domingo, 24 de septiembre de 2017

Inciso a)


(Man Ray - 1937)




La poesía es el intento de describir el silencio
Sus desiertas formas
Desnudas sombras
Su color vacío
La estentórea inmensidad que derrama


La poesía es el intento de describir el silencio
La mirada lo logra
Sin palabras


domingo, 17 de septiembre de 2017

No sé


(Imagen de Robert y Shana ParkeHarrison)



No sé
Ya casi no hablo
Siento apenas algo
Pienso de vez en cuando
Sueño poco
Recuerdo demasiado
Olvido aún más
¿No será ésta
La del espejo
Otra de mis máscaras?
No entiendo
Porque atascado en mi razón
No escucho
Camino mucho
Sin moverme de lugar
Desandando el destino que me trajo hasta acá
Escribo de a ratos
A veces divago
Tampoco es importante
Si tan sólo pudiera
Darme vuelta como un guante a ver qué hay
Qué tengo dentro
No sé
Creo en el tiempo que hace relativa la realidad
Y que la vuelve incluso irreal
Lo que no está bien ni está mal
Pero es verdad


martes, 12 de septiembre de 2017

Haiku instantáneo





Hasta las sombras
Flamean con el viento
Cruje la tarde 




(Obras de Jean-Baptiste-Camille Corot)


viernes, 8 de septiembre de 2017

El Tiempo Creador





Estamos hechos de Tiempo
Cada uno de nosotros hechos  
Del mismo material que cada suceso o elemento
Incluidos todos los cielos, sueños y sentimientos 


El Tiempo es nuestro creador  
Y el único con derecho a deshacernos… 


lunes, 4 de septiembre de 2017

Otro poema de silencio


(Fotografía de Hiroshi Sugimoto)



El silencio
Se hace visible cuando lo pienso
Como una página en blanco
Inextinguible como el tiempo
Sucesivo como una letanía
Cuando lo escucho retumbar
Entre los pliegues del viento
Se vuelve real
Apenas lo pronuncio
Imposible de callar
Inasible como un eco


viernes, 1 de septiembre de 2017

Escena 1. Exterior/Ciudad - Noche






De noche la nieve hace que llueve
Jaspeando la ciudad, cuando en realidad
Se resquebraja la oscuridad
Lloviznan astillas de cielo
Sobre los edificios y las calles
Donde el asfalto mojado es un espejo
Caleidoscopio de distorsionados reflejos
De coloridas intermitentes marquesinas  
Y de concéntricas estridentes miríadas
De faros de monstruos ojos de camiones
Emergiendo del abismo
Abriéndose paso entre la neblina




Bolsa de Gatos 321/330




330. Mohammad Alaa Aljaleel, más conocido como “el loco de los gatos de Alepo”, cuida a más de un centenar de gatos en medio de la devastación. En declaraciones a la BBC Mohamad explicó: "La gente los deja conmigo porque saben que amo a los gatos". Mohammad era electricista, pero devino en conductor de ambulancia para rescate de personas, al tiempo que organizó un albergue para los gatos que eran abandonados por quienes huían buscando refugio fuera de la ciudad. "Cualquier gato hoy callejero de Alepo fue antes un gato doméstico. La gente los abandona y huye, pero yo no podría hacerlo. Incluso todos mis amigos se han ido, por lo que hoy mis amigos son estos gatos.”  




329. Martha Vago falleció el 25 de agosto del año pasado. Rescatadora de gatos callejeros, voluntaria de la ONG Sociedad Protectora de Animales Sarmiento e inspiradora de la Fundación de Gatitos, más conocida como Abu Martha, afirmó: "Está demostrado que acariciar a los gatos reduce el estrés. Cuando se frotan en nosotros transmutan la mala energía que tenemos acumulada, ayudándonos a equilibrar nuestra fuerza interior. Por eso es normal que se acuesten sobre nuestras cabezas cuando estamos atravesando algún conflicto que no podemos resolver, y si ronronean el efecto es aún mejor, porque los ronroneos son como mantras especiales que nos cantan para que podamos relajarnos.” (http://www.degatitos.com.ar) 




