lunes, 24 de noviembre de 2014


La mañana tiene volados 
Amarillos, lilas
De un cálido fulgor delicado
Con pespuntes dorados
Bordada toda a lo largo 
Con la fresca brisa verde veronés

La mañana abierta
De par en par como una ventana  
Al sol de primavera
A la esperanza y la alegría
No importa el día
Aunque haya amanecido nublado en mi corazón

Amarillo, lila y verde veronés
Perdidamente enamorados los tres
Así suena hoy la luz hecha color
Pase lo que pasare en mi corazón
Puede que todo esté perdido, pero nosotros no
Como cada vez que escucho esta canción


Bob Dylan - Absolutely Sweet Marie

6 comentarios:

Gatopardo dijo...

¿Qué querés que os diga?
Chapeau
Si se admiten pedidos ad-hoc, eso sí, sin prisas, un haiku sobre la creatividad y las olas marinas...
Gracias por el intento...

carlos perrotti dijo...

Si sale, Gato, con todísimo gusto. Agradecido.

Juan Nadie dijo...

"Aunque haya amanecido nublado en mi corazón".

Me encanta lo del verde veronés.

marian dijo...

Esto es poesía, sí señor.

carlos perrotti dijo...

La vida, Juan, es verde veronés...

carlos perrotti dijo...

Gracias, Marian. Sale así, ergo, podría estar mejor.