lunes, 17 de abril de 2017

Metáfora de la impermanencia





El rocío, su impermanencia
En su eterna inalterable finitud
Reside su elemental existencia
Como una efímera emanación
De fugaz barniz de luz se disuelve
Al color del sol y al calor del aire
Sobre la húmeda piel de verdor
Del perfume del día cuando abre


8 comentarios:

Kasioles dijo...

Cuando estoy en el campo y el verano da a su fin, me gusta levantarme pronto para ver esas minúsculas gotas de rocío sobre el césped o las plantas. Cuando los rayos de luz inciden en ellas, tengo la sensación de que brillan como minúsculas estrellas, pero al poco se desvanecen ¡lástima que en esta vida todo sea tan efímero!
Cariños.
kasioles

carlos perrotti dijo...

A eso mismo intenté aludir, a esa condición tan efímera, permanentemente impermanente en la naturaleza del rocío. El propio concepto de impermanencia es algo tan inasible, verdad?

MuChas gracias, Kasioles, por el aliento de siempre. Abrazo!

AMBAR dijo...

Hola Carlos, paso del blog de Kasioles.
Me gustan tus letras ya he dado un repaso, quise seguirte pero no encuentro el panel de seguidores.
El rocío es impermanente pero bello, me gusta ver las rosas y las plantas del jardín cuando el rocío las acaricia, en las mañanas de primavera.
Con afecto.
Ambar

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ambar. La belleza misma es impermanente. Y qué no lo es en última instancia, verdad? Pasaré por tu blog. Hasta muy pronto... Un abrazo muy agradecido por tu comentario.

Maru dijo...

Hoy el rocío ha logrado sugerirte este bonito poema, dichoso tú tan sensible a la vida. Un abrazo Carlos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Maru. Así sale, pero no siempre... porque también es impermanente la inspiración, no?

Otro abrazo para vos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Qué preciosa la impermanencia del rocío, Carlos:

Ya solo sentir esa imagen aporta levedad al ser.

Un poema evanescente...

Me ha encantado
Un beso
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana, el rocío en un intento de describir o pronunciar su cautivante levedad.

Abrazo!