lunes, 16 de julio de 2018

Al otro lado del espejo






Al otro lado del espejo
El cuerpo persigue a su sombra
Apenas el silencio te nombra
Los pájaros le abren la jaula al viento
Al otro lado del espejo
El otoño deviene en primavera
Ya ni el Tiempo es el que era
El infierno cae al abismo del cielo
Al otro lado del espejo
La respuesta se llena de preguntas
Gana invariablemente la derrota 
La victoria es siempre derrotada
Al otro lado del espejo
La imagen oculta más de lo que devela
La que lo enmascara todo es la mirada
Es la que difumina la imagen verdadera
Al otro lado del espejo
Incluso el antes viene después
Lo que ves, definitivamente no es
Las cosas no son, parecen
Al otro lado del espejo
Nada ni por un instante permanece
Los opuestos no son tales
Sino supuestos y hasta iguales
Al otro lado del espejo


viernes, 13 de julio de 2018

Posdata-explicación a la entrada anterior


(Fotografía de Miwa Yanagi)



Vivimos un tiempo "inasible" 
Zygmunt Bauman le anduvo cerca al concepto
Cuando definió como hoy “líquido”
Lo que ayer era sólido, estable, firme, seguro, preciso
El mundo, la sociedad, la modernidad, el tiempo mismo
Todo se ha vuelto líquido
Lo que hace al concepto sensorialmente perceptible 
Por lo que el término que lo vuelve más nítido es inasible
Precisamente porque permite definirlo sin ceñirlo 
A ninguna forma visible


Como consta en el diccionario: 
Inasible. Adjetivo. Que no puede ser asido
Sinónimo: inaprensible
Como un rayo de luz
Como las enaguas del viento
O como el calor que emana de tu cuerpo
Que impregna el espejo
Que hace transpirar este momento
Inasible como el mercurio
Como una aguaviva resbala entre tus dedos
Como la bruma, como una sombra
Como las aristas del fuego
O como el aroma de un beso
O aún más inescrutable que eso
Como una visión o una creencia
O como cualquier certeza
Inasible como una verdad que no llega a ser


miércoles, 11 de julio de 2018

Querido diario (ll)






Vivimos un tiempo inasible
Vivimos como si en esta realidad todavía fuese posible 
Sólo lo que es posible

Como si no fuera un hecho lo imposible
Como si eso en sí mismo no demostrara que lo imposible es posible  
Vivimos un tiempo inasible


domingo, 8 de julio de 2018

Hay momentos



(Fotografía de Hiroshi Sugimoto)




Hay momentos en que nada más que tiempo sucede
Como una lágrima en la lluvia se guarece 
Una mirada en tu mirada se disuelve
Una brizna de aire en el viento se estremece
Y un beso en otro beso se pierde



sábado, 7 de julio de 2018

Querido diario (I)



(Ramón Gómez de la Serna)



Lo que he perdido me hace pensar
Si tenía algo que perder
En realidad


jueves, 5 de julio de 2018

Haikus al vino







Vino, nítida
Sustancia de la noche
Brindo contigo

Vino amigo
Oro tibio que llena
Mi copa de sed

Brilla tu curva
Dorada sensualidad
Entre mis labios

Jugo de mujer
Tu íntima tibieza
Inunda mi sed


Ebrio del oro
Que tanto me deleita
Como me nubla

Siento el vino
Luciérnagas chispean
En lo oscuro



lunes, 2 de julio de 2018

Testigo


(Imagen de Robert & Shana ParkeHarrison)



A veces el impulso es tan intenso
Te juro, sentís que te aguijonea el momento
Y te ves de nuevo en el intento
De tramar formas impensadas
Pronunciar palabras aún vírgenes
Urdir colores vacíos
Articular voces silentes
Y te descubrís, de repente  
Atascado en lo que no fue
Jaqueado por lo que percibís pero no ves
Testigo una vez más de las simetrías
Entre la nostalgia de lo que podría haber sido
Y el hallazgo de lo que no es


Bolsa de Gatos 421/430




430. «Castigada por la artritis y rodeada de sus gatos escribió Colette antes de morir: "Los perfectos compañeros nunca tienen menos de cuatro patas…» (Juan Gelman evoca en su libro "Miradas" a Sidonie-Gabrielle Colette, escritora francesa apasionada por los gatos.)



