miércoles, 9 de noviembre de 2016

Haikus de madrugada lluviosa





Acaso el mar
Sólo sea un cuenco 
Para tu llanto


Llueven tus ojos
Lágrimas invisibles
Bajo la lluvia


Ya tus lágrimas 
Disfrazadas de lluvia 
Nadan en el mar 


Llueve a mares
Una lluvia en llamas
Me llueve dentro


Llora el cielo 
Llanto que sala el mar
De tu mirada 






5 comentarios:

Kasioles dijo...

Un piélago salado, creado por el arte del poeta, donde se vierten las lágrimas derramadas por un cielo surcado de nubes de tristeza.
Ya ves, yo sería incapaz de hacer un haiku. Preciosos todos, no sabría decirte cual de ellos me gusta más.
Cariños y buen fin de semana.
kasioles

carlos perrotti dijo...

Algún que otro verso iba y venía en mi cabeza. Quería escribir algo para las estimulantes fotografías con las que ilustré la entrada... Sí, creo que esta vez me gustan todos. Así salieron, de madrugada.

Muchas gracias, Kasioles.

Ana Muela Sopeña dijo...

Preciosos estos haikus llenos de sentimientos marinos y salados, Carlos.

Delicadeza en tus versos. Un conjunto de haikus que tienen un hilo conductor.

La tristeza, el llanto, el mar...elementos importantes para poder seguir siendo un ser humano. Porque no es bueno que el alma se petrifique en el "no sentir nada". Al revés...los sentimientos de tristeza y nostalgia son los que hacen posible la alegría y la felicidad. Ley del péndulo. Extremos que se contienen por la ley de polaridades.

Enhorabuena por tanta belleza
Abrazos
Ana

carlos perrotti dijo...

Gracias, Ana. Muy cierto. Se contienen y se complementan y hasta se confunden, tanto que a veces pienso si no será un mismo dual sentimiento. Se llora de tristeza y alegría, por ejemplo. Gracias de vuelta. Abazos.

carlos perrotti dijo...

Abrazos, claro.