jueves, 8 de junio de 2017

Tanka


(Hatsushika Hokusai, 1760-1849)



Una lágrima   
Se me perdió en el mar
Entre las olas 
Que astilla el viento
La escucho sollozar


16 comentarios:

María Perlada dijo...

Una lágrima que hizo vibrar de emoción al mar.

Qué bonito tu Tanka, amigo Carlos, me encantó.

Besos y feliz día .

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, María. Así salió... aunque a veces no encuentro fácilmente con qué ilustrar. Claro que siempre aparece un genio como Hokusai y te salva.

Besos, María, igualmente para vos, amiga.

Juan Nadie dijo...

Pedazo de Tanka, Carlos.
¿Las olas que astilla el viento? Genial.

carlos perrotti dijo...

Muchas a gracias, Juan. Salió "de cabo a rabo". Lo que no pude definir bien es el el título... Pero bueno, así quedo. Gracias de nuevo!

AdolfO ReltiH dijo...

EXCELENTÍSIMA!!!!
ABRAZOS

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adolfo. Me alegra que te guste. A mí también sigue gustándome.

Abrazo!!

María Socorro Luis dijo...

Bellísimo momento poético.

Como una caricia. Como un suspiro.

Como un abrazo de domingo, Carlos

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco. Qué felicidad poder expresar un momento, sí, la gesta de un momento. Sólo eso.

Abrazo agradecido, Soco!

Juan Nadie dijo...

Por cierto, genial el comentario de Anthony Hopkins sobre la interpretación, sobre los gatos, sobre Olivier...

MuCha dijo...

El mar la recibe y dejamos quizás en ese momento de
Soñar.... un abrazo inmenso poeta.....

Ana Muela Sopeña dijo...

Una captura del instante llena de belleza y paz.

Un abrazo grande
Ana

MAR dijo...

Acá viene mi abrazo en las buenas y en las difíciles para reír y llorar.
Cariños.
mar

carlos perrotti dijo...

Totalmente de acuerdo, Juan.

Hopkins considera a Olivier su maestro. He podido leer ese libro de “Memorias” que cita y partes de otro llamado “Confesiones de un actor”. Olivier amaba a los gatos, en especial los siameses, y cuenta anécdotas deliciosas en ambos libros, como cuando su siamés New Boy enfermaba tras sus peleas con Vivien Leigh, obligándolo a retornar de inmediato al hogar y posibilitando las sucesivas reconciliaciones de la pareja...

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias inmensa Mucha, alentadora amiga. Abrazos y más abrazos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana, te extrañaba. Siempre tu palabra y tus observaciones hacen falta.

Otro aún más grande para vos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Mar. En las buenas y en las malas está la buena gente como vos.

Abrazo agradecido.