429. “Me acostumbré a pensar mis libros como gatos solitarios que se hacen de amigos por una razón pura y valedera de coincidencias profundas. Creo que cada lector pertenece a una aristocracia y que, como los gatos, son todos nobles. (Abel Posse, novelista, ensayista y diplomático argentino, con su gato persa Tinta Blanca) 




428. “The Cats Symphony”, partitura dibujada en 1868 por el pintor austríaco Moritz von Schwind, parte de la colección de dibujos y estampas del Museo de Albertina de Viena. 




427. “La gente lleva la cuenta y dice / faltan cuarenta días para el año 2000 / faltan veintiocho, faltan dieciséis / y el viejo Sísifo sigue atado a su piedra / y no se tira al mar / porque no hay mar / y los enfermos terminales piden un cóctel Bronston / de morfina, jarabe y alcohol / y los periódicos no le dedican una sola línea al sueño que tuvo anoche nuestro gato / y el que no encuentra el amor entre los vivos / no es fácil que lo encuentre entre los muertos…” (Fragmento de "Año 2000" de Ángel Petisme)




426. En algún momento del otoño-invierno de 2014 tomamos un café con Jorge Álvarez, mítico productor del rock argentino en castellano de los años 60’s, en el Café Bonafide de Avda. Rivadavia y Avda. La Plata, y en plena conversa sobre aquellos años de contracultura Álvarez recordó: “Una vez Edelmiro (Molinari, ex guitarrista de Almendra, en la foto) me dijo: «Cuando llegás a una casa y hay olor a pis de gato, el sucio nunca es el gato, sino el dueño de casa. El gato es el ser más limpio que hay, se pasa el día lavándose con la lengua. Cuando tiene cría lava a cada uno de sus gatitos y después hasta se come la placenta. Pero nadie ve eso. Porque para todos el sucio es el gato…» Y entonces Álvarez concluyó “Un productor musical tiene que hacer lo mismo, tiene que lavarle la suciedad al sonido del grupo o solista, y dejárselo puro y limpio, sin que se note el laburo del productor.” (CP)



425. Cerca del puerto de Hamburgo, una gaviota de plumas color de plata llamada Kengah le suplica antes de morir a un gordo gato negro llamado Zorbas: "Voy a poner un huevo, gato amigo, y quisiera pedirte que me cumplas tres promesas. ¿Podrá ser? Prométeme que no te comerás mi huevo, que lo cuidarás hasta que nazca mi pichón y que le enseñarás a volar...” Así comienza “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” del escritor chileno Luis Sepúlveda. 




424. “Soy un actor alérgico al pelo de los gatos, pero mi personaje no lo es, por lo que debí asumir mi rol como profesional. El truco fue respirar por la boca durante las escenas en las que mantuve contacto con ellos que, por cierto, son seres adorables y refinados. El problema está en mi cabeza., no en ellos”, dijo Rick Hoffman sobre el abogado Louis Litt, personaje que interpreta en la existosa serie “Suits”.




423. “Cuando fotografío trato de olvidarme de mí, la escena lo es todo, trato de no interferir. Me gusta tener la actitud de un gato que acompaña, que está ahí, pero que pasa como inadvertido, casi invisible...” (Adriana Lestido)




422. "Pocas cosas le gustan menos a un gato que despertar" (Verso del poeta colombiano Darío Jaramillo Agudelo, Premio Nacional de Poesía 2017)




421. Alberto Ginastera, descendiente de catalanes y lombardos, se definía a sí mismo como una fusión, “un mediterráneo en el Río de La Plata”. Vanguardista y provocador, no dudaba en reconocer que sólo en compañía de su gato lograba el estado ideal para componer y fusionar su música de extracción clásico-sinfónica con aquellas raíces y ritmos folklóricos argentinos que tanto amó desde su infancia. 


miércoles, 27 de junio de 2018

Poema de haikus para Suri




Sé que me quiere
Y él sabe que puede
Contar conmigo




Sabe que amo
Que él no quiera saber
Ni lo que sabe




Sabe, además
Que yo sé que puede ver
Lo que no veo




Lo que me prueba
Que hay formas que aún
Son etéreas 




Porque los gatos
Tienen ojos para ver
Lo insondable




No como uno
Que sólo consigue ver
Lo que le falta




(Juro que no había nada ni nadie allí donde Suri miraba, algo veía y le maullaba)

La ecuación





Creo en el Tiempo porque descreo de lo real
Y en la Poesía que ni siquiera contempla
Si algo es o no verdad para creerlo
Sencillamente porque ha logrado resolver la ecuación
¿Cómo creer que algo no existe cuando puedo verlo?