328. Caligrama de puño y letra del poeta mexicano José Juan Tablada (en el que intenta además una silueta de gato) dedicado al poeta chino Li - Po, “uno de los "Siete Sabios en el vino" / Fue un rutilante brocado de oro… / como una taza de sonoro jade / su infancia fue de porcelana / su loca juventud / un / rumoroso / bosque de bambú / lleno de / garras / y de misterios / rOstrOs de mujeres / en la laguna / ruiseñores / encantados / por la luna / en las jaulas / de los salterios.” (Del libro Li - Po y otros poemas - 1920)




327. “Siempre tuve gatos, todos negros, verdaderos gatos de bluesman”, dijo Jack Owens, en la foto tocando en el porche de su casa junto a su acompañante, el gran armoniquista Bud Spires.  




326. En el monasterio de Colombaio, fundado en 1220 por San Francisco de Asís, vivió enclaustrado el Beato Guido de Selvena, religioso franciscano de la provincia de Grosseto, hombre de fe firme pero de frágil salud, de quien se cuenta que a veces no comía, para no quitarle tiempo a la oración, por lo que Dios le envió un gato blanco que todas las tardes se metía en un bosque cercano a cazarle pájaros con los que después se alimentaba.  




325. En “El libro de cuentos de Corazón” Agustín González cuenta la historia de una gata escritora de cuentos románticos llamada Corazón. El libro fue publicado por la editorial Danke y en su blog leerentodaspartes.blogsport.com.ar la escritora, actriz y cantante de rock independiente Rosario Bléfari lo recomienda con todas las letras.  




324. En “Hemingway’s Cats: An Illustrated Biography”, de la periodista Carlene Fredericka Brennen y editado por Pineapple Press, aparece esta carta enviada por Ernest Hemingway a su amigo Gianfranco Ivancich, en la que narra su dolor por haber tenido que sacrificar a su gato Uncle Willie luego de que fuera arrollado por un coche. “Mary llegó y me dijo, tómatelo con calma, algo horrendo le ha pasado a Willie. Corrí hacia la calle y encontré a mi Willie con las dos piernas traseras rotas, una por debajo de la rodilla y la otra a la altura de la cadera. Lo había pisado un malnacido que luego huyó y mi Willie, pese a su estado, había vuelto a casa ayudándose con las delanteras. Ronroneaba y parecía estar seguro de que yo lo salvaría, pero no había mucho por hacer, de modo que tomé la decisión de acabar con su dolor que en minutos nomás sería todavía peor. He tenido que dispararle a gente, pero nunca a nadie a quien haya amado tanto durante once años… Y así fue que le pedí a René Villarreal, un cubano que trabaja en casa, que preparara un tazón de leche para mi Willie, mientras yo iba a buscar la escopeta. El ronroneo que es habitual en los gatos aumenta cuando están seriamente heridos o al borde de la muerte, de modo que, instantes después, apunté mi escopeta y mi Willie dejó de sufrir...” 




323. Aparte de los gatos, la fotografía fue otra de las pasiones de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, más conocido como Juan Rulfo, extraordinario escritor y guionista de cine mexicano.  




322. La actriz Bebe Daniels filmó con Rodolfo Valentino y Harold Lloyd, y fue una transgresora para su época, tal vez la primera “flapper”, anglicismo usado en los años ‘20 para referirse a las mujeres que abusaban del maquillaje, lucían faldas cortas o despreciaban el corsé, aparte de beber alcohol, fumar y tener conductas contrarias a lo establecido y a las buenas costumbres, tales como no ocultar sus inclinaciones sexuales o preferir la vida en soledad junto a su gato antes que aspirar al matrimonio o a formar una familia. 




