sábado, 24 de noviembre de 2018

Los amarillos de Van Gogh











Un fulgor adormecedor y tibio
Como un sol otoñal
Oro encendido derramándose
Por campos de trigo
Un vino doradovioláceo crepuscular
Cielos incendiándose hasta el delirio
Ya por ajenjo o por dedalera púrpura
Es el color de tu dolor
Ébrio de furor, violento de ternura
Un oleaje de fuego es tu corazón
Amo cada versión del amarillo
Con que resaltas tus pinturas
Vincent van Gogh











jueves, 22 de noviembre de 2018

Y así va todo, como si nada


(Imagen de Bernhard Handick)



Uno es tiempo y la vida cambio
Tantos sueños y caminos han pasado
Cambié de memoria y de destino  
Cambié de dientes y de gusto de helado
Cambié de superhéroes, cambié de voz
Cambié de conducta y de marca de fasos
Cambié de colegios y de gurú
Pero aún no de sexo ni de tabú
Cambié de norte, también de sur
Cambié de extremos, cambié de lado
Hoy ando más o menos como de costado
Cambié de ayer, cambié de olvidos
Cambié de barrio pero no de amigos
Incluso los que se fueron
Todavía están conmigo
Cambié de dioses y de dudas
Cambié de ideas y de heridas
Hasta cambié de mí tantas veces
Que me cuesta reconocerme a cada rato
Sólo tu sabor y perfume permanecen
Casi no puedo hacer coincidir
Imagen con mirada
Uno es tiempo y la vida cambio
Y así va todo, como si nada 


viernes, 16 de noviembre de 2018

Haiku in





Es el silencio
Un espejo que grita
Su fiel reflejo


jueves, 15 de noviembre de 2018

Se llora solo




Se llora solo
Nada es más íntimo y personal
Como en un ritual
Porque llorar
Es tener que vérselas con uno mismo
Porque no existe otro abismo
Del cual regresar
Se llora solo
Como el cielo llora su llanto que sala el mar
Como los árboles en la quietud de la noche
O los pájaros en el ocaso del día
Se llora solo
Con la mirada rota, en silencio
Sin lágrimas
O como lloran tus lágrimas
Dejándote un gusto a beso triste en la boca
Se llora solo
Como se nace
Y aunque no te acuerdes
Se llora solo
Como se muere
Como tantas veces antes
Se llora solo


domingo, 11 de noviembre de 2018

Tanka para San Juan de la Cruz






Rezas poemas
En sonora soledad
San Juan en la Cruz
Tu música callada
A la sombra de tu luz



jueves, 1 de noviembre de 2018

No hay palabra que no sea una imagen






No hay palabra que no sea una imagen
Que no tenga un color, una textura
Una forma sonora que se configura
En una inequívoca verbal impresión
Durante su lectura o su pronunciación
No hay palabra que no sea una imagen
Que no sea un origen constante
Un inasible caligrama de aire
Una voz instantánea pero cambiante
En tanto tiende a resignificarse
No hay palabra que no sea una imagen
Interrogante (por ejemplo) delinea
Como un jeroglífico o un garabato
Que al instante se corporiza en una altiva
Elegante sinuosa cola de gato
No hay palabra que no sea una imagen


Bolsa de Gatos 461/470




470. "Los gatos tienen como propósito enseñarnos que no todo en la naturaleza posee una función." Eso dicen Garrison Keillor y Frederika von Stade en “Songs of the Cat”, cuya portada es ilustrada con la famosa litografía “Mi Gato Favorito” de Nathaniel Currier.




469. Carlos Eduardo Robledo Puch, "El Ángel" cuyos crímenes acaban de ser hechos película, el desalmado incurable, como lo calificó el reconocido forense Osvaldo Raffo ante la nueva reciente posibilidad de que fuera liberado, preso desde 1972 por el asesinato de once personas, el que se ofreció como “patriota” para combatir en la Guerra de Malvinas en 1982, el que contestó en 2009 ante la comisión que lo evaluaba para conmutarle la pena: “Si me dejan libre voy a matar a Cristina Kirchner", el mismo que hoy, ante la alarmante ola de inseguridad que padece el conurbano bonaerense se propuso “para dar una mano y terminar con el delito”, aceptó fotografiarse para una entrevista en un diario con su gata Kuki: “Ojalá hubiera querido a alguien como quiero a esta gata”, dijo, y no permitió más preguntas.