sábado, 23 de junio de 2018

Haiku`n







Todo es tiempo
En continuo espacio
Todo el tiempo



martes, 19 de junio de 2018

El orden





No sé si me olvido de olvidarte
O si me acuerdo de no recordarte

No sé si debo olvidar recordarte
O si debiera acordarme de olvidarte

No sé qué hacer, no encuentro la manera
Por más que le doy vueltas de atrás para adelante

Dicen que el orden de los factores no altera el producto
Pero a mí los factores producto del orden me alteran


lunes, 18 de junio de 2018

Haikus sueltos (otra vez)





Tan efímero
Atisbo un momento
En un recuerdo


Dame un verso
En la boca que sea
Inolvidable


No veo nada
Allí donde debiera
Tener el alma


Uno tras otro
Mis pasos me persiguen
Sin alcanzarme


jueves, 14 de junio de 2018

Espejos






No hay espejo que no te vea
Por primera y última vez
Puesto que ya nunca más serás
El mismo después


Es más, no hay espejo que te refleje
En realidad te remeda
Porque imperceptiblemente
A cada instante
Nadie es más el que era


Un plano incierto es el espejo
Cuya ciega superficie de desierto
En un grito de vacío se traga
Cualquier lenguaje de formas
A imagen y semejanza del silencio


No hay espejo que tenga memoria
Puesto que en él sólo son posibles
Momentáneos, corpóreos, pero inasibles
Hechos ciertos sin historia






(Framentos de un Magritte)

miércoles, 13 de junio de 2018

Enigma, tensión y misterio



(Obra de Dora Maar)




Compuesto por formas, palabras, aromas y texturas
Un verso es un intento de hacer eterno un momento
Aunque a cada relectura será invariablemente nuevo
Exactamente como vos cada día que pase serás otro
Imperceptiblemente diferente del que venías siendo
Ayer enigma, hoy esta tensión y mañana un misterio



lunes, 11 de junio de 2018

Palabras en silencio






Escribo palabras en silencio
Las que, tal vez, digan algo
Cuando alguien las lea


sábado, 9 de junio de 2018

Coordenadas



(Fotografía de Jon Gorospe)



Lo inalcanzable
Lo indecible
Lo que nunca aún
Lo que tal vez
Lo que ya fue
Lo inmiscible
Lo desconocido
Entre tales coordenadas yo percibo
Nostalgias del olvido por venir
Memorias de lo que pudo haber sido



jueves, 7 de junio de 2018

Haikus al despertar


(Fotografía de Noell Oszvald)



El frío quema
En oscuro silencio
Va la mañana


Ni rastros de sol
Desnuda en invierno
Se abre paso


Hora inmóvil
Despierto musitando
Versos en blanco


Manan en calma
Ecos vacíos suenan
En mi mirada


¿Qué no es cierto?
¿Acaso es irreal
Esto que siento?


Bolsa de Gatos 411/420




420. “Del gato me encanta su temperamento independiente e ingrato que le impide sentir apego por alguien; la indiferencia con que pasa del salón al tejado...” (François René de Chateaubriand)




419. “Fascinación es lo que siento por los gatos. No es algo normal, lo sé, pero es que me parecen seres muy superiores. Si veo uno por la calle siento una atracción inmediata. Mi amiga Chrissie Hynde, vocalista de The Pretenders, siente igual. Puedes ir con ella por la calle y si llega a ver un gato va tras él. Me fascinan, y me atraen, y entiendo que no me entiendas, pero si me preguntas qué prefiero, si la compañía de un gato o la de un ser humano, te contesto que no tengo alternativa. No le agrado a la gente, también lo sé, pero sí les agrado a los gatos, y ellos a mí...” (Morrisey, ex integrante de The Smiths, en una entrevista con el Daily Telegraph)




418. "He leído, no recuerdo dónde, que él siempre buscó nombres sonoros y provocativos para sus gatos: Perezoso, Bufón, Puré Ácido, Gato Perdido, Pestilente, Pecadillo… No sé cómo sonará Pecadillo en ese inglés sureño de cachimbas y barcos de palas sobre el Mississippi, pero me parece un nombre muy divertido para un gato”, opinó el escritor y periodista Jesús Marchamalo sobre Mark Twain y sus gatos. 




417. George Steiner, ganador en 1992 del premio Príncipe de Asturias, escribió: «El gato de Louis-Ferdinand Céline, Bébert, es el gato más ilustre e irresistible de la literatura. Bébert acompañó a su amo en sus derivas parisinas, durante sus huidas y vueltas por Alemania y Dinamarca, por todas partes estuvo con quien jamás disimuló siquiera su inmundo feroz antisemitismo, para finalmente regresar a Francia, última estación de ese 'Viaje al fin de la noche' que Céline vivió, antes de que su novela tomara forma, siempre con Bébert en su regazo, entre sus almohadas o en su escritorio sobre sus papeles...» 




