viernes, 28 de octubre de 2016

1957





Mil novecientos cincuenta y siete días hace que se fue
Y su ausencia permanece inalterable aquí conmigo
Así como las hojas en otoño se vuelven amarillas
El recuerdo nunca deja de volverse color olvido


¿Cuándo el porvenir podrá por fin venir de algún lado?
Sueños rotos, aire estrangulado, tiempo malherido
Todo lo que deseo son meros ecos de lo perdido
Tal vez porque sólo se pierde lo que se creía ganado


Ojalá el pasado fuera algo que en realidad ha pasado
¿Para qué el mañana si no vas a estar allí para dármelo?
Una cosa es sentir como una eternidad tu ausencia
Y otra muy diferente sentir la ausencia de eternidad





10 comentarios:

Kasioles dijo...

Más de 3000 días hace que partió, sé de ausencias, de vacíos, de soledad, añoranza y dolor.
Ante el destino y la ley impuesta de vida, nada se puede hacer.
Pero hay algo en tu poema que me ha llegado muy hondo, es cuando dices:"EL RECUERDO NUNCA DEJA DE VOLVERSE COLOR OLVIDO"
Muchas veces me he preguntado: ¿Qué sería de mí si me faltasen los recuerdos? Con los años, me da tanto miedo perderlos...
Cariños.
kasioles

Ana Muela Sopeña dijo...

Bello en su desolación.
Trece días desde que se fue y aún no he aterrizado del todo.
Me uno a este canto a la ausencia.

Un poema, Carlos, infinitamente bueno y...tan triste que desgarra las lianas del corazón del mundo.

Un abrazo grande
Ana

carlos perrotti dijo...

Gracias, Kasioles. Un verso que conmueva a alguien es todo lo que pido. Un abrazo.

No me olvido de tu último escrito. Gracias de nuevo.

carlos perrotti dijo...

Así salió, Ana. Calculé los días, jugué con las palabras y los tiempos, busqué dos fotos en mi archivo que "redondearan" lo que quería decir. Eso fue todo. Abrazo grande y muy agradecido.

Juan Nadie dijo...

"Sueños rotos, aire estrangulado, tiempo malherido"

Ese verso.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. Un verso, sólo uno, para dejar constancia de cómo se siente.

Adriana Alba dijo...

Profundo y emotivo.
Ausencia de eternidad...

Besos Carlos.

carlos perrotti dijo...

Así salió. Son de esas cosas que uno no quisiera tener que leerse. Pero de sinceridad se trata y así salió. Gracias, Adriana.

María Socorro Luis dijo...

Qué bello y qué tierno, Carlos.

Es posible que nunca se haya ido. Que esté ahí, contigo, inmaterial y sin tiempo, pintándote de oro los otoños y colgando en tu frente esos recuerdos...

un abrazo muy fuerte

carlos perrotti dijo...

Gracias, Soco. Así salió, así siempre suele salir. Alguna vez lo lograré trasmitir.

Hermoso comentario. Un gran abrazo.