468. “Un día de verano, hace ya 12 años, mi hija Elisa sacó un gatito recién nacido de debajo de un coche. Si no hubiera estado famélico, desesperado de hambre, habría sido tan mono como un muñeco de peluche. Su madre no lo alimentaba porque creía que no saldría adelante y le daba zarpazos cuando intentaba acercarse a mamar con el resto de la camada. Elisa me lo trajo a casa y dije que no, que de ninguna manera, que no quería un gato. Ella aparentó resignarse, pero pasaban los días y el gato seguía apareciendo por el patio, protegido y mimado por mis tres hijos, que lo alimentaban a escondidas, hasta que un día vi salir a mi marido de la cocina con un cuenco lleno de leche rebajada con agua y capitulé. Si nos lo quedamos, les dije, vamos a hacer las cosas bien. Lo llevamos al veterinario, lo vacunamos, empezamos a alimentarlo como corresponde, y ahora, aparte del gato callejero más mimado del hemisferio norte, es nuestro Negrín, un animal especial, único en el mundo, inteligente, elegante, independiente y limpísimo. Cuando me voy de viaje me lo reprocha igual que una persona y al volver se frota con todos los demás mientras me dedica una mirada retadora, y después tarda dos días en perdonarme.” (Almudena Grandes en una entrevista publicada en elpaissemanal.elpais.com)




467. “Todas las tardecitas, mi gata mira, sentada en la ventana, a su nueva amiga. Pero ella no imagina que hay un espejo, ni sabe que esa gata… es su reflejo.“ (Caligrama de Haizea Menéndez encontrado en la web)




466. En Tallahassee, allá por 1870, cuando comenzaba a instaurarse el concepto de circo tal cual lo conocimos en el siglo pasado, dos emprendedores buscavidas, Adam Forepaugh y Reginald Sedgmore, entrenaron gatos y ratones para el espectáculo itinerante “Mousetown Circus" en el que se hizo muy popular el show del gato Mr. Peebles que subía y bajaba una escalera, pisando en cada escalón en donde un ratón permanecía inmóvil durante la actuación, sin dejarse vencer, además, por la tentación de darse un verdadero festín de ratones...



465. Hay gatos en muchas obras de Picasso. En 1941, durante la ocupación alemana a París, pintó uno negro en el retrato de su amante y compañera artística Dora Maar. Hoy es una de sus más importantes obras. En mayo de 2006 fue subastada por Sotheby's en US$ 95 millones, convirtiéndola en la segunda pintura más cara de la historia hasta ese momento.



464. Alan Hovhaness falleció en Seattle en el año 2000. Su sexta esposa, la soprano Hinako Fujihara, desde entonces dirige la discográfica que edita sus obras en cuyo catálogo destacan diez composiciones dedicadas a los seres que lo fascinaron desde niño, los gatos: 1) Nº 84#1 “Black Pool of Cat” (Voz y piano) de 1950. 2) Nº 253 “Spirit Cat” (Soprano, vibráfono y marimba) de 1971. 3) Nº 263 “Night of a White Cat” (Clarinete y piano) de 1973. 4) Nº 274 “Three Sasa Songs” pieza integrada por tres canciones, dos de ellas dedicadas a los mininos: “Where’s My Cat?” y “Melancholy Cat” (Soprano y piano) de 1973. 5) Nº 301 "Fred the Cat, Flies To Heaven" (Sonata para piano) de 1977. 6) Nº 315 “Songs for High Soprano and Piano” que incluye la composición “Strange Little Cat” de 1978. 7) Nº 345 “Catamount” (Sonata para piano) de 1980. 8) Nº 366 “Hiroshige’s Cat Bathing” (Sonata para piano) de 1982. 9) Nº 368 “Tsugouhara Fujita’s Sleeping Cat” (Sonata para piano) de 1982.




463. “Por la casa / inefablemente / circulan ojos de oro / vibra en oro el placer / su oscura silueta de Dios sutil / indescifrado / Por la casa / el mito imperecedero / se acerca cálido / blando aquí / en brazos / viajero de un tiempo sin tiempo / sagrado” (Orides Fontela, poeta brasilera)



462. "Se dice que en Ulthar, que se encuentra más allá del río Skai, ningún hombre puede matar a un gato; y ciertamente puedo creerlo con sólo contemplar al que ahora se acurruca ronroneando junto al fuego. Porque el gato es críptico y cercano a los extraños sucesos que el hombre no puede ver. El gato es el alma del antiguo Egipto y el portador de historias de ciudades olvidadas en Meroe y Ophir, pariente de los amos de la selva, y el heredero de los secretos de la remota y siniestra África. La Esfinge es su prima, y él habla su idioma; pero es más antiguo que la Esfinge y recuerda todo lo que ella ha olvidado..." (Fragmento de "Los gatos de Ulthar" de Howard Phillips Lovecraft)




461. "Los dos piojosos" de Giacomo Ceruti (1698 -1767), también conocido como Pitocchetto (pequeño mendigo), pintor barroco del norte de Italia, retrataba en sus cuadros de grandes dimensiones a mendigos, gente humilde y marginales, famoso además porque desdeñaba de los motivos religiosos tan interpretados por entonces. En esta pintura uno de “los dos piojosos” acaricia en su regazo a un gatito que parece sentirse a gusto entre personas socialmente despreciadas en esa época. Cabe agregar que esta no es la única obra en la que Giacomo Ceruti pintó gatos.