lunes, 3 de octubre de 2016

Bolsa de Gatos 211/220




220. Jim Thompson en la foto de contratapa de su primera novela exitosa, “Sólo un asesinato”, la que vendería casi un millón de ejemplares y cambiaría su suerte. Arnold Hano, su editor, había concertado una sesión fotográfica para conseguir la foto de contratapa del libro, cuando Jim llegó a su oficina con la instantánea que un amigo había obtenido del escritor junto a su amado gato Deadline. 




219. “Al menos si la luna saliera sería mi amiga / su blancura me lamería el rostro / su negra toga cedería los pezones ocultos / para que mamase su cachorra…” (Este fragmento de poema parece escrito para alguno de sus gatos, tal vez para el de la foto que se llama Ángelo. Sandra Toro es poeta, traductora y dirige el excelente blog el-placard. blogspot.com.ar) 




218. El líder checheno Ramzán Kadýrov tiene varios gatos, pero cuando en 2015 desapareció el de raza toyger, muy parecido a un tigre en miniatura, pidió ayuda a sus seguidores en Instagram: "Hemos perdido a uno de nuestros gatos” anunció junto a una foto en la que aparece con uniforme de fajina y con su toyger en brazos. “Se parece a un cachorro de tigre. Desapareció hace unos días. Al principio pensamos que no tardaría en regresar. Pero eso no ha sucedido, lamentablemente. Los niños adoran jugar con él y están desconsolados. Tal vez lo hayan encontrado personas que no saben quiénes somos. Estoy seguro que nadie querría quedarse con nuestro gato, por lo que estaremos muy agradecidos con cualquier información que nos permita recuperarlo", concluía el post que recibió miles de visitas y comentarios tales como que no debían angustiarse porque era época de apareamiento de los gatos y frases por el estilo. Aunque lo concreto es que el gato toyger, pese a la generosa recompensa que ofreció Kadýrov, nunca regresó.




217. El recientemente fallecido dramaturgo Edward Albee, tres veces ganador del prestigioso Premio Pulitzer, fotografiado por Philippe Halsman junto a su gato Boy (su inseparable “compañero de escritura”) que ni un solo día se apartó de su lado mientras escribió el clásico teatral ¿Quién le teme a Virginia Woolf?




216. En los años veinte aparecieron en los periódicos las tiras cómicas del Gato Periquito, nombre con el que bautizaron en España al Gato Félix, y tal fue el éxito que alcanzó el personaje que hasta venía en los cromos de los chocolatines para coleccionar.




215. Un poema de Xitlalitl Rodríguez Mendoza: “La gata Leda de Deniz dice nga / en coreano se dice yaow / en japonés nyan / en inglés meow / en griego niáu / en letón nau / en checo mnau / en ruso mjáu / en alemán miauw / en  islandés mjá / en vietnamita ngoao / en malayo ngeong / en gaélico miamha / en chino miâo / en francés miaou / en italiano miao / en español decimos miau / pero dentro / aquí dentro / se dice mío…” 




214. “Si querés escribir sobre seres humanos, lo mejor es que tengas un gato en casa”.  (Aldous Huxley)




213. De Marilyn Manson se dicen muchas cosas: que piensa hacerse el hara-kiri en su próximo concierto, que copula con animales en videos privados, que comió carne humana, que adora al diablo, que intentó sacarle los ojos a un gato para trasplantárselos a otro, que hace años litiga en los tribunales para hacer legal ese deseo, etcétera, etcétera, aunque en un reciente reportaje ha afirmado que ama a los gatos y que “no dañaría a un gato por nada del mundo, en especial a mi gatita Lily White. Es más, cuando me divorcié tuve que recurrir a un abogado para poder recuperarla de las garras de la demente sanguinaria de mi ex-esposa, lo que me costó una verdadera fortuna”.




212. “La Última Cena” de Doménico Ghirlandaio, maestro de Miguel Ángel, también conocido como Doménico Bigordi o Curradi. Cualquier Cenáculo pintado en el quatroccento, no sólo el de Leonardo da Vinci, contiene un enigma, en este caso el gato situado detrás de Judas, mirando al espectador y tal vez esperando que algún discípulo le arroje una miga de pan o que sea el propio Jesús quien lo haga "para que el gato pueda comulgar con esa miga de pan ya consagrado como un discípulo más o incluso como el avieso Iscariote", dijo el artista Ghirlandaio cuando le preguntaron sobre su obra hoy exhibida en el convento de San Marcos en Florencia. 




211. "Mi cabeza funciona mucho mejor cuando no tengo que ver ni estar con nadie, excepto con mis gatos” le dijo alguna vez la escritora de suspense Patricia Highsmith a un diario cuyo entrevistador finalmente reseñó: “Sus gatos le proporcionan el balance psicológico que necesita para escribir, tienen como un poder sedativo en ella. Patricia se jacta de tomar una botella de whisky al día y fumar como un escuerzo, se siente hombre en su cuerpo de mujer, adora no hablar con nadie y no tener que mirar a nadie, y suele lograrlo durante meses, pero en su soledad nada la hace más feliz que estar con sus gatos”.


2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy interesante todo lo que aquí cuentas, Carlos.

Adoro a los gatos. El mío es adorable.

Un beso
Ana

carlos perrotti dijo...

Sí, el gato como protagonista entre personalidades y personajes (del arte, el cine, el espectáculo, el deporte, la filosofía, la música y cualquier otra disciplina o actividad humana) pasarán pòr esta sección. Ya llevo alrededor de 200 y tengo material como para 3000 por lo menos. También obras de arte, publicidades, comics, lo que sea que tenga al gato (que yo también adoro) como protagonista.

Por otro lado te comento, estuve navegando tu blog y encontré muy bellos poemas y gatos a los que, con tu permiso, les haré un lugar en mi Bolsa de Gatos.

Gracias. Otro beso para vos, Ana.