321. “En la historia resuenan temas como la religión, el racismo y la intolerancia, pero siempre en función de lo que genera el gato como protagonista símbolo. La culpa de todo la tiene mi mujer que una vez, cuando estaba deprimido, sin ideas y sin saber qué hacer, vino a mi estudio y me dijo que ‘si algo dibujaba bien yo eran gatos y que sólo debía encontrar una buena historia protagonizada por un gato'. Y ahí nomás me surgió el título y comencé a dibujarlo y después sólo fue cuestión de llegar al final”, refirió Joann Sfar sobre su exitoso libro “El gato del rabino”. 


sábado, 26 de agosto de 2017

Haciendo nada






Quisiera estar haciendo nada
Tirado en el pasto toda la tarde
Como una sombra
Durando, como si nada
Mirando sin ver el aire
Viendo transparecer su carne
Cuya consistencia es la del instante
Sucesivo, interminable
Que se reanuda en forma constante
Sin hacer nada, sin cesar
Sin moverse de su lugar siquiera un ápice


domingo, 20 de agosto de 2017

Tanka de la noche





Noche morena
Tu lecho es el cielo
Donde retozas
Cubierta de estrellas
De luna y misterio


sábado, 12 de agosto de 2017

Tankas para niños (o no)





Alguien tripula
El viento. Prueba si no  
Barrer las hojas
Y mira cómo sopla
De pronto, virulento.


¿Que no me creés?
¿Es que acaso no ves
Cómo dispersa
Lo que la escoba va
Juntando con esmero?


Alguien tripula
El viento. Lo intuyo
Desde pequeño.
¿Quién lo hace planear?
¿Quién navega el viento?


La nave viento,
Que desde siempre vuela
En mi memoria. 
¿Quién desde la cabina
Comanda su manejo?





miércoles, 9 de agosto de 2017

Intento





El próximo poema es el mejor
Tal vez un poema de amor
Una disquisición entre el bien y el mal
O una argumentación que intente demostrar
Que la tan meneada evolución no ha sido tal

Como el mecanismo de Antikythera prueba:
Sólo el mañana es real
Este instante es algo incierto
Y el ayer un interrogante
Mientras voy viviendo
Sin saber si me sueño o si soy 
Si estoy perdido en tu olvido
O acaso me recuerdo


El próximo poema es siempre el mejor
Menos un relato o una definición
Que un intento de elucidación 
Del instante: el eterno ahora del que somos
Apenas, una parte


domingo, 6 de agosto de 2017

Hechos






Palabras sueltas, atisbos
Inasibles metáforas a la deriva del sueño
Rimas desperdigadas, emanaciones
Formas vírgenes, inanimadas voces
De la más indecible instantaneidad
No de una realidad sin par
Sino a la par de la realidad
Hechos, en la más estricta simultaneidad
Hechos del material de los tiempos
Que a cada momento intento 
Atrapar en un verso


miércoles, 2 de agosto de 2017

¿Y qué es el color sino la voz con la que modula sus emociones la luz?







La amarilla voz que al llegar el otoño pinta los árboles  
La plateada que el bandoneón de Piazzolla despliega en origamis
La carmín que en verano rechina la rosa china de mi jardín
La azul que anega mis ojos ensoñados en Satie
La menta que en la penumbra acaricia cada perfil de tu aroma
La indeleble voz que nutre los versos de William Blake
La blanca que se filtra por las quebradas melodías de Billie Holiday
La negra que tiembla en la llama de la vela que pincela tu desnudez
La lila que mana del saxo de Coltrane rondando Central Park West
La dorada que a ráfagas dispara Hendrix con su guitarra
La verde esperanza que luce la mina de vida disipada según Cortázar
La violeta que invade la flor del crepúsculo que en naranja se abre
La cobriza que Robert Johnson instila en sus acordes color carretera
La marrón que entibia la corriente de los diez mil ríos Ganges
La ceniza que gime grismente entre el olvido y la muerte


