viernes, 12 de agosto de 2016

El gato


(Utagawa Hiroshige)


Un pedazo de sol se recuesta
En el gato que duerme
Junto a la ventana
De este lado del invierno
Como dirían Héctor Gagliardi
O Julio Florencio Cortázar
Del lado de acá
Porque del lado de allá
Hace un frío bajo cero


El gato duerme y a juzgar
Por sus estertores  
Y manotazos al aire
Está soñando
Y vaya uno a saber
Con qué sueña o pelea
O tal vez sueña que sueña
Como tantas veces antes
Sin saber bien lo que eso sea



Porque cuando un gato
Se mira en un espejo
No entiende que se ve
En ese reflejo
Sólo ve lo que sucede
Pero no sabe lo que es
En eso se parece a un poeta
Que pone en palabras lo que ve
No importa lo que suceda



El gato ve el devenir
Del acá que está lleno de allás
No le preocupa que sea verdad
Sabe que a su tiempo ella sucede
Con el lenguaje de la vida real
Como sucede el sueño
Como sucede el no saber
Como ese sol de invierno que
Mientras duerme se recuesta en él 




16 comentarios:

MAR dijo...

miauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu
Como adoro los gatos, compinches y complices, libres pero con su ronroneo todo su amor nos demuestran.
Luego tambièn haré un post dedicado a ellos porque es su mes al menos acá en Chile.
Mis cariños para ti y lo mejor de la vida.
mar

carlos perrotti dijo...

No sabía que es el mes de los gatos en Chile. Qué buen dato, Mar. Me informaré. Lo mismo para vos, siempre buena onda, y un gran abrazo!

María Socorro Luis dijo...


Me gusta tu texto, siempre tan sabio y profundo.

Me gustan los animales. Vivo en el campo y convivo con ellos: perros, dos, tres... cientos de pájaros y gatos. Los gatos se nos suelen escapar; aman demasiado la libertad.

Piensan los animales?... claro que si, distinto a nosotros pero tal vez mas y mejor. Se lee en sus ojos.

Buenas noches, Carlos. Y abrazo

carlos perrotti dijo...

Gracias, Soco. Amo a los animales, en especial a los gatos. Mandame una foto tuya con tus gatos y la subo a mi sección. Todos los poetas y sus gatos tienen que estar allí. También algún verso tuyo para ellos.

Los gatos saben. Un gran abrazo, Soco. Gracias de nuevo.

Juan Nadie dijo...

Está muy clara tu pasión por los gatos, por el gato (en genérico). Pero el gato duerme, y no del lado de acá, ni del de allá, sino de los dos al mismo tiempo. Inescrutable gato.

Claro, pero para eso estáis los poetas, para intentar descifrar lo indescifrable.

carlos perrotti dijo...

Qué bueno, eso, Juan, una zona propia para el gato, al mismo tiempo. Inescrutable gato, indescifrable gato. Me encantó. Muchas gracias.

MuCha dijo...

Primero perdón por mis arrebatos de Diva!!!!
Y te cuento uno conoce a la gente en momentos de arrebatos
gracias por tu amistad
sos un genio

carlos perrotti dijo...

Danos más de tus arrebatos. Todavía me da vueltas en la cabeza tamaña lúcida prosa. Gracias. Mucha. Abrazos.

María Socorro Luis dijo...

Yo de nuevo, Carlos.
No tengo fotos con gatos -ya te dije que se nos escapan- Pero tengo poemas (perros, gatos, pájaros) En el blog hay uno: "Gato negro", que si te gusta para tu sección, solo tienes que llevártelo. ( socopoemas Gato negro i9-o2-2014)

Otro abrazo

carlos perrotti dijo...

Gracias, Soco, lo tomaré, completo o un fragmento, y lo subiré para ilustrar el cuadro, dibujo o fotografía, cuando la encuentre, claro. Gracias de nuevo.

Adriana Alba dijo...

La vida sucede ahora... a cada instante.
Los gatos son muy perceptivos, ellos entienden mucho más de lo que suponemos, poseen un código ancestral que muy pocos humanos pueden descifrar.
Bellas imágenes acompañan tus letras.
Me encantó Carlos.
abrazos.

carlos perrotti dijo...

Bellísimo poema, Soco. lo encontré, en la entrada del Miércoles 19 de febrero de 2014 de tu blog. Abrazo...

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana. Ninguna duda. Mucho más de lo que suponemos. Como dice Lucy Maud Montgomery: no olvidan haber sido dioses en Bubastis. Ahora, claro. Gracias de nuevo Adriana!

marian dijo...

Muy bueno, Carlos. Por la manera reflexiva y divertida, al mismo tiempo, de contarlo. Manteniendo el misterio. Muy agudo.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Marian. Sí, yo sentía que algunos versos me salieron como con humor, divertidos. Me repito: a veces salen, a veces amagan y se quedan dentro. Gracias.

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso, Carlos, me encantan los gatos y de hecho vivo con un gatito. Tiene ya once años, pero se porta como un cachorrillo.

Estos versos te han quedado divinos.

Un abrazo grande
Ana