sábado, 10 de febrero de 2018

Tiene alas el instante






Alado instante que oscila
En suspensión
Rasga la siesta
Liba la flor
Corcoveando en medio del verdor
Del follaje
Casi un vahído del color
Su plumaje
De tonos cálidos en verano
Y en otoño, fríos
Aleteando adentro mío
Como un extraño fulgor de la tarde






Tiene alas el instante
Y forma de colibrí
Muchas veces zumbar lo oí 
Y de reojo lo ví vibrar
Sin moverse de su lugar
En algún punto impreciso del aire



(René Magritte - Hummingbird)


14 comentarios:

CÉU dijo...

Hola, Carlos!

Belissimo y filosófico poema. Hablas de aves, pero estabeleces comparações com atitudes humanas.
Apreciei mucho la pintura.

Besos y bon fin de semana.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, CÉU, te extrañaba. Magritte es tan grande!

Abrazos!

Juan Nadie dijo...

Genial comparar el instante con el colibrí
"...de reojo lo ví vibrar...
En algún punto impreciso del aire"

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. A veces salen (y vuelan) las cosas...

Kasioles dijo...

Me encanta cuando dices:"Tiene alas el instante y forma de colibrí"
Seguro que, por ser los instantes inasibles y tan minúsculos, los comparas con esos pequeñísimos pájaros que vuelan incansables libando de flor en flor.
Si yo pudiera detener los instantes, si por un momento los asiera entre mis manos, arrancaría sus alas para detener los momentos felices de mi vida que aún añoro con ansiedad.
¡Bonita tu forma de versar los instantes!
Te deseo un buen fin de semana con tu familia.
Cariños.
kasioles

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles. Alguna vez escribí que la poesía es la instantánea revelación sobre la realidad del instante. Creo mucho en eso. Son instantes de detección o captación que permanecen inalterables y por lo tanto eternos en un poema. Lo mismo nos pasa a todos con nuestra cosas, lo mismo te pasa a vos, amiga, con sentimientos y recuerdos y alegrías y sinsabores que permanecen inalterables (instantes que existen en el reino de la mente) tan tuyos y de nadie más, tan inolvidables, como partes del poema o la historia que estás (de alguna manera escribiendo) viviendo...

Te mando un abrazo grande. Y gracias de nuevo.

Adriana Alba dijo...

En muchas tradiciones, las plumas de Colibrí son atesoradas por sus cualidades casi mágicas. Se dice que el Colibrí trae amor como ninguna otra medicina puede hacerlo, y su presencia trae alegría al observador. Para los Mayas era un animal sagrado.

Tu poema endulza y magnifica...es pluma y magia en cada verso!
Besos querido Carlos.

carlos perrotti dijo...

Muchas grscias, Adriana, y tengo entendido que más al norte, entre los navajos, hopis y shoshone, por ejemplo, el colibrí es devocionado como un ser más allá de lo animal. En mi jardín están siempre, pero muy pocas veces puedo detectar su presencia. Son parte del tiempo pero apenas se logra captarlos por instantes. Nunca se posan para que los pueda admirar, fluyen constantemente, son impermanentes. A veces tan sólo los escucho vibrar o rasgar el aire. Sólo cuando liban en alguna flor es posible verlos con total nitidez, en suspensión. Son mágicos también.

Muchas gracias de nuevo Adriana, Abrazo gigante.

María Perlada dijo...

***Alado instante que oscila
En suspensión***

Instantes mágicos y llenos de vida y altos vuelos, así te percibo, así te siento cuando te leo entre versos.

Un placer leerte, amigo poeta.

Muchos besos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, María, un placer que estés allí, siempre alentándome. Me gustó escribir los versos que vienen a mi mente cuando veo un colibrí. Son intentos de describirlo (de alguna manera) como metáfora del instante.

Muchas gracias de nuevo, María poeta amiga. Abrazos y besos.

Alicia dijo...

Es verdad, los instantes tienen alas y vuelan, como el colibrí. Precioso poema. Abrazos

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Alicia... y, cosa rara, me siguen gustando la mayoría de sus versos.

Abrazo.

Mª Socorro Luis dijo...


Precioso poema, colmado de magia, lirismo y significado. Enhorabuena y abrazo, Carlos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco, amiga. Los instantes tienen alas y van y vienen revoloteando a nuestro alrededor sin permanecer ni desaparecer "ni por un instante..."

Abrazo agradecido una v más...