sábado, 27 de abril de 2024

El élan ---

 





El arte reside en lo que la obra no exhibe
Y que es precisamente (me corrijo), paradojalmente
Aquello que el artista intentó delinear e irradiar:
El élan que se instila en el espíritu de quienes
Gozan la obra o la desdeñan, invariablemente
Ya sea porque han logrado ponerla en palabras comprensibles
O porque de ninguna manera siquiera la entienden…
El arte reside en lo que la obra no exhibe
Pero que en sí pervive como sustrato inescrutable, latente
Todo lo demás: las formas, las sonoras sombras y coloraturas
Las voces, acordes y texturas son adornos y retoques simplemente
No son lo que la intención del artista aún transmite
No son el élan por el cual la obra en el tiempo prevalece.



lunes, 22 de abril de 2024

Tal tanka (dos versiones)

 




Es un poema
Que se desescribe según
Se va leyendo...
La vida mientras vivís
Te hace ir muriendo


Es un poema
Que se desescribe según
Se va leyendo...
Casi como que vivir
Hace que vayas muriendo


domingo, 14 de abril de 2024

Chöka insomne mientras llueve ---







Oigo crepitar
La lluvia entre sueños
Como si fuego
Fuera al viento arde
Al ras del pasto
Y entre los árboles
Briznas de luz salpican
La piel del aire
Para luego guarecerse
Bajo las hojas
A esperar que escampe




martes, 9 de abril de 2024

Haiku-tanka duàn (considera el que prefieras)

 





Desconfiá de quien
Tiene sólo respuestas.
Incluso ésta...
Creele al que nada más
Tenga preguntas nuevas.



lunes, 1 de abril de 2024

Haiku ām ---

 




Lo imposible
Suele ser, lo posible
Es infrecuente

 


Bolsa de Gatos 1111/1120

 




1120.”Un gato callejero llamado Bob” de James Bowen es un best seller mundial: la historia en primera persona de un hombre que vive en las calles de Londres y tiene la buena fortuna de hacerse amigo de un gato. James Bowen es un músico callejero de los tantos que hay por las calles de todo el mundo que un día se encuentra con un gato callejero de los tantos que hay por las calles y tejados de todo el mundo, y decide llamarlo Bob para, a partir de ese mismo momento y por varios años, ser compañeros inseparables. Tanto le cambiaría la vida a James Bowen ese encuentro fortuito con el gato Bob que se convertiría en millonario. Juntos viajarían por todos lados y hasta harían la película “Un gato callejero llamado Bob” contando sus vivencias y aventuras, y publicarían además tres libros, “El mundo según Bob”, “Un regalo de Bob” y “El pequeño libro de Bob” vendiendo más de 10 millones de copias en casi 40 idiomas. James Bowen pasaría entonces de vivir en la calle a tener su propio piso, dejaría atrás la triste vida de un marginal depresivo que no podía dejar las drogas para reintegrarse a la sociedad, siempre al lado de su querido amigo Bob, hasta que pasados los años, muy felices años juntos, al cumplir sus 14 Bob falleció, lo que llevó a James Bowen a comunicar a través de un conmovedor mensaje en su Twitter rubricando esta inolvidable gran historia real: “Bob me salvó la vida. Tan simple como eso. Me dio mucho más que su afecto y compañía. Con él a mi lado encontré mi camino y la determinación que me faltaba. Nunca hubo nadie como él para mí y nunca lo habrá. Siento como si hubieran apagado la luz en mi vida. Nunca lo olvidaré ni alcanzaré a agradecerle todo lo que hizo posible…”



1119. “Todos los gatos de la región son un ruido en el techo / igual que el de los reos fondeados entre bolsas en un hueco del río / -ritos de amor, ritos de combate- / hasta que se descuelgan ya muertos o cansados / para asediar mi casa / se revuelven / como tribus de arañas en el fondo del agua / me reclaman un lugar en el lecho / y de comer según los usos del último tratado / -alianza concertada con el viejo que dio nombre a los gatos / sembró las margaritas, los geranios / (donde orino cuando estoy apurado) / comió sobre esta mesa /  durmió sobre esta cama / murió sobre esta cama como un sapo / Las moscas de mi mesa son las mismas que engordan / en la mesa de mis ochovecinos pensionados de guerra / son de vuelo pesado y paso torpe / mansas para la muerte, son el día / Por la noche los gatos / Allá vuelven / Cierro la puerta con dos vueltas de llave, toco madera” (“Por la noche los gatos - Poesía 1961-1986” de Antonio Cisneros)