Bolsa de Gatos 311/320




320. “Consideraciones del Gato Murr”, del escritor, jurista, dibujante, caricaturista, pintor, cantante y compositor musical prusiano Ernst Theodor Wilhelm Hoffmann (1776-1822), es la biografía de dos artistas inequívocamente diferentes. El gato cuyo nombre le da título al libro es un filisteo pedante y un literato acomodaticio, y el músico Kreisler es el prototipo del artista romántico y pasional que lo da todo por el arte. En cierta forma la obra es una sutil alegoría sobre las dificultades que debe enfrentar un artista y es al mismo tiempo referencial de la vida del propio Hoffmann que fue un artista por las noches y un eficiente funcionario judicial durante el día. El hecho de que Kreisler tenga que vérselas finalmente con la locura, en contraste con la cómoda vida burguesa del Gato Murr es, además, una nítida toma de posición de Hoffmann sobre la romántica dicotomía entre el arte o la vida.




319. "Lo que distingue a los gatos del ser humano es que ellos también saben abrir puertas, pero nunca las cierran” dice Ai Weiwei al comienzo de ‘Never Sorry’, el documental de Alyson Klayman que cuenta su vida y su obra como artista conceptual y activista disidente del gobierno chino. Ai Weiwei es hijo del poeta Ai Ping, uno de los referentes de la poesía china actual, y vive en Pekín en una casa especialmente acondicionada para su medio centenar de gatos. 




318. El infernal instrumento al que aludía la entrada anterior, el Piano de Gatos, en verdad existió, y fue obra del estudioso alemán Athanasius Kircher, según consta profusamente documentado en el tomo quinto de la Universalis Musurgia de 1650, quien lo fabricó para estímulo y diversión de un príncipe italiano que padecía muy fuertes depresiones. Cuenta la crónica de este suceso que, tras una ardua búsqueda, Athanasius logró seleccionar a siete gatos con diferentes tonos de voces y que los ordenó en pequeñas jaulas especialmente diseñadas, con sus colas aferradas a las teclas de un piano para que, al ser presionadas durante la ejecución del instrumento, chillaran de dolor, provocando así las diferentes voces o notas en cada uno de ellos. 




317. Este cortometraje de 8’ es obra del estudio australiano The People’s Republic of Animation, está basada en un poema de Eddie White y fue co-dirigida por el propio White y por Ari Gibson y narrada por el músico y actor Nick Cave: “Había una vez, una bohemia ciudad de gatos en la que un gato poeta se enamora de la bella gata cantante que cada noche lo seduce desde un escenario de bar. Todo transcurre con abúlica normalidad en esa ciudad hasta que un día los gatos comienzan a desaparecer. El desconcierto le da paso a la desesperación mientras se va vaciando de gatos la ciudad, cuando también desaparece la gata cantante y el gato poeta no sabe qué hacer ni dónde buscarla... hasta que escucha sobre la oscura leyenda del instrumento infernal que aparentemente ha provocado que desaparecieran sus congéneres: el piano de gatos. (Esta entrada de alguna manera se continúa con la próxima...)




316. “Los gatos son graciosos, pero tienen una gran variedad de extraños modales para demostrar su alegría. El nuestro, por ejemplo, siempre se orina en nuestros zapatos." (W. H. Auden)




315. Hoy 13 de julio se cumplen 90 años del nacimiento de Simone Veil en Niza, sobreviviente de Auschwitz, militante feminista ferviente y enamorada de los gatos, ministra de sanidad del gobierno de Valéry Giscard d'Estaing que promulgó la llamada “Ley Veil” por la que se despenalizó el aborto en Francia, falleció en París el 30 de junio pasado. 




