jueves, 18 de febrero de 2016

Epígrafes (2)




Nada vive tanto tiempo
Como lo que muere para siempre
Nada es eterno
Excepto lo que vive y muere indefinidamente


Nada olvido tan nítidamente como tu recuerdo impermanente


12 comentarios:

Adriana Alba dijo...

La continuidad en el tiempo es un pálido reflejo a nivel del pensamiento de la verdadera eternidad de la consciencia, cada punto contiene el Alfa y el Omega, cada momento contiene todos los otros momentos.

Felicitaciones Carlos, tus letras nos conducen a bucear en las profundas aguas de nuestro interior, donde a pesar de todas nuestras complejidades existen todas las respuestas.

Besos.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Adriana. Intenté encontrarle (o buscarle) sentido o respuesta a algunas aparentes contradicciones. Me dejás pensando, como siempre. Besos para vos.

Juan Nadie dijo...

Paradójica y contradictoria existencia, que refelejas muy bien en tus versos.
"El tiempo... pálido reflejo de la eternidad de la consciencia", como dice Adriana.
Rilke nos estará escuchando.

Juan Nadie dijo...

"reflejas", naturalmente.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. Sí, Adriana, una vez más, alumbrando y compartiendo sus conocimientos e introspecciones... Rilke me tenga paciencia y no nos abandone.

carlos perrotti dijo...

Por otro lado, qué me dicen de la reflexión de hoy de la gatera militante Ayn Rand?

Juan Nadie dijo...

Desgraciadamente tiene razón.

marian dijo...

Aborregar a los niños para que no se salgan del rebaño es, precisamente, un instrumento de supervivencia, así lo venden muchos, que dentro del rebaño están más protegidos, siguiendo las reglas del rebaño tendrán menos problemas, por ahí van los tiros, creo. Realmente es un instrumento de manipulación para manejarlos desde pequeñitos con distintos intereses.

marian dijo...

Ay, la eternidad, el tiempo..., si todo tuviera respuesta ¿en qué íbamos a pensar?

carlos perrotti dijo...

Gracias, marian, qué agregar excepto nada que agregar.

MuCha dijo...

La Nada del Tiempo Abrazado al Momento

carlos perrotti dijo...

Gracias, Mucha, por tu comentario-verso de poema, como una instantánea revelación que es en sí la poesía. Gracias y abrazos.