19 de agosto de 1942 en el campo de exterminio nazi en Auschwitz. Había sido muy exitosa en la Francia de los años treinta, pero cayó en el olvido durante la II Guerra Mundial. Fue capturada meses antes que su marido, Michel Epstein, quien también moriría en la cámara de gas de dicho campo en noviembre. Ambos fueron apátridas puesto que nunca lograron que Francia les concediera la nacionalidad, pese a que llevaban viviendo por más de 20 años en ese país. Irène amaba a los gatos, había convivido con ellos toda su vida. En esta fotografía se la ve con su gato Kissou en 1928. Eran tiempos en los que nada hacía siquiera sospechar su trágico final.





954. “Este gato se está poniendo viejo / Hacen algunos meses / Hasta su propia sombra / Le parecía algo sobrenatural. / Sus mostachos eléctricos lo detectaban todo: / Escarabajo, mosca, matapiojo. / Todo tenía para él un valor específico. / Ahora se lo pasa / Acurrucado cerca del brasero. / Que el perro lo olfatee / O que las ratas le muerdan la cola / Son hechos que para él no tienen ninguna importancia. / El mundo pasa sin pena ni gloria / A través de sus ojos entornados. / ¿Sabiduría? ¿Misticismo? ¿Nirvana? / Seguramente las tres cosas juntas / Y sobre todo tiempo transcurrido. / El espinazo blanco de ceniza / Nos indica que él es un gato / Que se sitúa más allá del bien y del mal.” (‘PussyKatten’, poema de Nicanor Parra, ilustrado por Daniel González Muníz)





953. Desde los días de la cuarentena por la pandemia de COVID-19, Anthony Hopkins bien subiendo a Instagram unos videos con imperdibles momentos junto a su amado gato Niblo (“siempre en nuestros corazones”, epigrafió) con quien decidió pasar mucho de su tiempo, tocando el piano para él, jugando o hasta “conversando” sobre la vida y el mundo...





952. “Siempre que surge el tema y puede decirse, hablando con moderación, que surge como cuarenta veces por día, invariablemente alguien declara: «No, no me gustan los gatos, me gustan los perros». El comentario dicotómico afín, que es igualmente popular, predominante y banal, sería «No, no me gusta Dickens, me gusta Thackeray ». Como convenientemente ha señalado para la posteridad James Branch Cabel: «Para la mente filosófica parecería igualmente sensato negarse a participar en un juego de billar sobre la base de que uno es aficionado al arenque». Sin embargo, ambas controversias persisten y aún los pensadores continúan obligando a Dickens y a los gatos a clasificarse en categorías. Los amantes de los perros en el sentido opuesto (puesto que es posible cuidar tanto a los perros como a los gatos, del mismo modo que es posible leer ‘Pendennis’ y ‘Bleak House’ con igual deleite), dicen del suave pompón que es astuto y malicioso, ladrón e ingrato, distante y cruel, y amigo del hogar, su territorio, y no del hombre de casa. De esta opinión desconsiderada e irreflexiva ha derivado el despectivo cataléptico adjetivo ‘catty’, el cual, cuando es usado en su sentido comúnmente aceptado, me parece particularmente abominable, lo mismo que calificar como maliciosa a una mujer por el sólo hecho de ser divertida y agraciada. Los amantes de los gatos, por su parte, tan apasionados que de hecho en París se han ganado el mote de ‘félinophiles enragés’ no han sido ingenuos. Cariñoso, sensible, inteligente, fiel y sincero son algunos de los epítetos que indistintamente les prodigan a sus adorados mininos…” (Así comienza el tratado, bastante más que un libro es “The tiger in the house” del escritor, fotógrafo y devoto amante de gatos Carl Van Vechten)




951. “Cuando escuchaba a ciertas personas ignorantes del carácter del gato decir que ellos no son tan cariñosos como los perros, o que son fríos y egoístas, solía luego reflexionar que eso se debía a que no habían convivido como él muchos años con un gato, por lo que era razonable que no entendieran el encanto y la amabilidad de los gatos, criaturas sensibles que suelen no mostrar ni buscar afecto por parte de sus dueños en presencia de terceras personas, además de aparecer como distantes para no entorpecer ni atosigar, como una prueba de respeto.' (Fragmento de 'La gata, Shozo y sus dos mujeres' del escritor japonés Junichiro Tanizaki)


sábado, 26 de noviembre de 2022

Tanka de repente...

