martes, 7 de febrero de 2017

Moebius


(Moebius Birds, obra de Maurits Cornelis Escher)





El mañana no viene
Inmóvil como el horizonte
Ni siquiera se acerca
Entretanto el ayer regresa
Igual que las flores en primavera
Apenas el presente se sucede
E imperceptiblemente se mueve
Y se aleja, como la marea
Llevándose tus pasos perdidos
Sobre la arena
De la eterna ribera del Tiempo
Que ahora mismo converge
En su devenir constante
¿Acaso no ves que no hay nada
Entre cada instante?
Nada excepto desiertos
Y océanos de eternidad, distantes
Todo no es más que una mera dilatación
Del ayer que no tiene adonde ir
Y una contracción del porvenir
Que sólo puede confluir en este presente
Sucesivo, incesante
Que no hace más que reanudarse
Continua y simultáneamente
Mientras el después viene antes...



22 comentarios:

Kasioles dijo...

Ni siquiera te conozco hace mucho pero, cada vez que te leo, siempre me dejas pensando un buen rato.
Y no te falta razón, no hay nada entre cada instante, hasta diría que ni en el instante en sí, es tan efímero,que se me escapa de las manos, incluso del recuerdo.
A veces me encantaría recopilar instantes y hacer con ellos algo hermosos, pero son como mariposillas voladoras que emprenden el vuelo cuando quiero acercarme.
Dentro de un rato tengo que ir a clase, por el camino llevaré en mente: "Mera dilatación de un ayer, que no tiene adonde ir, y una contracción del porvenir que confluye en un presente"
Ah! Agradece a tu señora que te trate tan bien, conozco el sabroso congrio, pero he de decirte que si bien las primeras rodajas que están a continuación de la cabeza son una verdadera delicia y no tienen ninguna espina, el resto no es nada agradable de comer, siempre aparece alguna y yo lo suelo utilizar para hacer caldos. La parte abierta es la que se utiliza.
Salúdala de mi parte.
Dejo cariños para compartir.
kasioles

Maru dijo...

Inquierante percepción, me quedo con un ahora sentido, vivido, el después será otro ahora ,pero, que todo sea una ilusión? Quizá...pudiera ser...Abrazos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles, tan inasible el instante que en realidad puede no ser efímero sino eterno. Fíjate que para mí la poesía es eso, detectar algo instantáneo que en el caso de los grandes maestros de la poesía es revelado para siempre. La eternidad del instante, inalterable, la que es trasladable y comprensible en la vida cotidiana, estoy lleno de instantes perfectamente delimitados e inolvidables.

Sí, creo que todo no es más que una mera dilatación del ayer (que no hace más que regresar porque no tiene adonde ir) y una contracción del porvenir (que inmóvil como el horizonte ni siquiera se acerca) en este presente (eterno presente) que al menos yo no alcanzo a definir exactamente cuándo empieza y en qué punto termina exactamente.

Gracias, Kasioles, mis intentos de poesía tienen demasiado premio cuando te los llevas en mente. Abrazo gigante.

carlos perrotti dijo...

Como en la cinta de Moebius vivimos en un plano que es un devenir en el que tiempos y percepciones se mezclan, como en un juego. Al menos así (a veces) lo pienso.

Muchas gracias, Maru. Abrazo grande.

Juan Nadie dijo...

Inquietante y magnífico poema de un experto en el devenir del Tiempo y sus paradojas:

"Todo no es más que una mera dilatación
Del ayer que no tiene adonde ir
Y una contracción del porvenir
Que sólo puede confluir en este presente"

Sí. Subrayaría todo el poema.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan, y también a Borges que me anima a jugar "los juegos del Tiempo". Escher es sublime y dice más que todas mis palabras. Gracias.

Juan Nadie dijo...

Escher siempre es una inspiración.

carlos perrotti dijo...

Ya un clásico, como Man Ray. Siempre nos salvan.

Ana Muela Sopeña dijo...

Sensacional poema que nos permite reflexionar sobre el devenir, el tiempo, el pasado, el presente y el futuro. Una sucesión de instantes es la vida. Pero ¿dónde está el pasado y dónde está el futuro? En nuestra mente...

En realidad todo es presente. Si no pensáramos sobre el pasado y el futuro sólo existiría el eterno presente.

Has logrado una reflexión de altura con gran belleza.

Tu poesía siempre me recuerda al libro del Tao. Sabiduría, filosofía, belleza, meditación sobre la existencia. Paradojas, contradicciones. Tesis, antítesis y síntesis.

Un poemazo, diría yo
Un fuerte abrazo
y...
felicitaciones
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana. Ojalá lo que escribo causara la reflexión que me causan los comentarios que me dejan, como este tuyo... Claro, sólo vivimos un eterno presente que no podemos parcelar ni delimitar con precisión. Alguna vez escribí algo así, creo que lo recuerdo, otro casi haiku: nada comienza, tampoco termina, todo continúa.

Abrazo gigante y agradecido por tu aliento de siempre, Ana.

Carmen Troncoso dijo...

Magnifico Carlos!! El ayer no tiene donde ir, es una frase tan intensa. Me ha encantado este poema! Un abrazo feliz amigo!

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Carmen. Qué puede hacer hacer el pobre ayer que no tiene adonde ir. Ni siquiera escapar de lo que fue.

Abrazo grande.

MAR dijo...

No nos queda más que tratar de ser sabios y vivir a borbotones cada momento.
Te dejo algo lindo que encontré de los gatos, como a mi también me gustan .
ACA VA
osho
Ves dormir un gato, se relaja completamente sin ninguna tensión pero esta completamente atengo al mas mínimo movimiento salta y esta listo.
LOS GATOS SIEMPRE CAEN PARADOS
LOS AMO
Cariños para ti lindo amigo
mar

carlos perrotti dijo...

Mil gracias, Mar. Sos una genia. Le buscaré un epígrafe y lo subiré a mi sección gatuna. Los amamos, cierto. Gracias de nuevo!

PD: Lo de vivir a borbotones a cada momento también es genial.

Abrazo.

carlos perrotti dijo...

...Epígrafe? Una foto o ilustración, claro.

María Socorro Luis dijo...


Ay, Carlos, Me dejas callada, ensimismada...

Besos de buenas noches

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco. Espero que eso sea bueno.

Besos y abrazos y gracias de nuevo.

RECOMENZAR dijo...

El pasado
el presente
el ayer hoy o mañana,
la vida es una calesita
que te da besos en la cara

Adriana Alba dijo...

...Nada excepto desiertos
Y océanos de eternidad, distantes
Todo no es más que una mera dilatación
Del ayer que no tiene adonde ir
Y una contracción del porvenir...

Dilatación y contracción, Manvantaras y Pralayas, Leyes Universales, una exelente análogía se desprende de tus estupendos versos.

Me encantó!
Besos Carlos

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias siempre, Mucha. Besos para vos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana, también por desasnarme. Salgo a la búsqueda de esos conceptos. Tal vez como dijo Octavio Paz: "Cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro." Ojalá.

Abrazo grande!

carlos perrotti dijo...

Y agregaría que cada poeta busca algo en el poema...