lunes, 25 de mayo de 2020

Felices 79, Bob





Cualquiera tiene su momento
Incluso un cierto tiempo
Pero no cualquiera tiene una historia
Como vos, sin ir más lejos…




Felices primeros 79, Bob Dylan




sábado, 23 de mayo de 2020

Tanka perdido






Perdido en vos
Sin poder volver a mí
No hay sino hoy
¿Adónde podría ir?
¿Será que amar es así?





lunes, 18 de mayo de 2020

Casi tanka sólo para vos






Si algo amo
Es la voz de tu mirada.
Su forma fluida
Que en el viento afina
Y es del Tiempo su fragancia.





(Miradas de ‘La joven de la perla’ de Johannes Vermeer)


sábado, 16 de mayo de 2020

No es verdad la realidad






No es verdad la realidad
Sino apenas una ficción
Intencionada
Y en permanente construcción


No es verdad la realidad
Sino, tal vez, su revés
Algo como un promedio jamás exacto
Entre lo que se ve
Y lo que en esencia es


En otras palabras, la realidad 
No es más que la inestable 
Díscola forma de ser 
Que tiene la verdad al comportarse
O suceder


jueves, 14 de mayo de 2020

Cuando uno no






Cuando uno no sueña necesita saber
Cuando uno no sabe necesita ver
Cuando uno no ve necesita entender
Cuando uno no entiende necesita creer
Cuando uno no cree necesita olvidar
Cuando uno no olvida necesita confiar
Cuando uno no confía necesita sentir
Cuando uno no siente necesita callar
Cuando uno no calla necesita escuchar
Cuando uno no escucha necesita despertar


martes, 12 de mayo de 2020

Dejo constancia (10)






Cada día es un poco más nueva la vejez frente al espejo
En el que nos vamos volviendo invariablemente viejos
Así como alguna vez sentí que mi juventud no paraba de envejecer
Hoy siento mi vejez más invariablemente nueva cada vez





(René Magritte por Duane Michals y Lothar Wolleh en los años 1965 y 1967 respectivamente)


domingo, 10 de mayo de 2020

Epígrafes (6)






La REALIDAD debiera al menos ser una sola
Para que se la pueda Considerar como REAL
Y para así poder contar con todos los atributos
Necesarios para no parecerse a ninguna otra.


jueves, 7 de mayo de 2020

Denuncia



(Por, canción de Luis Alberto Spinetta del disco Artaud)



Algunas palabras desaparecen
Muertas de miedo
Cuando más se las necesita
Otras, más tímidas
Desprecian ser las elegidas
Se santiguan ofendidas
Como si cometieran pecado
Las hay también incrédulas
De lo que uno ha detectado
Y prefieren negarlo
En tanto que la mayoría juega
A las escondidas
Para no acometer el desafío
De expresar lo indecible
Delinear lo inanimado
Darle forma a lo imposible
Hacer posible lo aún increado
Mientras las demás
Parecen hechas de silencio
Aunque atronan de significados
Hipócritas, colaboracionistas
Supuestamente las más sabias
No se pronuncian 
Ni denuncian 
Tales comportamientos insanos
Si no erráticos, malvados 


lunes, 4 de mayo de 2020

Haiku y Tanka para Gó





El mar, un jardín
Hasta donde los ojos
Logran divisar

Flores de agua
Rompen contra las rocas
Pétalos de mar
Vuelan sobre la playa
Donde mis pasos se van























(La acuarela fue realizada por Iris Grace Halmshaw,
 niña autista que pinta -dice- inspirada por su gato.
La fotografía es de autor anónimo.)

viernes, 1 de mayo de 2020

Meras posibilidades





¿Soy real o parte de un sueño          
Mío o de alguien que sueña
O eventualmente, quizás, sea yo
El que fui alguna vez
Quien ahora está soñándose
Y por qué no ser quien seré
El que estoy mañana soñándome
O que desde el ayer se sueña?
Son algunas de las posibilidades
Meras y a cuál más real e incierta



Bolsa de Gatos 641/650




650. Tanaquil Le Clercq es la autora de “The Autobiography of a Cat”, el libro dedicado a Mourka, la gata bailarina que entrenaron junto con su esposo George Balanchine, maestro del ballet. 



649. El maestro de ballet George Balanchine y su esposa, la bailarina Tanaquil Le Clercq, compartieron las mismas pasiones: la danza y los gatos. Tanaquil acompañó a Balanchine en su sueño de trasladar a la danza 'la perfección de movimientos' de los gatos, por lo que juntos entrenaron a su gata Mourka... 




648. “Cuando vivíamos juntos en París, él solía sacar a mi gato al balcón, pero no porque fuera alérgico o quisiera mortificarme o bromear porque yo amaba a mi gato, sino porque él mismo era un gato y, se sabe, ningún gato quiere a otro en su territorio...” contó Juliette Gréco en una audición radial en los 90’s al evocar su relación con el mítico jazzero estadounidense Miles Davis.