 




La luz se abre
Como una diáfana
Flor ilumina
La evanescente piel
De las esporas del aire




miércoles, 23 de noviembre de 2022

Reset tanka

 


(Fotografía de Erik Johansson)


Estoy que no soy
Ni siquiera hay alguien
En mi reflejo
Pasa que por irme en vos
En mí no me encuentro


martes, 22 de noviembre de 2022

Haiku X

 


(Obra de Juan Carlos Liberti)


Quien sabe de mí
Es el poema que aún
No quiere salir

 

domingo, 20 de noviembre de 2022

Es que... ---

 





El sueño revela
El miedo profana
El recuerdo versiona
El olvido macera
La mente encastra
La poesía detecta
La realisad inventa
La sinrazón reina
La mentira explica
La verdad imita
Sólo la incertidumbre crea
Posibilidades infinitas



miércoles, 16 de noviembre de 2022

Epígrafes (30)

 






Recordar es un intento de desenmascarar el ayer
Que invariablemente irreconocible se ve cada vez



domingo, 13 de noviembre de 2022

Versiones haiku y tanka de viejos versos

 




Agua inmóvil
Que refleja sin memoria
Es el espejo.

Agua inmóvil
Donde todo se hunde
Sin dejar rastro.
Sólo instantaneidad
Refleja un espejo.






(Obras de René Magritte)



jueves, 10 de noviembre de 2022

Me dijeron las palabras ---




(Imagen de Catrin Welz-Stein)


Me dijeron las palabras que están hartas
De reiterarse, de decir siempre lo mismo, de sus limitaciones
Que preferirían aunque más no sea de vez en cuando
Desdecirse, no hacerse cargo de sus definiciones
Que viven ansiando que aparezcan Poeta que las aventuren
Que les abran la jaula en la que suele convertirse el lenguaje
Que les gustaría que les re-dimensionen su papel
Puesto que así se ven
Más como un elemento, algo como un lienzo que reproduce
Lo que siente quienes las profieren...
¿O acaso al pronunciar cualquier palabra
No se reproduce instantáneamente una imagen en tu mente?...
Y que querrían incluso que se les reconozca 
Su derecho a callarse de una buena vez
Eso dijeron también


martes, 8 de noviembre de 2022

Tanka doble confesional

 




Yo soy muy gato
Cuando algo me tiene mal
Busco un lugar
Recóndito, desierto
Debajo de la cama
O en un rincón
Oscuro de mí mismo
Donde quedarme
Y ahí me aíslo
Sin molestar a nadie.


viernes, 4 de noviembre de 2022

Haiku que derivó en tanka con diferentes finales





No he bebido
En aguas del Leteo
Jamás olvido...
Los mismos viejos hechos
Yo los recuerdo nuevos
 


No he bebido
En aguas del Leteo
Jamás olvido...
Cada viejo recuerdo
Es siempre un hecho nuevo
 


No he bebido
En aguas del Leteo
Jamás olvido...
Recuerdo siempre nuevas
Versiones del mismo hecho



 

(Los Orígenes del Lenguaje de René Magritte. Dos versiones)


miércoles, 2 de noviembre de 2022

En otras palabras, no en estas...

 


(La pera de Satie, litografía de Man Ray)

 


En otras palabras
No en estas
Lo indecible es aquello que siempre subyace
Para nunca llegar a pronunciarse
Es aquello que persiste, incesante
Que vaga por ahí perdido
En busca de algún verso al que le urja tener sentido
Aquello que no tiene reverso ni ambages
Que existe como un horizonte sin fronteras ni márgenes
No sé bien si como un elusivo designio del lenguaje
O como una instancia situada en los insondables dominios
Adonde las musas van a inspirarse
Pese a que también a ellas, de lo que es indecible
Les está vedado develar su interrogante…
En otras palabras
Ninguna de estas
En otras palabras que alguna vez habrá que pronunciar
Está la respuesta


Bolsa de Gatos 941/950

 