314. “Se comprueba con tristeza que hay muchos menos gatos que antes. A esos extraños y misteriosos dioses de Roma los están exterminando, y las ratas tienen más libertad para salir a prender su cena en las inmemoriales montañas de basuras de todos los rincones… Un gato salido de no se sabe dónde, rayo con pelos, atraviesa entre los automóviles la Vía Garibaldi. Es el primer gato que se ve por el barrio, pues aún en la noche casi ninguno hace ahora su aparición entre los restos de comidas arrojados por las trattorias y restaurantes. Repito y compruebo la desaparición alarmante de los gatos en Roma. Antes, bajo la ventana de mi cocina, desde la que se ve una oleada rítmica, y en diferentes planos, de pálidos tejados maravillosos, dábamos de comer todos los días a más de veinte gatos de todas las edades y tamaños. Las tiernas y, a la vez, feroces palomas descendían de los tejados altos y chimeneas a mezclarse entre el agitado gaterío para aprovecharse de la comida. Siempre observé a los gatos deseosos de merendarse una paloma, pero éstas los amedrentaban a sacudidas de aletazos, que los gatos recibían sorprendidos. A Baudelaire le hubiera entusiasmado aquella escena. Aunque más le hubiera divertido, quizá, ver a una jauría de perros con los ojos sacados por los gatos. Pero en mis tejados no queda ni uno. Ya no escucho desde mi cuarto su desgarrado y doloroso amor, lleno de maullidos y silencios impresionantes…” (Fragmentos del artículo de “Gatos, gatos y gatos y más gatos firmado por Rafael Alberti el domingo 18 de agosto de 1985 en El País de España)   




313. “María Elena Walsh me decía que a los gatos hay que ponerles nombres con varias I, porque la I es un sonido que ellos escuchan mucho...” (Sara Facio se dejó fotografiar con su gata Nefertiti en una entrevista de La Nación en abril de 2011)




312. HUMOR: El gato vive marcando el territorio donde será el centro de atención permanente. 




311. “De pibe yo era alérgico a los gatos”, me dijo. ¿Y qué pasó que ahora convive con ellos como si nada?, le pregunté. “Y me dejé de joder…”, me contestó el escritor argentino Alberto Laiseca, allá por 2001, en el legendario bar La Giralda de la Avenida Corrientes. (CP) 

jueves, 27 de julio de 2017

En otras palabras


(Fotografía de John Dykstra)




Todo está adentro
Nada existe afuera de este momento
El exacto centro en movimiento
De (apenas) un fragmento de tiempo


En otras palabras
No hay lugar adonde ir


domingo, 23 de julio de 2017

Haiku aforístico





Nunca es tarde
Ni siquiera es nunca
Ni lo va a ser


(Imagen de Miwa Yanagi - Fairy Tales Series)


jueves, 20 de julio de 2017

Siempre nunca





Nunca sé bien lo que quiere decir nunca
(Sinuosa expresión que tajantemente
Despoja de toda posibilidad a lo que sea que fuere)

Tampoco entiendo lo que supone decir siempre
Excepto algo que alude o que suena a esperanza
Y que le brinda una oportunidad de existir
A todo aquello que se juzga imposible

Es decir: lo que no puede ser
Lo que no tiene forma de ser

Porque no se lo admite
No se lo permite
No se lo cree
No se lo ve
No se lo concibe
Todo lo cual no quiere decir que no sea posible
O que no existe

Nunca sé bien lo que significa nunca
Debe ser como decir siempre 

Una misma manifestación al unísono
Simultáneamente





(Imágenes de Miwa Yanagi) 

jueves, 13 de julio de 2017

Tanka de un 5 de marzo (de vaya a saber qué año)





Beso tus labios
Tibios pétalos de luz
Sabor rosado
De extremado color
Impúdico y vivo






(Calla Lillies de Imogen Cunningham)

sábado, 8 de julio de 2017

Poema de raros haikus inconexos (o no tanto)





