jueves, 1 de febrero de 2018

Bolsa de gatos 371/380




380. Pierre Klossowski, filósofo, hermano del artista Baltus (Balthasar Klossowski de Rola), hijo del reconocido historiador de arte Erick Klossowski y de la pintora Elisabeth Dorotea Spiro (más conocida como Baladine Klossowska), confeso admirador de la literatura del Marqués de Sade y pintor de arte erótico, se asumía como un devoto adorador de los gatos, según le había sido inculcado en el seno familiar. 




379. “El gato iba por un camino. Se hizo enemigo de unas chicharras. Cuando se quedaba dormido venían a parársele en los mostachos. Sabían que eso le desagradaba...” (Fragmento de “Gato en el camino”, anticuento infantil escrito por Nicanor Parra a los 20 años, en 1935, e ilustrado con una foto que circula por Internet, aunque no estoy muy convencido de que sea suya)  




378. “…y los gatos, siempre inevitablemente los minouche morrongos miaumiau kitten kat chat cat gatto grises y blancos y negros y de albañal, dueños del tiempo y de las baldosas tibias, invariables amigos de La Maga que sabía hacerles cosquillas en la barriga y les hablaba un lenguaje entre tonto y misterioso, con citas a plazo fijo, consejos y advertencias…” (Fragmento de ‘Rayuela’ de Julio Cortázar)




377. El pasado lunes 15 de enero, Dolores O’Riordan, cantante de la banda The Cranberries, fue encontrada sin vida en la habitación de su hotel en Londres. Tenía 46 años, deja tres hijos y una docena de buenos discos. El pasado 4 de enero, a través de su cuenta de Twitter, Dolores había compartido la que sería su última fotografía con su gata en brazos y un mensaje de despedida: "Bye bye Gio. We're off to Ireland…" Que en paz descanse. 




376. La novela japonesa que deslumbró a Kenzaburo Oé (Premio Nobel de Literatura) y que arrasa en ventas en Francia y Estados Unidos. Una casa y un jardín tocados por la gracia de la belleza de otros tiempos. Una pareja que se refugia en su nueva vida lejos de la agitada Tokyo. Un enigmático gato entregado a explorar los alrededores de la propiedad decide adoptarlos como dueños y se convierte en centro de una intriga con tintes policíaco-filosóficos. "El gato que venía del cielo" refleja la belleza no demasiado evidente de la vida cotidiana de Japón, con su ritmo pausado y la vívida presencia de la naturaleza influenciando los estados de ánimo. Con precisión y lirismo, Takashi Hiraide relata un tumultuoso cambio de era entre los valores inmutables de una sensibilidad ancestral al mismo tiempo que se replantea los grandes interrogantes que cimentan nuestras vidas. La novela explora la fragilidad de la vida. Es introspectiva y poética, y profundamente emotiva. Los amantes de los gatos se sentirán especialmente conmovidos. (Recomendación de Kirkus Reviews)




375. Cuando el laborista Harold Wilson fue primer ministro, su inseparable gato Nemo llegó a ser como un miembro más del gabinete del Nº10 de Downing Street. Un periodista en confianza una vez le preguntó: "Si fuera posible, le gustaría volver a nacer?" y Harold Wilson no dudó en responder: “Me gustaría volver siempre a Londres, pero como un gato”.  




374. En el sitio www.testamentoherenciasysucesiones.es/ se puede encontrar la siguiente reseña titulada Boda Gatuna: “Dusty Springfield, la malograda cantante inglesa de pop fallecida a los 30 años en 1969, amaba a sus gatos, a punto tal que a Nicholas, su preferido, le dejó en su testamento una importante suma de dinero para que pudiera celebrar su boda con una gatita 8 años menor en una ceremonia que debió ser supervisada por el notario actuante en compañía de los demás herederos de Dusty…”




373. Lejos de la imagen de duro sobreviviente que vende en 'The Walking Dead', Norman Reedus, Daryl en la serie de AMC, es un enamorado de los gatos, en especial de uno llamado “Eye in the Dark”, al que su hijo encontró, enfermo y desnutrido, en un callejón en una caja de cartón, y al que después criaron en familia hasta convertirlo , como dijera Norman en una entrevista para la revista People, “en un gran gato gordo y feliz de la vida". 



372. "El gato es un animal ligerísimo y rapacísimo, que en un momento pone en cobro lo que halla a mal recaudo; y con ser tan casero jamás se domestica, porque no se deja llevar de un lugar a otro si no es metiéndole por engaño en un costal, y aunque le lleven a otro lugar se vuelve, sin entender cómo pudo saber el camino. Él es de calidad y hechura de tigre..." [Sebastián de Covarrubias y Orozco, lexicógrafo, criptógrafo, capellán del rey Felipe II, canónigo de la Catedral de Cuenca y escritor español autor en 1611 de “Tesoros de la lengua castellana”. La ilustración figura entre sus emblemas originales)




371. En 1994, en una entrevista para la BBC, Leonard Cohen contó que el poema  que derivó en su canción “Suzanne” no fue escrito para Suzanne Elrod, su mujer y madre de dos de sus hijos, sino para Suzanne Verdal, esposa de su amigo escultor Armand Vaillancourt, luego de una de sus tantas visitas al carromato donde ella vivía junto a sus siete gatos cerca del río San Lorenzo, en Montreal. Cohen recordó los días en que pasaban el tiempo juntos encendiendo velas aromáticas y bebiendo té verde japonés con pedacitos de cáscaras de naranja, jugando con los gatos o mirándose callados durante horas, conversando sobre la vida o intercambiando ideas, para finalmente aclarar que esos encuentros no tuvieron ninguna connotación romántica o sexual. En 2006, entrevistada por la CBC News, Suzanne Verdal confirmó la inexistencia de cualquier otra clase de relación con su gran amigo Leonard Cohen. 


2 comentarios:

María Perlada dijo...

Me encanta el mundo de los gatos desde que tengo al mío, son seres mimosos e inquietos, pero también independientes.

Más besos en la tarde, amigo Carlos.

carlos perrotti dijo...

Tengo ganas de subir algun otro texto o fragmento escrito por vos sobtre tu gato o los gatos... prometo encontrarle con que foto o pintura ilustrarlo. Muchas gracias dulce Maria amiga.