950. “Un gato se asoma por debajo de un coche. De pronto, sale de su escondite, se escabulle silenciosamente unos metros más allá y empieza a restregar su pelaje moteado contra la pared de ladrillo rojo. ¿Lo notaste? Eso es amor…” nos dice Iris Murdoch, o, en palabras de Isabel a su cuñado Edmund, protagonista de The Italian Girl: “¿Ves ese gato? Hasta hace poco yo no lo podría haber visto. Ahora existe, está ahí, y mientras está ahí, yo no estoy; simplemente lo veo y lo dejo ser… Así es cómo uno, de pronto, es capaz de ver el mundo y amarlo, así es cómo uno se sale de uno mismo”. Haciendo eco del pensamiento de Simone Weil, esa mística heterodoxa y peculiar que inspiró a Murdoch, podemos decir que amar es prestar atención y, por lo tanto, que amar tiene algo de llamado y algo de conocimiento a la vez. El amor es una especie de deber epistemológico, deber que cimbra a los personajes de esta escritora irlandesa heterodoxa y peculiar. Al leer sus novelas tienes que prestar atención a las acciones de los personajes y a sus impulsos internos, tienes que prestar atención a las palabras sencillas y potentes del narrador, a la ironía, a veces devastadora, a veces graciosa, que rezuman sus situaciones dramáticas y disparatadas. El gesto más sencillo y sin importancia puede ser el fundamento del amor. ¡Tienes que prestar atención! (José Terán, profesor universitario y creador de Cultura Mínima, escribió “El gato de Iris Murdoch” para https://minimonecesario.com.mx/)





949. El escritor chileno Enrique Lafourcade presentó ayer martes su nueva obra “Puro Chile es tu gato azulado” en la que con su humor e irreverencia acostumbrados muestra la amplia variedad de gatos presentes en la obra de poetas como Delia Domínguez, Jorge Tellier y Pablo de Rockha, entre otros. En esta oportunidad Lafourcade se refirió al nuevo Premio Nacional de Literatura, Volodia Teitelboim, de quien también destacó sus características felinas: “Volodia es un gato esencialmente bueno y manso, un gato muy domesticado. Mire que no reconocer que Josef Stalin se portó mal durante el socialismo; tiene que estar muy domesticado. Ese es el único reproche que yo le hago a Volodia” manifestó el autor de “Palomita Blanca” y “La Fiesta del Rey Acab”. (Nota publicada sobre el escritor galardonado, en la foto junto a Miel, su gato, el miércoles 4 de Septiembre de 2002 en cooperativa.cl)





948. Sylvester Stallone y su esposa Jennifer Flavin, padres de tres hijas ya grandes,  acaban de celebrar sus 25 años de casamiento, Bodas de Plata, pese a la revolución que en su hogar viene causando la nueva integrante de la familia a toda hora obsesionada por conseguir la atención y los mimos del dueño de casa, lo que ha provocado los razonables celos de su esposa e hijas. Resulta que la gatita Mabel se desespera por lamer y besar el cuello de la estrella de Rocky, incluso mientras duerme, debido a que el actor decidió empezar a ponerse una nueva marca de colonia que, según aclaró, de ninguna manera está dispuesto a dejar de usar porque se perdería los mimos de su adorable Mabel. (Encontrado en https://world.bemoo.xyz/)





947. Esta emblemática obra de 1928, "Gato y Pájaro", es actualmente exhibida en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Fue realizada en óleo y tinta sobre un lienzo enyesado y finalmente montada sobre una tabla de 38,1 x 53,2 cm. Paul Klee, su autor, fue uno de esos artistas a los que cuesta encasillar. Definir o etiquetar su trabajo es casi imposible puesto que encontró inspiración en el expresionismo, el cubismo y el surrealismo. Klee buscó y logró siempre utilizar la línea, la figura y el color por sí mismos, más que como mera representación del mundo “haciendo visibles sus más íntimas convicciones”, y este cuadro es un perfecto ejemplo de esto: los elementos reflejan más el interior de la mente del gato que una ilustración fidedigna. El pájaro se encuentra en la cabeza del felino sugiriendo sus apetitos y fantasías. ("Los pintores obsesionados con los gatos", extractado de un artículo de https://www.vice.com/)