416. “Tu casa es su casa. Tú no tienes un gato, vives con un gato. De hecho, casi podría decirse que él accede a vivir allí porque le caes bien. Los gatos dominan la situación, son animales territoriales por definición…”, explica Adriana Mármol, veterinaria de la clínica Triavet de Sant Cugat del Vallés, Barcelona.




415. “Es infinitamente posible que la luminosidad invernal de esta mañana / el sol claro y frío de una primavera de hielo / la hierba escarchada por la helada blanca / y los tordos picoteando en el campo las últimas manzanas olvidadas / y la gata de pelo grisáceo atigrado caminando sensual sobre la tapia / y las voces de los niños jugando en un sendero / y la taza de café junto al periódico vespertino de ayer / que a dos columnas habla del próximo aumento en el precio del petróleo / y la estela que en el vívido cielo deja un avión invisible subiendo en vertical… (Fragmento de “El tiempo que hace” de Claude Roy)



414. “La Vierge au Chat”, estudio preparatorio para un vitraoux del cabaret  “Le Chat Noir” de 1881 por Adolphe León Willete.  




413. “La noche alberga todos los sonidos de pájaros nocturnos. Sus cantos en las calles parecen emerger del centro íntimo de un vórtice ancestral. Se escuchan unos ruidos que provienen de ramas escondidas. La belleza del tiempo interminable asombra a los relojes. Un avión a distancia dibuja trayectorias en el aire y plasma su destino sin pánico a la muerte. Me envuelve el pulso apátrida de una emoción sin nombre, más allá del instinto de la lluvia. Los gatos callejeros se refugian debajo de los coches y duermen mientras sueñan con un mundo liberado de fantasmas. La respiración de la ciudad parece una farola que contempla la raíz del relámpago. Voy cayendo en las grutas del abismo, antes de darme cuenta de que el todo se desmaya en los brazos del vacío.” (“Tiempo interminable”, prosa poética de la poeta Ana Muela Sopeña)




412. De tanto leer a Jorge Luis Borges llamó Borges a su gato. “Con nadie estoy mejor que con él en casa”, declaró Iñaki Uriarte Cantolla, crítico literario y escritor español, ganador del Premio Euskadi de ensayo en castellano con su primer libro “Diarios”.




411. James Mason con uno de sus siameses en un alto en la filmación de “Lolita” en 1962. Cuentan que tras las jornadas de rodaje Mason solía pasarse las horas en el motorhome del director Stanley Kubrick, aunque no para repasar el libreto o ensayar una próxima escena sino para hablar de gatos, por los que ambos sentían verdadera pasión.

jueves, 24 de mayo de 2018

The never ending Bob Dylan’s Birthday




¡Felices 77, Bobby!
FOREVER YOUNG


(Allen Ginsberg dice sobre Bob Dylan)


«Cuando volví de la India y llegué a la Costa Oeste, había allí un poeta, Charlie Plymell, que en una fiesta en Bolinas me puso un disco de un nuevo cantante folk y escuché “Hard Rain", creo… y lloré, porque la antorcha había sido traspasada a otra generación, desde la anterior bohemia beat iluminación...»




De modo que todavía no es tiempo de traspasar la antorcha, Bobby, lo cual no puede menos que alegrarme. Feliz cumpleaños... y que ojalá pronto te vuelva a ver en Buenos Aires.


lunes, 21 de mayo de 2018

A veces hay






A veces hay como un estado que es previo al poema
En el que eludo la alegría o la pena
Y es entonces cuando al menos a mí me pasa que aguardo
A que en el fárrago de las palabras
Aunque más no sea un verso se abra
Como un loto en el fango


sábado, 19 de mayo de 2018

Todo tiempo es posible





Eterno es el ayer
Que no ha pasado ni fue
Siempre es hoy
Y mañana otra vez
Sólo existe un inasible
Presente interminable
Un futuro inalcanzable
¡Todo tiempo es posible!
Uno sin tiempo, inclusive
Sin antes ni después





jueves, 17 de mayo de 2018

Dos versiones de un (casi) tanka






Vagan en celo
Manadas de tigres se ven
Dentro del fuego
Ruge en llamas la tarde
Se incendia el cielo



Ruge en llamas
La tarde, vaga en celo
Dentro del fuego
Se ven manadas de tigres
Se incendia el cielo