viernes, 1 de diciembre de 2017

Bolsa de Gatos 351/360




360. “El Hidalgo y su gato” del escultor español José Lillo Galiani - Bronce fundido a cera perdida, patinado en verde a fuego. Pieza única.




359. “En el jersey negro que acabo de ponerme he encontrado uno, dos hilillos de oro. Tomo uno de ellos entre los dedos –no me resulta fácil porque, pese a su delicadeza, la fibra se adhiere con fuerza a la lana del jersey, como si estuviera entrelazada con ella– y lo observo. Si mi vista fuese mejor o pudiera observarlo con una lente de aumento, ya sé lo que vería con toda nitidez: la fibra dorada no es de un solo color sino que tiene tres tonos, el rubio dorado oscuro, el blanco y, entre uno y otro, un suave color crema tan delicado que resulta difícil distinguirlo. Son las rayas que tenía Tris-Tras, que murió hace ya cuatro meses. Su capa de gato europeo dorado aparentaba estar hecha de pelos de distinto color pero, en realidad, cada uno de sus pelillos repetía en miniatura el dibujo de la piel del gato entero…” (Así comienza “Lo que aprendemos de los gatos” de Paloma Días-Mas)




358. “Micifuz, triste gato de albañal / ¿Por qué te das tanto corte / si yo conozco el resorte / que tu vida hace mover? / Misch, engrupido por las montas / de tu fama milonguera / y porque en una carrera / te apuntás con cien y cien. / ¡Uñas lustradas, fomentos / bataclanas y Florida / Las cosas que hay en la vida / y que uno tiene que ver! / Un hijo de Farabutti, el changador de la esquina / dopado con cocaína / ¡Pero si es para no creer! / Y en otros tiempos, amigo / patinaba en la miseria / con los bultos de la feria / por un poco de bullón / Hoy ya corre en otra pista / el muchacho tiene hermana / y una persona bacana / que las va de protector. / Micifuz, ¿por qué tallás si no hay puntos / pobre gato de azotea / recordá tu vida rea / y achicate en la intención. /¡Misch, todavía anda tu viejo / pantalón y blusa azules / campaneando en los baúles / allá por Constitución!” (Micifuz - Tango canción.  Canta Carlos Gardel, acompañado por las guitarras de Barbieri y Ricardo)




357. "Alguien me preguntó alguna vez cómo había afectado mi vida la llegada de Offenbach. Dije, o creo que dije, que mi vida se podía dividir en un antes y después de Offenbach, lo mismo que con la llegada de mi mujer o de mis hijas, aunque estos últimos son cambios previsibles. El cambio con la llegada de Offenbach fue totalmente inesperado: yo estaba dispuesto a tolerar un gato en casa, pero nunca imaginé una asociación tan intensa como la que hemos trabado Offenbach y yo. Mi amor por esas doce libras de pelo, garras y ojos azules llega a dividir los visitantes a mi casa en dos categorías: los que admiran y los que desdeñan, aunque sea levemente, a Offenbach. Los primeros se convierten ipso facto en amigos a pesar de que su incidencia sea tan mínima como la de un técnico desconocido que viene a arreglar la televisión. Los segundos pasan a ser cuestionados enseguida, aún después de años de amistad intensa. Para mí el mundo se ha dividido en dos clases de personas: las que aman a los gatos y las otras. A estas últimas les recomiendo adoptar un gato desde ya y, de ser posible, adoptar un siamés, que son a los gatos lo que los perros satos a los otros, es decir, los que más dan pidiendo menos. (Fragmento de “Offenbach y el Universo” de Guillermo Cabrera Infante)




356. Cuando su gato negro Bobby murió, el pintor Ernst Ludwig Kirchner escribió en su diario personal: “Lo hemos enterrado entre sollozos. Aunque era un animal, sufrió y murió como una persona. Su mirada clara permanecerá para siempre en nuestro recuerdo”. Meses después otro gato entraría por la ventana de su estudio y en el acto Kirchner lo llamó Schacky. El pintor escribió luego en una carta: “Me sentía muy solo mientras trabajaba, cuando de pronto Schacky apareció. Ojalá se quede conmigo”. 




355. “Durante años la fotógrafa Amanda Ortega frecuentó a sus vecinos, Borges y María Kodama, con quienes solía encontrarse cotidianamente de paseo por Maipú y Paraguay o Florida. En 1988 Amanda se unió a la Fundación Internacional Jorge Luis Borges y comenzó a registrar las imágenes que con el tiempo conformarían su muestra homenaje 'Borges íntimo', «una exposición con una mirada más privada, introspectiva» afirma la curadora Marina Georgalos, quien describe el material expuesto como una colección de instantáneas que transmiten la gran admiración y afecto de Amanda Ortega por Borges. «Los sentimientos se ven. La imagen de Borges con su adorado Freyja, un gato de Abisinia, bautizado con el nombre de la Diosa del amor y la belleza en la mitología nórdica, parado como una efigie en su pierna izquierda…” (Extraído de una nota en la Revista Ñ)


354. “Algunos gatos son ciegos. Otros son sordos como tapias. Lo que nunca nadie vio es un gato estúpido”. (Anthony H. Euwer - “Christopher Cricket On Cats”)




353. La modelo canadiense Heather Marks, del staff de Victoria’s Secret y varias veces portada de la prestigiosa Vogue, escandalizó el ambiente del modelaje al declarar que se sentía una marimacho que ama jugar al fútbol, y asegura jugarlo muy bien, además de no poder imaginarse vivir sin sus gatos sphynx.




352. Cuando una chica enamorada le dijo que tenía ojos de gato eligió como seudónimo Cat Stevens. Nació como Steven Demetre Georgiou y más tarde recibiría el nombre Yusuf Islam. Es un gran compositor que siempre le dio mucha importancia al título que le pondría a cada una de sus canciones, y tuvo gatos toda su vida, pero a algunos ni les dio un nombre.


351. “Una de las verdades que adquirí en aquella revolución o cataclismo fue que Cristóbal de Pipaón es un malísimo poeta. Sí, hija mía. No se asuste usted. No se ría. Cristóbal es el peor poeta que cabe imaginar. Sí, sí. Un gato que maya en el tejado llamando a su gata es más poeta que él. Las voces que Cristóbal llama poéticas son adoquines y sus odas calles empedradas. Suenan sus versos como las calles cuando pasa el pesado carromato de Burgos con seis mulas, ni más ni menos…” (Benito Pérez Galdós)


2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellas anécdotas con los gatos como protagonistas o coprotagonistas.

Me han gustado mucho
Un beso
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias amiga!