946. “¿Por qué los ojos del gato relucen en la oscuridad? Porque poseen un mecanismo de ampliación de imagen en la parte posterior de los ojos. Se trata de una capa llamada ‘tapetum lucidum’ que literalmente significa ‘alfombra brillante’ y que actúa como un espejo detrás de la retina reflejando la luz hacia las células retinianas para que el gato pueda ver incluso con una ínfima cantidad de luz. Por esta razón los gatos detectan movimientos y localizan sendas u objetos en la semioscuridad que resultan por completo invisibles para nosotros los humanos. Cabe aclarar que pese a esta eficiente habilidad no es cierto que los gatos puedan ver en la oscuridad total. En una noche negra sin luna se les dificulta la visión, por lo que pasan a guiarse por los sonidos y los olores que son captados por sorprendente la sensibilidad de sus bigotes y ya no por la vista.” (Desmond Morris nos desasna sobre este asombroso y extremadamente sensible ser que es el gato en “Observe a su gato”, libro que que me aportó Volarela, poeta y escritora cuya lectura pueden disfrutar en https://volarela.blogspot.com/)





945. Brassens le decía Gato a sus gatos. No los nombraba porque no los llamaba, dejaba que se acercaran a él si les apetecía y, por la foto, no es difícil deducir que le estaban a cada rato encima. “El gato tiene un alma soberana, es ante todo independiente, por lo que rechazará a cualquier amo que se le quiera imponer. Escoge con quién quiere vivir y será su amigo fiel hasta la muerte, sin bajezas ni servilismos, de igual a igual.” Cosas como estas decía de los gatos Georges Brassens.





944. El escritor japonés Jirō Osaragi (1897-1973), según testimonios de familiares y amigos, llegó a tener y a alimentar en su residencia de Kamakura a cerca de 500 gatos. La razón fue una sola. Desde muy chico se había prometido que jamás le cerraría la puerta de su casa a un gato que necesitara alimento, cuidados o refugio.





943. La actriz de 'The Vampire Diaries' está muy triste por la muerte de su gata. Era su mejor amiga, la rescató de la calle y estuvieron juntas 19 años, pero este último fin de semana tuvo que decirle adiós a “Lynx” para siempre. Nina Dobrev hizo pública la noticia el sábado pasado, agradeciendo a sus fans por el apoyo. Luego publicó en Instagram una hermosa sesión de fotos donde aparece en momentos muy personales, como recostada en un sofá acariciando a su minina. “Para mi dulce ángel…me diste tanta alegría, tantas caricias, innumerables besos. Aún recuerdo cuando te traje a casa, tenías el tamaño de una taza de té. Eras tan graciosa y tierna, y supe, desde el momento en que te vi, que vos eras mi alma gemela. Nuestro viaje juntas comenzó y fuimos inseparables; crecimos en Toronto, luego fuimos a Atlanta y viajamos por todo Estados Unidos, siempre juntas, incluso vimos el Gran Cañón... Nuestro último capítulo fue en Los Ángeles” posteó. (“Nina Dobrev perdió a su mejor amiga” por Lucía Alejandra Celis Fídhel)





942. “Cuidado con el poder de las palabras” me dijeron una vez. Buen consejo. Una puede perderse entre extrañas acumulaciones de letras, volando a lomos de dragón o descubriendo el latido del corazón humano. Y no es nada fácil volver. Por eso escribo. Porque creo en esa magia que desorienta al Tiempo y a la Oscuridad. Mis cuentos han aparecido en revistas digitales de fantasía y ciencia ficción, y en algunas antologías en papel. Y hace poco me animé a publicar un libro de relatos. ¿Qué más? Nací en Mendoza, en invierno. Amo la montaña, viajar y los gatos. Mi sueño es recorrer Argentina en motorhome, escribiendo, leyendo y sacándole fotos a mis gatas Wata y Winter en diferentes paisajes...” dijo la escritora y docente Gisela Lupiañez.





941. “A mis gatos Zelda y Sammy los miro a los ojos y me doy cuenta que son alguien, no algo. Alguien que merece atención y respeto, por el sólo hecho de ser seres vivientes, lo que por supuesto incluye a todos los animales, los de la selva, los de granja, todos…” (James Franco)