1118. “Desde siempre me he visto envuelta en esas situaciones, como aquella mañana con el psiquiatra. Él estaba viviendo en la casita detrás de la mía mientras remodelaban la casa que se acababa de comprar. Parecía muy simpático, y además era guapo, así que por supuesto quería causarle buena impresión, y hasta le habría llevado unos pastelitos de chocolate, pero tampoco quería violentarlo. Una mañana, justo al amanecer, como de costumbre, me estaba tomando un café y contemplando desde la ventana mi jardín, que en ese momento era un prodigio, con las enredaderas de caracolillo en flor y los delfinios y el cosmos. Me sentí, bueno, me sentí rebosante de alegría… ¿Por qué titubeo al contarlo? No quiero parecer melindrosa, quiero causar buena impresión. La cuestión es que estaba contenta, y eché un puñado de alpiste en la terraza y sonreí abstraída mientras docenas de tórtolas y pinzones acudían a comer las semillas, cuando de pronto, zas, dos gatos enormes saltaron a la terraza y empezaron a zamparse los pájaros entre una nube de plumas, en el preciso momento que el psiquiatra salía por su puerta. Me miró consternado, dijo «¡Qué horror!» y huyó. A partir de aquella mañana me evitó completamente, y no eran imaginaciones mías. Cómo habría podido explicarle que todo ocurrió muy rápido, que no sonreía porque me divirtiera la carnicería de los gatos, sino que no había dado tiempo a que mi felicidad al ver los caracolillos y los pinzones se disipara...”(Fragmento de “Manual para mujeres de la limpieza” de Lucia Berlin)





1117. Jacopo Bassano pintó este cuadro en 1542 cuando el gato era visto como un símbolo de los más horrendos pecados, por lo que, según los estudiosos, en sus varias representaciones de “La Última Cena”, mordaz como solía ser, ubicó siempre al gato cerca de Judas, el traidor.





1116. Los Bassano fueron todos grandes pintores amantes de los gatos. Todos integrantes del manierismo de la Escuela de Venecia proveniente del Renacimiento italiano. La familia estaba compuesta por Jacopo Bassano, hijo de Francesco Bassano El Viejo y padre de Francesco Bassano El Joven, y Leandro Bassano, todos nacidos en Bassano del Grappa, localidad a pocos kilómetros de Venecia, y todos además coincideron en incluir gatos en sus obras. (Este cuadro fue pintado por Leandro Bassano, 1557-1622)





1115. “¿Por qué tantos escritores eligen al gato como mascota? «Porque mi mujer me lo impone, dado que ella también es una gata y de hecho, aunque adora a los perros, tiene tanto miedo de que les hagan daño a alguno de nuestros tres mininos que jamás entraría un can en esta casa», nos dice contundentemente Antonio Escohotado. «Esmeralda, y dudo con ese nombre porque empezó llamándose Melania, tiene como una extraña pasión carnal conmigo (risas), y no es broma. Le ha dado tal ataque de amor que todas las noches duerme en mi cama, ¡sobre mis partes pudendas! Ignoro si porque se trata de una zona calentita o si anidan en ella otros motivos. El caso es que tengo que levantarme varias veces al baño, y no lo necesitaría, pero es que me presiona la vejiga», remata con humor el filósofo, jurista, ensayista, traductor y profesor universitario español Antonio Escohotado Espinosa en esta entrevista en https://www.larazon.es/





1114. «Mi gata estuvo ahí como testigo de todos mis libros», dijo la escritora uruguaya Natalia Mardero.





1113. Disco de Bob Dylan de 1965, “Bringing It All Back Home”. En la foto de portada aparecen Dylan con un gatito entre las manos y Sally Grossman, esposa de su manager Albert Grossman, rodeada de baratijas crípticas y long plays de Lord Buckley y los Impressions, Robert Johnson y Ravi Shankar, una revista Time con el presidente Lyndon B. Johnson en la portada y su gato, al que llamó Rolling Stone, entre otros elementos del decorado. Un poco como en un juego de objetos ocultos, el fotógrago Daniel Kramer logró plasmar una composición tan ecléctica como el contenido del disco e incluso recibió una nominación al Grammy a la mejor portada de álbum de rock de ese año. (Encontrado en https://faroutmagazine.co.uk/)





1112. Albert Einstein amaba a los gatos, pero no existen fotografías de él con los suyos, que tenía varios, aunque sí registros en los que explicó: “Me gustan mucho los gatos, me parecen admirables, pero debo tenerlos en la casa del fondo, por las pulgas, lo que me impide poder alzarlos y dormir con ellos como quisiera. Pero me encantan y me serenan también.” (Ante la carencia de imágenes de Einstein junto a sus gatos vemos esta de la Murrs Galerie Berühmter Katzen de Michael Mathias Precht)




1111. “Yo también reí / pero mi risa no era una criatura que habitaba el viento / sino un gatito púrpura y desnutrido que rápidamente se puso a jugar / con las avecillas verdes que llenaban la mañana / como un árbol de ramas invisibles.”  (Fragmento de “Maíz negro”, poema de Jhavier Romero, poeta, teatrista, artista conceptual, músico y profesor de literatura panameño, Premio Ricardo Miró de Poesía 2017, Premio Ricardo Miró de Teatro 2019. Encontrado en https://www.revistaaltazor.cl/)