lunes, 3 de octubre de 2016

Haikus para armar un poema al vino




No he bebido
Jamás mejores vinos    
Que de tus labios


Sabios en vicios
Impúdicas visiones
Y sinsabores


La noche vuela
Negra como un cuervo
Bajo la luna


Tu cuerpo quema  
Me entibia los ojos
Cuando te veo


Un manso azul
Y el rubor del fuego
Se vuelven bordó


Jugo de cielo
Y de rosa íntima    
Se entreveran


El vino tiene
Forma de melodía
Como tus senos


Un sopor sensual
Manosea mi alma
Mientras te bebo


El beso más cruel
Me dejas en la boca
Mi Lady Malbec 


(Jules Laforgue)


17 comentarios:

MAR dijo...

Te ha quedado perfecto!
Salud por ese vino de labios deliciosos y mágicos que nos da la vida.
Un abrazo grande y una linda semana
mar

carlos perrotti dijo...

Salud por el vino chileno y sus poetas!

Gracias, Mar, igualmente para vos.

Adriana Alba dijo...

Preciosos!
Cuanto misticismo encierra la palabra vino, la palabra pan...de alguna manera me recordaste a el Rubaiyat de Omar Khayyam.

...

Aquí, bajo la enramada, con una hogaza de pan,
una redoma de vino, un libro de versos
y Tú, junto a mí, cantándome en el desierto:
ahora el desierto ¡se ha vuelto un paraíso!

Abrazos Carlos.

carlos perrotti dijo...

Con qué poco todo, verdad? El espíritu del vino a mí me da que tiempo es lugar, una misma cosa, una armonía.

Muchas gracias, Adriana como siempre, iluminadoras palabras, esta vez guiándome a Rubaiyat.

Juan Nadie dijo...

Volveremos a recordar: "Si el vino viene, viene la vida", que dijo el argentino para siempre.
Y que han dicho tantos: nos acordamos de LiPo, de Khayyam, de.. Caballero Bonald, por ejemplo... y échale...

carlos perrotti dijo...

Sabio don Horacio que todavía anda por ahí prescribiendo el mismo remedio para todos los males de este mundo: la alegría del vino. Gracias, Juan.

marian dijo...

Venga, confiesa, Carlos, ¿cuántas copas ha caído para semejante inspiración?

marian dijo...

Se podría "armar" una buena (etiqueta) si apareciera en algunas botellas de vino de Rioja, por supuesto:) la leyenda:

Un sopor sensual
Manosea mi alma
Mientras te bebo

carlos perrotti dijo...

jajaja. No se te escapa ninguna, Marian. Varias botellas de Malbec con amigos y mucho blues. Eso sí, no mezclamos las cepas...

Qué buena idea! Toda tuya. Alguna vez beberé ese néctar de Rioja.

María Socorro Luis dijo...


Un buen vino se merece haikus tan bellos.

Blues lentito.
Una copa de vino,
y tu sonrisa.

Con mi abrazo, Carlos

carlos perrotti dijo...

Gracias, Soco, bellísimo haiku. Hay como una unicidad entre blues y vino, no?

De paso te cuento que miércoles o jueves (con tu permiso, cosa que se agradece) saldrá en mi sección gatuna tu poema Gato Negro, ilustrado con uno de los Gatos Negros del acuarelista serbio Endre Penovac.

María Socorro Luis dijo...


Sí. Carlos. El vino alegra el alma; el blues la trasforma y la eleva...

Me encantará ver mi poema en tu sección. Sabes que lo mio es tuyo.

Amapola Azzul dijo...

Enhorabuena por el poema.
Besos.

carlos perrotti dijo...

Agradecido, Soco.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Amapola Azzul, por los tuyos...

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimos haikus, Carlos, sobre el vino, el amor, la amada.

Y es que el buen vino acompaña al cortejo, la seducción, los inicios, también un buen postre como las fresas o unos mariscos. Amor, comida y bebidas espirituosas siempre han ido de la mano.

Te dejo un haiku:

Dame una copa
de amistad milenaria.
Brindis al sol.


Abrazos
Ana

carlos perrotti dijo...

Bellísimo, Ana. Brindo por tu poesía!

Abrazos.