viernes, 20 de enero de 2017

Las palabras (3)


(Fotografía de Erwin Blumenfeld)




Las palabras se desnudan
Dejan caer lentamente
Las vocales y las consonantes
Los acentos, si es que los tienen
Sus significados cambiantes
Los puntos, comas y diéresis
Sus respectivos sonidos e ideales
Hasta revelarse tal cuales son
Luciendo, todas sin excepción
La misma desierta piel de silencio



13 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísima esa piel de silencio, Carlos:

Las palabras desnudas...qué hermosa metáfora del descenso al mundo interior, donde no habita la cháchara sino el gran silencio.

Preciosa propuesta poética.

Un abrazo grande
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana. Así me salió ayer, pero no encontraba con qué ilustrarlo. Pero afortunadamente los genios como Blumenfeld siempre te salvan.

Sí, el silencio es la esencia de la palabra, sabio silencio donde no habitan las habladurías ni el palabrerío. Gracias una vez más, ANa.

Kasioles dijo...

Cuando se desnudan las palabras y se dejan reducidas a la mínima expresión, como es el silencio, aún nos queda ese otro lenguaje no verbal para expresar los sentimientos.
¿Será por eso que a mí me gusta mirar siempre a los ojos?
Cariños.
kasioles

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles. Seguro que sí. Me encanta eso: las palabras apenas como un eco de lo que ya dijeron los ojos.

Un gran abrazo.

Carmen Troncoso dijo...

Siii, muy bueno Carlos, porque las letras siempre tienen algo solitario. Un abrazo feliz!

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Carmen. Otro gran abrazo feliz para vos.

Adriana Alba dijo...

Una belleza!
Creo que el silencio es la verdadera raíz de Todo, el lenguaje de Dios, incluso si no creen en
El.
En la Kábalah por ejemplo (disciplina que me encanta y forma parte de mi vida) las letras son tan importantes y sagradas, que cada una de ellas tiene un Universo propio.
Entiendo que el poeta va descubriendo esos universos paso a paso y al final del arcoiris aparece el Gran Mago que todos llevamos dentro.

Mil besos Carlos.

Juan Nadie dijo...

No recuerdo bien qué poeta (creo que era Juan Ramón) decía que quería que la palabra no significase la cosa sino que fuese la cosa misma. Lo decía mejor, claro.
Pero también dijo Julio Cortázar que "las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma".

Juan Nadie dijo...

Y Antonio Gamoneda: "Yo no sé lo que sé hasta que no me lo dicen mis propias palabras."

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana. El silencio de donde todo viene y adonde todo va, dicen, no? El silencio que nada logra hacer callar.

Y mil más para vos, Adriana.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. Los tres, maestros, lo dicen inmejorablemente, pero la cita de Gamoneda me pone de rodillas. Sinceramente. Mejor me silencio. Qué pùede uno decir que siquiera empate tamaña enseñanza...

RECOMENZAR dijo...

desnudaRSE DE PALABRAS ALGO SAGRADO EXPONERSE ANTE LA GENTE DESNUDO DE ALMA
BELLO PENSAMIENTO ABRAZOS

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Mucha, buena lectura la que hacés. Abrazo grande.