martes, 2 de mayo de 2017

Destrezas


(Fotografía de Edward Honaker)



Sólo me queda la certeza de que todo es
Cada vez
Un poco menos cierto
Y que ni siquiera vale la pena ser
Apenas uno
Nada más
Todo el tiempo
Sino otro
El que yo quiera
O cualquiera de los que seré
Fuera de este espejo
En el que me adentro
Antes de llegar a ser reflejo
Una infinidad de varios
Muchos
Incluso demasiados
Todos los que pueda
O dicho de otra manera
Ya no quiero ser solamente yo
Sino un rato vos
Y otro al siguiente
Por completo diferente
Ojalá pudiera
Ser éste y aquel
El que me plazca
Todas las veces que quiera
Hasta volver a ser yo
Aunque vaya a saber quién soy
Sólo tengo esa certeza
Mientras voy siendo
Quiero ser capaz de tales destrezas


24 comentarios:

MAR dijo...

Al final ni nos conocemos nosotros mismos, es la pura verdad.
Yo me sorprendo día a ´día de las pelotudeces que pienso.
Un abrazo grandeeeeeeeeeeeeeeeee
mar

María Socorro Luis dijo...


Coincido de algún modo contigo, Carlos.

Siempre he sentido que soy varios yo. Independientes wntre si, con identidad propia. Alguno, recurrente, otro, casi desconacido. uno contradictorio, otro casi perverso. Hay uno tímido, otro dominante, casi tirano...Ya ves.

Tengo en el blog algún poema y relato sobre el tema. Somos tan misteriosos...

Cariños,compañeroamigo.

carlos perrotti dijo...

…Y también genialidades, Mar. Yo me acuerdo de varias tuyas en este preciso momento. Y muy divertidas, además. Abrazo agradecido.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco. Buscaré en tu blog, claro, pero una de las grandes mentiras tal vez sea convencerse que uno es de tal o cual manera. El “yo soy así” en mi caso no es tan así. Creo que cada persona es un diamante con su multiplicidad de facetas inherentes o a cuestas.

Abrazos varios o múltiples, uno por cada faceta.

Adriana Alba dijo...

Bello!
La certeza es que todos están en el TODO y el TODO en todos.
El velo de Maya nos impide ver toda la luz y y el verdadero Ser que somos, y caemos en la ilusión de creer que nuestra personalidad es la que conduce el carruaje...



Besos sabio poeta.

ReltiH dijo...

AL FINAL RESULTA MUY ATRACTIVO EL MISTERIO DE LA EXISTENCIA. MUY PROFUNDO Y COHERENTE TU PLANTEAMIENTO.
ABRAZOS

AMBAR dijo...

Hola Carlos.
Aquí te dejo un trocito de uno de mis poemas.

Sabes de mis sufrimientos, también de mis alegrías
Te cuento yo mis secretos, eres mi amigo y mi guía
Eres el mejor refugio para mi alma intranquila
Te quiero porque te quiero, Tú, me das fuerza y me animas
Torpeza de mi entender y debería comprender
Que vas puliendo mi alma, de impurezas del ayer,
Y cepillas, rascas, pules, hasta que la ves radiante
La dejas pura, exquisita, tan clara como un diamante.

Parece ser que somos una joya en bruto, y según se pule va mostran otras facetas de su clara belleza, escondida en el cascarón de lo físico.
Una reflexión muy profunda, un abrazo.
Ambar

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana, así tal cual lo expresás, más la certeza de que nunca se termina de ser quien uno es... La ilusión será creerse lo contrario. Gracias de vuelta querida Adriana!!!


carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, ReltiH. El misterio y también lo místico insondable (que no son iguales, Pitágoras dixit) ...Tanto que desde el fondo de los tiempos y hasta el infinito le seguiremos rondando a la cuestión.

Abrazo amigo!


carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ambar... y sabes que cada faceta es la "culpable" de cada brillo, es decir cada atributo que vamos teniendo y adquiriendo y desarrollando y extrayendo y expresando... bueno, es infinito, según vamos siendo.

Abrazo agradecido Ambar.

Kasioles dijo...

Alguna vez me he hecho esta pregunta ¿Quién soy? ¿Cómo soy? ¿Soy la que yo creo ser o soy como me ven los demás?
Podría decirte que sigo con las mismas dudas y, si de algo tengo certeza, es que ya no soy la que he sido.
Siempre que vengo a visitarte, me planteas un tema que invita a la reflexión.
Quédate con un sentimiento sincero de amistad y cariño.
kasioles

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles, sí, con eso cuento, con tu sincero afecto y amistad. Mientras tanto creo que somos un promedio entre lo que fuimos y seremos, es decir, lo que ya no podemos cambiar y lo que queremos... Y creo que no está nada mal eso, el lastre y la decisión. De nosotros todo sigue dependiendo.

Abrazo agradecido, Kasioles!

Maru dijo...

Complicado Carlos, al final siempre vamos a terminar estando donde nosotros nos pongamos...pero ser, eso es otra cosa, somos únicos cada uno de nosotros, aunque difícil es saber cómo somos, conocernos profundamente, pero es un trabajo que tenemos que hacer, no hacerlo significaría haber pasado por esta vida inconscientemente y eso creo que ni tú ni yo lo hacemos amigo. Un abrazo.

Juan Nadie dijo...

"Ojalá pudiera
Ser éste y aquel".

Claro, el deseo de ser todo a la vez, todos al mismo tiempo.

De nuevo has dado en el clavo.

Kasioles dijo...

Tienes el don de llegar al corazón con el sentimiento que llevan tus letras. Mil gracias por tu comentario.
Cariños.
Kasioles

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Maru. Imposible no estar de acuerdo, aún con mis contradicciones (y contraindicaciones) de las que salgo fortalecido, casi te diría inspirado.

Abrazo una vez más agradecido por tus comentarios.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan, y lo que me gustaba también era que por momentos me salió como tarareando una canción...

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias otra vez, Kasioles, todavía agradecido por tan sentida inolvidable entrada.

MAR dijo...

:)
Que tengas un lindo fin de semana,
Cariños
mar

carlos perrotti dijo...

Igualmente, Mar, o mejor el doble de feliz para vos...

RECOMENZAR dijo...

la vida es así
un tango
un trozo
un pedazo del vivir
con un mozo

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, siempre bienvenida Mucha...

Ana Muela Sopeña dijo...

Fantástica reflexión sobre el ser y no ser. Ser uno, ser otro. Las etiquetas de uno mismo pueden poner límites a la vida. Demasiados límites. Aquí, en tu poema has logrado expresar esa necesidad de no poner límites al yo, a la vida, a la experiencia. Al fin y al cabo sólo tenemos una vida y no es bueno cercenarla.

Me ha encantado
Un abrazo
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana, sí, una vida para manifestar todos los que somos (es que vamos siendo constantemente) y todos los que seremos.

Abrazo querida Ana.