domingo, 5 de abril de 2015

Tara



La muerte no es definitiva
El tiempo lo es
Como todo lo que está hecho de él

Vos, por ejemplo
Si podés creerlo o no
Serás feliz o no




El tiempo es inconcebible
Como el silencio intraducible en palabras
Cuya forma múltiple e informe
Evoca recuerdos vacíos
De memoria desmemoriada

Un vacío lleno de conocimiento ignorado
Fuego derritiéndose en la nieve
Lluvia que se lava las lágrimas
Poesía que no se dice
Poesía que no tiene palabras
Tiempo circular




El tiempo es
Acontece
Sólo sucede

No se sucede, no se acrecienta
No se agranda, no se alarga
Redunda invariablemente
No acumula ni resta

El tiempo cava en sí mismo y a la vez se engulle


Escher


(*) Se llama tara al peso del recipiente o continente de una mercancía, peso que debe restarse del total; también al defecto físico, psíquico o moral que le resta valor a algo…

6 comentarios:

marian dijo...

Muy bueno, Carlos, pero el tiempo pasa sobre todo (aunque se vaya de rositas:)

carlos perrotti dijo...

Es mi tara, Marian. Rositas?

carlos perrotti dijo...

Esta noche, por cierto, cuando regrese, subo el poema que te quedé debiendo...

marian dijo...

Será un honor (pero yo me pongo roja enseguida:)
"Irse de rositas" significa: librarse de la responsabilidad después de haber provocado algo (+o-)

Juan Nadie dijo...

Magnífico y difícil poema sobre algo que se escapa constantemente.

"Tu materia es el tiempo, el incesante
tiempo. Eres cada solitario instante...", decía Borges.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. Claro, el inigualable Borges, a su manera también incesante.