martes, 3 de enero de 2017

Poema (traspapelado) de 2016




Llueve. Se hizo de noche el día
El tiempo está loco
Chusmean en los balcones las vecinas
Subo el volumen. Llueve
El violín de Stéphane Grappelli me empaña
Con tan húmeda y tanguera melodía 





Llueve. O tal vez sea el aire que no deja de lagrimear
Anoche encontré tus ojos en un sueño
Y no acabo de despertar




Llueve. Se eriza la piel del viento 
Mientras vos transparecés
Espiando a través de lo que siento




Llueve. Boca arriba sobre el pasto
El cielo es un lienzo violáceo del que gotean estrellas
Esquirlas de lluvia flotan en el aire de la siesta




Llueve. Murmuran en lila las azaleas
Cada brizna de cada instante las envuelve
Aunándose en forma fugaz de brisa
Meciéndose invisibles
Al calor informe y transparente
De unas bocanadas de sol que arden
Cuando en amarillo
Alardea la tarde
En transiciones circulares
Con intersticios dorados
Curvos ecos violáceos
Brillos grisáceos y rosados
Que la lluvia va dejando olvidados
Sobre el pasto y en los árboles
Donde las hojas mustias musitan  
Arrullándose unas con otras
Como zorzales
Entre los tiernos tallos
De un naranja encendido en sus bordes
Repiqueteando en ocres
Y en marrones acordes
Subiéndose por las ramas
De la rosa china que afina
En bordó y en todos
Los infinitos tonos del verde
Con ese color empañado
Que la sombra tiene
Y que viene del azul
Como el que la lluvia llueve
Pintando la siesta de mi jardín
Mientras el día vuelve




Llueve. Suena feliz
El piano de Michel
Looking Up
El cielo es un estanque
De peces de luz que vienen y van
Llueve Michel Petrucciani
Looking Up





12 comentarios:

Kasioles dijo...

No hay duda de que eres un gran poeta.
Me imagino una siesta de flores en tu jardín, interrumpida por la lluvia que cae suave sobre las hojas de tus azaleas y se me cierran los ojos porque, tus letras, me han hecho soñar despierta.
He leído el poema teniendo como música de fondo las notas que desgrana ese violín, y me ha parecido algo precioso para empezar así este nuevo año.
Con el deseo de que tu inspiración siga al mismo ritmo, te dejo cariños junto con mis mejores deseos en este 2017.
Kasioles

carlos perrotti dijo...

Muy agradecido, Kasioles, siempre sensible y generosa con tus comentarios. Así salió este poema que se me había traspapelado y que subí para que no se pierda... Me gustan mucho esos tracks de música que escuché aquella siesta mientras llovía y garabateaba lo que me venía a la cabeza.

Te retribuyo tanta buena onda de siempre con mis mejores deseos de paz y prosperidad para vos, los tuyos y todos los que quieras en este 2017. Abrazo agradecidísimo.

Juan Nadie dijo...

Habría sido una pena que se hubiese perdido este poema fragmentado, aunque lleno de unidad.

"Esquirlas de lluvia flotan en el aire de la siesta"

¿Y ese verbo inventado?: Transparecés. Genial.

Fantástico el Petrucciani. Lo que la naturaleza no le dió lo suple con sensibilidad.

María Socorro Luis dijo...


Hermosa evocación, Carlos.

Esa lluvia a ritmo de violín y de piano y la añoranza de unos ojos amados... Deslumbrante.

Que el nuevo año te traiga muchos versos y muchos besos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. Se había hecho de noche el mediodía y llovía tan fuertemente que mientras clareaba la siesta al ritmo de unas densas bocanadas de sol el aire se llenaba de esquirlas de lluvia entre las gotas que caían... Algo como la imagen de la primera fotografía.

Me gustó eso de transparecer. En la atmósfera de ese momento y lugar todo transparecía.

Un portento Michel Petrucciani.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco, un gran aliento tus palabras. Todo ese disco, Flamingo, y el documental de Petrucciani con Grappelli y Charles Lloyd (está en youtube) han sido y siguen siendo una gran inspiración... Como esos ojos que cada día veo en todo momento.

Que este año y el próximo y los que vendrán te traigan toda la alegría y prosperidad, y mucha poesía que, aunque te sobra, siempre se necesita. Gracias otra vez.


MuCha dijo...

llueve el sonido de la lluvia me adormece
Llueve no salgo de mi casa
y entre el silencio y la lluvia me enfrento
a la soledad que a veces me pasa.
Un aplauso campeón

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias una vez más, Mucha, por tu poesía instantánea... Un gran abrazo.

Adriana Alba dijo...

La lluvia...musa de todo poeta, fascinantes versos Carlos!
Y la música la frutilla del postre.
Besos y buen comienzo de año.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana. Así salieron y, cosa rara, me gustan cada vez más.

Por otro lado, no olvides que pronto subo al Ángel Lito desde tu blog.

Abrazos y lo mejor para vos este, el próximo y cada año...

Ana Muela Sopeña dijo...

Fabuloso este poema de retazos de lluvia, soledad, belleza, contemplación y recuerdos.

Es un gran poema, Carlos y merece ser leído y disfrutado muchas veces.

Te dejo mi enhorabuena
Mis mejores deseos para este año nuevo que comienza
y un fuerte abrazo
Ana

carlos perrotti dijo...

Agradecídisimo, Ana. Se me había traspapelado en algún momento entre septiembre y octubre del año pasado. Y contiene versos que de verdad me gustan.

Lo mejor para vos y recuerda: este será el año y cada año de aquí en más... Abrazos hasta entonces.