Duele el aire
Inmóviles las horas
La acorralan


La luz jadea
En medio de la noche
Agazapada


Su piel cansada
Rezuma cada gota
Del viejo día


Casi animal
Furtiva merodea 
La espesura


Aún la tenue 
Siempreviva penumbra 
Donde palpita


Al amanecer
Sobrevolando el cielo
Hasta posarse






(Fotografía Hiroshi Sugimoto)



viernes, 7 de julio de 2017

Irresuelto






Alguna vez soñé que era real
Y que para no perder tal condición
Lo único que tenía que hacer era no despertar
Y así anduve un tiempo metido en mi sueño
Tanto hace de eso que ya ni recuerdo
Y no es que la haya pasado mal
Viví todos mis deseos
Hasta llegué a pasar de un sueño a otro a mi antojo
No tengo frustraciones ni remordimientos al respecto
Pero el problema es que ahora no puedo reconocer
Si soy real o me sueño
Digamos que estoy en medio de un momento irresuelto
Por lo que necesito tu opinión o tu consejo



jueves, 6 de julio de 2017

Dejo constancia (8)


(Imagen de Robert y Shana ParkeHarrison)




Un poema existe en el momento en que tus ojos
Lo traducen
En infinidad de atisbos y revelaciones
Que luego invaden
Cada instancia sensorial que tu cuerpo contiene
Las que, además, a cada lectura difieren
Todo lo cual es prueba de que no importa tanto
Lo que los versos dicen
Sino aquello que en vos despierten
Porque no hay dos personas que lean el mismo poema
Y porque de ser así, una de las dos refrenda
Lo que la otra experimenta, o directamente miente 



domingo, 2 de julio de 2017

Casi tanka para Vincent


(Noche estrellada sobre el Ródano - Vincent Van Gogh)



Tiembla la noche
La fría brisa eriza
Su piel de seda
El cielo es un manto
Picado de estrellas


Bolsa de Gatos 301/310




310. “Desde los días en que recitaba junto a sus tíos en la sinagoga de su abuelo, Leonard Cohen ha sido siempre un buscador espiritual: 'Catolicismo romano, LSD, budismo, cualquier cosa que funcione...' dijo una vez, hasta el día de hoy que se la pasa navegando religiones y filosofías en la web o escuchando disertaciones de Yanov Leib Hachaim, un cabalista convertido primero en el islam, luego al catolicismo y después al hinduismo, desde su casa en las montañas de San Bernardino, en donde vive junto a sus cuatro gatos y dos Pit Bulls guardianes…” (Fragmento de un artículo aparecido en The New Yorker en octubre de 2016)




309. 'Lo que ciertamente distingue al gato del resto de los animales es que demuestran una mayor eficacia a la hora de corregir su postura durante una caída para poder aterrizar sin hacerse daño. Un gato que cae de poca altura tiene mayores probabilidades de hacerse daño que uno que cae desde una altura mayor y tiene por lo tanto más tiempo para corregir su postura. En un artículo titulado “El síndrome del edificio alto en los gatos”, publicado en 1987 en el Journal of the American Veterinary Medicine Association, consta que «a medida que se incrementa la altura de una caída para un gato es posible advertir que tanto las lesiones severas como el índice de mortalidad disminuyen». La hipótesis es la siguiente: el gato se pone tenso al comprender que la caída tendrá un recorrido corto, por lo que su capacidad de absorción del impacto se debilita. Pero al caer de una altura mayor comprende que tiene tiempo suficiente, por lo que logra relajarse, aumentando su elasticidad natural para así poder aterrizar absorbiendo el impacto de la mejor manera…’ (La foto corresponde al artículo "El secreto de la caída del gato" aparecido en la revista científica Nature en 1894)




308. “Lastima o mortifica siquiera a uno de mis gatos y verás…” (Joe Dallesandro, modelo fotográfico y actor de las películas de Andy Warhol y Paul Morrissey en la Factory)




307. La cantante pop Taylor Swift ama a sus gatos tanto como el actor John Cleese a los suyos. Sólo que el comediante miembro de Monty Python se permite bromear con ellos. Juntos estuvieron el año pasado en el programa de Graham Norton en la televisión británica y mantuvieron un fuerte altercado cuando John osó preguntarle a Taylor si su gata Olivia Benson había quedado así después de un accidente: “¿No estará necesitando una cirugía estética?” tras lo cual Taylor estalló de furia y comenzó a insultarlo para minutos después excusarse: “Puedo soportar cualquier ataque personal o crítica, pero jamás una agresión, ni siquiera una broma de tan horrible gusto para mis gatos…”




306. Cuenta Guillermo Cabrera Infante en una entrevista que desde niño amó a los animales, con excepción de los gatos, por los que siempre sintió una profunda instintiva desconfianza, hasta que llegó Offenbach, un siamés regalo del ex beatle George Harrison, transformando por completo su apacible vida londinense y todo lo demás... 