647. “Es mi hora de almuerzo / así que me voy a dar un paseo / entre los taxis tiznados de ruido / Primero por la acera donde los obreros alimentan / sus sucios y brillosos torsos con sándwiches y Coca-Cola / con sus cascos amarillos puestos / porque los protegen de los ladrillos que caen, supongo / Después por la avenida donde las faldas dan vueltas / sobre tacos altos, inflándose sobre las rejillas / El sol abrasa, pero los taxis empujan el aire / Miro las ofertas de relojes pulsera / Hay gatos jugando sobre el aserrín…” (Fragmento del poema “A un paso de distancia de ellos” de Frank O’Hara)




646. “Puede que Vincent anduviera en esos días jugando por ahí, aunque en general seguía los pasos artísticos de su madre. Al igual que con la poesía, empezó copiando. Utilizando cuadernos de dibujo para principiantes delineó sus primeras imágenes con esmero, entre ellas la escena de una granja que pintaría luego para el cumpleaños de su padre en febrero de 1864. Anna daba sus propias obras a Vincent para que trazara los contornos y las coloreara; eran sobretodo flores de los decorativos ramos que tanto le gustaban. En una ocasión cogió lápiz y papel y salió para recrear su propia visión del mundo. Uno de sus primeros modelos fue el gato negro de su familia, al que pintó trepando por un manzano sin hojas. Pero era un pésimo dibujante y, frustrado, destruyó su esbozo a poco de terminarlo. Luego intentó 'Mano con tazón y gato' y notó alguna mejora…” relata Steven Naifeh en su detallada "Biografía de Vincent van Gogh". ('Mano con tazón y gato' es un dibujo en tiza negra sobre papel verjurado, realizado en Nuenen entre marzo y abril de 1885 y actualmente exhibido en el Museo Van Gogh de Amsterdam)




645. “La mujer americana lo observó todo desde la ventana. En el suelo, a la derecha, un gato se había acurrucado bajo uno de los bancos verdes. Trataba de achicarse todo lo posible para evitar las gotas de agua que caían a los lados de su refugio. El gato tenía que estar a la derecha.Tal vez pudiese acercarse protegida por los aleros. Mientras tanto, un paraguas se abrió detrás. –Voy a buscar a ese gatito –dijo ella. –Iré yo, si quieres –se ofreció su marido desde la cama. –No, voy yo. El pobre minino se ha acurrucado bajo el banco para no mojarse ¡Pobrecito!” (Fragmento de “El gato bajo la lluvia”, cuento de Ernest Hemingway que Gabo García Márquez postuló como 'el mejor de toda la historia de la literatura' y que podés leer en https://www.literatura.us/idiomas/eh_elgato.html)




644. "Mi gato murió. Ahora puedo suicidarme… "(Adília Lopes, seudónimo literario de María José da Silva Viana Fidalgo de Oliveira, notable poeta, cronista y traductora portuguesa.




643. Chester Himes, considerado uno de los padres de la novela negra norteamericana, nunca supo manejar sus finanzas, por lo que tuvo que travesar muy duras penurias económicas con la única compañía su gato siamés Griot. "Le puse el nombre de los magos de los Tribunales de los Reyes de África occidental", le aseguró Himes en una entrevista de 1972 a un periódico de Stuttgart. “Griot es mi compañero de viajes desde que tuve que pagar un alto precio por dejarlo solo en casa durante un fin de semana. Tanto me extrañó que al volver me encontré con mi estudio patas para arriba, los sillones arañados, las lámparas volcadas, mi biblioteca toda mordizqueada. Fue su manera de mostrarme su disgusto por mi ausencia. Y la verdad es que yo lo había extrañado mucho también, por lo que decidí que esa tenía que ser la última vez que nos separáramos.”




642. «Cuando me dices gatita me atraviesa una corriente que sigue veloz el curso de mi columna vertebral. Podría decir que hasta siento las ganas de mi cuello de que lo muerdas. Fíjate y verás cómo en tres tiempos mi espalda se me expande, se contrae, se expande… Ga-ti-ta. Y si no siguieras hablando podrías escuchar mi ronroneo. Cuando me dices gatita se me hace agosto, noche en el tejado bajo la Luna. Llamas a mi animal y ésta es la que responde. Me encaramo a tus ramas, me asomo a tus resquicios y juguetona te observo, atenta a tu primer movimiento para saltar a tu regazo. Mi cabeza busca tu caricia y me contoneo para que tus manos recorran mi cuerpo. Cuando me dices gatita se despierta mi celo.» (“Gatita” de Alís Gómez. Publicado el pasado 2 de abril en su blog personal https://micajonde-sastre.blogspot.com/)




641. “Muchacha dormida con un gato” de Pierre-Auguste Renoir, óleo sobre lienzo de 1880, integra la colección del Sterling and Francine Clark Art Institute de Williamstown, Estados Unidos. La joven modelo Angèle dormita en un sillón rojo con un gato gris en su regazo. Uno de los tirantes de su blusa cae mostrando su hombro,volviendo más sensual y delicada su pose, la que conjuga con el gesto mimoso de su gato al que casi podemos imaginar ronroneando sobre ella. El fondo es casi neutro, reduciendo los elementos compositivos a las mencionadas figuras y al sillón rojo varias veces utilizado por el maestro impresionista amante de los gatos.