martes, 28 de febrero de 2017

El mañana nunca deja de volverse ayer


(Man Ray - Ostrich Egg – 1944)



El mañana nunca deja de volverse ayer
Y es entonces cuando todo se reanuda otra vez

El mañana nunca deja de volverse ayer
Lo real se mira siempre en el espejo de lo que soñé

El mañana nunca deja de volverse ayer
Imposible es desconocer lo que es posible no ver

Lo perdido debe andar por ahí, sin saber adónde ir
De modo que sólo queda reencontrarlo

El mañana nunca deja de volverse ayer
Otra prueba de que antes viene después



8 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Bellísimo!
Te dejo abrazos y un regalo:


Si estás buscando la Realidad verdadera, y puesto que la Realidad es Todo, tiene que estar aquí, ahora.
Si estás buscando tu verdadero Ser, y puesto que estás aquí, tu Ser también debe estar aquí, ahora.
Cualquiera que sea la palabra que estás utilizando para "Eso", es posible que no lo veas, es posible que no sepas lo que es, pero sin lugar a dudas debe estar aquí, ahora.
No necesitas alcanzarlo por ninguna práctica progresiva.
¿Y qué es aquí, ahora?
Una increíble cantidad de múltiples percepciones que aparecen y desaparecen en el sensible espacio sin límites que tú eres."


Mauro Bergonzi.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana. Interesantísimo Mauro Bergonzi. No lo conocía y gracias también por acercármelo. Su idea de no-dualidad me convence. No creo en la unidad o inseparabilidad de sujeto-medioambiente, materia-espíritu y todos "los supuestos opuestos" que podamos citar, porque tales conceptos implican la aceptación de dos fenómenos o manifestaciones diferentes que se unen o que existen por separado, lo cual me impide la comprensión de que ambos fenómenos o manifestaciones en realidad no existen el uno sin el otro o, mejor dicho, existen cada uno por el otro.

Ojalá haya sido claro. Abrazo agradecido como siempre, Adriana.

Ana Muela Sopeña dijo...

El tiempo es una paradoja. Sólo existe el eterno ahora. El pasado y el futuro son construcciones de nuestra mente, pero... gracias a esas percepciones de nuestra mente en forma de memoria y de proyectos construimos nuestra identidad. Si no fuera así sentiríamos sólo el instante. Lo cierto es que vivimos más intensamente gracias a la percepción del pasado, presente y futuro. Cuando el presente no es muy intenso y nos limitamos a cumplir con la rutina de cada día el recuerdo de lo bueno y los proyectos para el futuro nos ayudan a seguir adelante y no morir en ese estado alienado que puede llegar a ser la rutina. Cuando el presente es muy intenso pensamos menos en el pasado y en el futuro. Es complicado esto del tiempo, pero desde luego da para mucho.

Me ha gustado este poema, Carlos, porque nos invitas a pensar hondamente sobre el tiempo y sus posibilidades.

Un beso grande
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana, vos me hacés pensar: "gracias a esas percepciones de nuestra mente en forma de memoria y de proyectos construimos nuestra identidad..." No puedo menos que asentir, mientras le sigo dando vueltas. También la comprensión es una construcción constante.

Otro beso para vos.

Kasioles dijo...

"EL MAÑANA NUNCA DEJA DE VOLVERSE AYER"
Y es que se nos pasan tan rápido las horas... que he de reconocer que tienes razón y, si te digo la verdad, me encantaría que estuvieras equivocado.
Yo soy de las que me gustaría retener el tiempo, los momentos felices que he vivido, dilatar los instantes en que me he sentido feliz con la persona amada y grabarlos a fuego en el corazón.
La realidad me lleva a reconocer que todo se convierte rápidamente en pasado, ahora mismo que te escribo, lo hago en otro tiempo, en una mínima parte de un futuro que, según voy uniendo letras, se convierte en un pasado.
Un bonito epitafio sería: SOY UN AYER QUE SOÑÓ CON SER MAÑAÑA.
Siempre que vengo a visitarte me dejas pensando.
Cariños y buena semana.
Kasioles

MuCha dijo...

yo soy totalmente hoy
el pasado se recuerda cuando el hoy no es importante
y el mañana no existe por lo tanto sigamos adelante

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles, y es absolutamente cierto: escribes y sientes en otro tiempo, un tiempo en movimiento que logra integrar (ahora que lo pienso, como cuando integras ingredientes y tiempos en tus recetas) …un tiempo que logra integrar en un instante (presente) tu experiencia (pasado) y tus deseos (futuro), y lo mismo ocurre cuando te leo en tu blog, creo que ya te lo dije, tienes una coherencia entre lo que dices, haces, ofreces, sientes, sueñas, cavilas, recuerdas, compartes... Ojalá lo esté diciendo claro.

Comentarios como los tuyos me dejan pensando, Kasioles. Y versos como SOY UN AYER QUE SOÑÓ CON SER MAÑANA son tan conmovedores e inolvidables, tanto en su letra como en su espíritu.

Un gran abrazo siempre agradecido.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Mucha. No me cabe duda, cada letra tuya es fiel a vos misma: mucha mujer...

Recuerdas el libro de Marta Mercader?

Te mando un gran abrazo!