305. Era un gato callejero cuando apareció en el jardín de la que sería su nueva familia hace 26 años. Al principio Nutmeg se hizo amigo de Spice, el gato de la casa, y fue por esa razón que la familia decidió cobijarlo. Se sabe, si los gatos no se pelean por el territorio podrán convivir. Y así fue que los dueños de casa lo llevaron al veterinario para hacerle controles y darle las vacunas correspondientes y averiguar acerca de la edad que podría tener, a lo que el facultativo respondió tajantemente que como mínimo 5 años. Eso fue en 1990 y el tiempo fue pasando y a Nutmeg en 2016 le festejaron sus 31 años, por lo que se convirtió en el gato más viejo del mundo, y así lo anotaron en el Libro Guinness de los Récords, con más del doble de la edad promedio que viven los gatos domésticos, es decir 15 años.




304. Anthony Hopkins dijo sobre Hannibal Lecter: «Un día mi agente me llamó y dijo que tenía un guión que podía cambiarme la vida. Cuando escuché el título creí que era algo para chicos. Pero cuando me contó sobre mi papel comprendí que era tan bueno que sentí que debía rechazarlo. Son cosas que te pasan alguna vez en la vida. Pero luego, apenas empecé a leer el guión comprendí cómo debía perfilar a este asesino, dosificando muy bien su energía y ocultando sutilmente el poder que emana detrás de sus modales elegantes, refinados, y pensé entonces en un animal, como cada vez que pienso un personaje, si fuera un animal, qué animal sería, y se me reveló un gato, sí, el doctor Lecter tenía que ser un gato, tenía que ser un personaje sensual y a la vez distante, alguien capaz de encadilarte pero sin parpadear, alguien tan radiante como hipnótico. Había aprendido eso de sir Lawrence Olivier, me refiero al ejemplo del gato, cuando dice en sus memorias: “En el momento crucial el actor debe saltar a escena con la suficiencia propia del gato que se pasea con su ratón entre los dientes…”»




303. El poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas dijo en su testamento: “Mis dos gatos, Poe y Mur, pasarán a ser posesión del señor Róger Barberena Garay. Sólo él sabrá darles el amor y el devoto cuidado que yo en vida les doy. Ellos, lo siento así, y siento decirlo así, son los únicos seres vivos, impotentes animalitos, que van a sufrir mi falta, su inconsciencia me desgarra el alma, como lo harían sus uñas o sus afilados dientes, pues, mientras ellos pasan enseñoreándose por la casa, yo ya los veo en inválida orfandad animal, a merced de la bestial brutalidad humana, maullando tras mi solícita sombra ausente…”




302. Frank Stefanko, fotógrafo personal de Patti Smith, ordenaba la sesión cuando uno de los gatos de Patti se metió en la foto. Stefanko dijo: “Espera ahí, no te muevas, espera que saco al gato...”, lo que causó la ira de Patti, ya molesta con tanta foto: “Toma de una vez la maldita foto, Frank ‘Ste-fuck off’, y deja en paz a mi gato. ¿No te das cuenta que él va a ponerle el arte a tu instantánea…?”




301. “Lentos / por las aceras / inmóviles / en las repisas / aovillados / en los sofás / nos miran / nos observan / nos escrutan / Llevan / miles de años / haciéndolo / Y siguen / marcando / las distancias… (Los Gatos, poema de Karmelo C. Iribarren, ilustrado con una pintura de 1863 del artista finlandés Adolf von Becker)