lunes, 13 de febrero de 2017

Inconclusión


(Fotograma del film Emak Bakia, dirigido por Man Ray) 



Me pasó que desperté
Musitando que los sueños están hechos de ayer
Y vacíos de mañana
Y que nada es finalmente como lo ves
¿Quién puede asegurar que algo es
Cuando todo constantemente cambia?
Sería una inconclusión
Como olvidar lo que no sabés
Como si antes viniera después
Como soñar que desperté
¿Quién puede asegurar que algo es
Cuando todo constantemente cambia?


14 comentarios:

Kasioles dijo...

Cuando te leo, siempre me dejas pensando.
Y sí, puedo entender que muchas cosas estén sometidas a un cambio constante, aunque no nos demos cuenta.
Pero cuando los sentimientos, se grabaron a fuego cual afilado buril, en el fondo del corazón, dime: ¿Sabes cómo cambiarlos?
Soy feliz si sueño con el ayer, quizás no tenga mañana.
Hoy, día de los enamorados, disfruta de cada instante, trata de retenerlo pues también es escurridizo y desaparece rápido.
Cariños y feliz día de San Valentín.
Kasioles

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles. Lo que en ningún momento cambia es el cambio de naturaleza inmutable que no hace más que cambiar todo el tiempo. En cuanto a los bellos sentimientos grabados a fuego de los que seguro hablas, como dices, cambian imperceptiblemente y progresan y se re dimensionan en tanto les descubrimos o recordamos aspectos que no atendimos o pasamos por alto, pero cambian, claro que cambian, ya el solo hecho de persistir les agrega edad o duración, valor, fuerza, influencia... Pero bueno, que no soy filósofo, sólo trato de explicar lo que me sale que no siempre tiene explicación y que incluso suele cambiar con las horas.

Respecto de San Valentín te cuento que estoy escuchando una canción que de alguna manera comparto y te dedico en este día. Tantas veces he escuchado esta canción de Bob Dylan que no recuerdo una sola vez que haya sido la misma o la haya yo sentido o percibido igual.

Te mando un grandísimo abrazo, Kasioles, y te dejo al menos una parte de la letra de “Love Minus Zero, No Limit”, que a ella me refería:

“My love she speaks like silence

Without ideals or violence

She doesn’t have to say she’s faithful

Yet she’s true, like ice, like fire

People carry roses

Make promises by the hours

My love she laughs like the flowers

Valentines can’t buy her…”

Kasioles dijo...

Esta mañana, después de haberte escrito el comentario, he tenido que salir de casa y, mientras caminaba por la calle, sumida en mis pensamientos, le daba vueltas a lo que te había dicho sobre mis sentimientos, enseguida me di cuenta que había pasado por alto varios aspectos en los que sí han cambiado (reconozco que tienes razón) y no pude por menos que compararlos con el vino y me sonreí (si alguien me observara no sé lo que pensaría)lo cierto es que, cada año que pasa, tienen más solera y soportan el peso de la añoranza que antes no tenían.
Escucharé la canción de BOB DYLAN, pero no sabré lo que dice, yo soy de la época en la que se estudiaba Francés en los colegios e institutos.
Tendré que pedir ayuda a mis hijos o nietos.
Gracias por todo.
Cariños.
kasioles

carlos perrotti dijo...

Te encantará, creo. Se trata de una visión o versión sobre el amor, o mejor dicho sobre el enamoramiento, muy a lo Dylan, claro.

Muchas gracias de nuevo, Kasioles...

Juan Nadie dijo...

"¿Quién puede asegurar que algo es
Cuando todo constantemente cambia?"

El tiempo inaprensible.
Buenas reflexiones, a las que ya nos tienes acostumbrados. Pero siempre nuevas.

Sin embargo:

"Tiempo, no has de jactarte de mis cambios:
alzas con nuevo brío tus pirámides
y no son para mí nuevas ni extrañas
sino aspectos de formas anteriores." (William Shakespeare)

carlos perrotti dijo...

Palabras mayores, William. Como los fractales, verdad? Lo mismo ad infinitum, con sus repeticiones. O variaciones?... Será que el cambio son variaciones de una misma esencia?

Muchas gracias, Juan!

Por cierto, es muy buena también la traducción del otro William:

"No tiempo, de mis cambios no habrás de envanecerte,
aunque alzas tus pirámides con un nuevo vigor,
nada extraño o distinto veo en ellas, de suerte
que no son más que aspectos de una forma anterior"

Ospina, claro.

Juan Nadie dijo...

Muy buena traducción, sí señor, casi me gusta más que la Mujica Láinez, que es la que yo he puesto.

(Por cierto, entre paréntesis, cuando tengas un rato abre tu correo de gmail)

carlos perrotti dijo...

Sí, hace que el texto fluya aún más... que las rimas impacten más.

Ese "aunque" y ese "de suerte que no son más que"... enlaza más los versos, cada verso le tira el anzuelo al siguiente, no? Me gusta porque está actualizado para una mejor lectura.

Juan Nadie dijo...

Sí, estoy de acuerdo contigo.
Ospina, ahora mismo, es palabra mayor.

carlos perrotti dijo...

Anoche vi la gran película de Mankiewicz sobre el Julio César de Shakespeare. Me ayuda mucho a leerlo. Gracias otra vez, Juan.

Juan Nadie dijo...

De nada, es un placer. La película es una traslación casi literal (en los textos) de la obra de Shakespeare y, efectivamente, ayuda.

Ana Muela Sopeña dijo...

Una reflexión muy certera, Carlos:

Realmente todo es impermanencia. No sabemos si nuestros sueños son sueños y la vigilia es la realidad o es al revés.

Me gusta cómo juegas con la realidad a través de la palabra.

Un beso
Me encantó
Una delicia de versos
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana. Es exactamente como lo decís: lo que me sale hacer es jugar con las palabras (muchas veces me encuentro garabateando las palabras, como jugando, buscándoles un lugar) y a veces el resultado es interesante.

La impermanencia es un concepto a través del cual tiendo a pensarlo todo.

Un beso, Ana.

carlos perrotti dijo...

Y a comprenderlo, Juan. Shakespeare es un capo. A años luz.