lunes, 9 de febrero de 2015

Trane



John Coltrane que espero
Sinceramente que ya no estés en los cielos
Que el tren del samsara haya vuelto
O que esté nuevamente al llegar
Porque te necesitamos acá
Urgente necesitamos tu sensibilidad
Toda esa intensa inmensidad tan tuya
Tan refinada como circular
Y que dejaste a medio hacer
Ese sonido que se muerde su propia cola
Y que aún está demasiado lejos de lo que iba a ser
Porque si hay algo que no cambia es el cambio
Saint John Will-I-Am Coltrane
El cambio que no hace otra cosa que cambiar
Nada es lo mismo, todo vive cambiando
Y se va transformando
Fugaz de toda fugacidad
Como ese íntimo atisbo de eternidad
Propio del más ínfimo de tus fraseos
Como el jazz no acepta la realidad
En ninguna de sus formas
Como un mantra que no encuentra su final

A love supreme, a love supreme
A love supreme, supreme, supreme…




Blue Trane, sincopado es tu nombre
Venga a nosotros tu universo
Tu música, como una verdad sin milagros
Para sanar al hombre que vive y reina
Mientras sigue crucificando al hombre
Por unas migajas de cielo
Hombre que tiene el alma violada
Con tanta mentira sagrada
Que corre a través de la noche
De su soledad desesperada
Perdido entre las tetas de la hembra oscuridad
Por sucias calles lluviosas sudadas de neones
Clavándose un shot de muerte dulce y lenta
En los oscuros callejones
Donde las putas atienden de parado
Cuando no andan yirando por ahí
Como patrulleros
Aullando en celos

A love supreme, a love supreme
A love supreme, supreme, supreme…




Hágase tu libertad
Así en la mente como en los sueños
Y cubre el mezquino odio humano
Con tu evangelio de Amor Supremo
El jazz de cada día hazlo un poco más nuestro
“La emoción es lo que cuenta y no necesitás entenderlo”
Y perdona nuestras penas
Y a todo aquel que de la vida ya nada espera
Así como nosotros perdonamos que no nos perdonen
¿Qué podemos hacer
Si son tan pequeños sus corazones?
Y no nos dejes caer en el círculo vicioso de la salvación
A la que ya nos tienen tan acostumbrados
Más bien, mantennos siempre inspirados
En plena y constante insatisfacción
Puesto que de allí viene el arte
Lo que no tengo, lo hago
Lo que no existe, lo creo
Y puesto que necesitamos dar vuelta todo esto
Como un guante
Que eso es el cambio, inspiración constante
Más líbranos de lo que es igual
Porque nada es lo mismo, excepto el cambio en sí mismo
Y danos algo aparte de ése reduccionismo
Esa simplificación entre el bien y el mal
Como si no fuera posible algo más
Y líbranos también
De cualquier extrema idea de principio y final
Porque nada comienza ni termina
Todo continúa, Saint John Coltrane
Así, tal cual  
Amén




4 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Aunque yo no rezaría (no rezo) un Padrenuestro a nadie, por muy genio que sea, este es un Padrenuestro "otro", y está muy bien como reconocimiento y admiración.

(Nota mental: Pensar en los genios, de toda índole y condición, como seres normales a los que la naturaleza, que necesita explicarse a sí misma, ha dotado de unos dones que a la mayoría nos negó. Esto se explica solo: quienes llamamos genios suelen ser gente abrumada por su genialidad, que no llegan a comprenderla, ni a créersela: "¿por qué yo?")

Dicho esto, genial el post.

carlos perrotti dijo...

Muy agradecido, Juan, y me sacudió eso de Padrenuestro "otro". Efectivamente salió así, con admiración y porque creo en esa fuente de inspiración que (para mí) es John Coltrane.

Manolo López Gómez Gatopardo dijo...

Estoy plenamente convencido, que traducido al inglés, a Trane le hubiese gustado.

carlos perrotti dijo...

Eso sería un halago, pero más lo es tu convencimiento, Gato. Más que agradecido.