martes, 19 de agosto de 2014


Nada es casual. Las coincidencias existen como demostración de una intrincada causalidad… 



No creo que William Claxton o Don Hunstein puedan ser acusados de mutuo plagio por sus fotografías de Chet Baker y Bob Dylan. Las coincidencias sólo demuestran una intrincada causalidad. Lo mismo digo para Vincent Van Gogh y Homero Expósito.



Vincent escribió en una de sus Cartas a Theo: “Saber sufrir sin quejarse es la profunda ciencia, la gran lección que debemos aprender, la solución al problema de la vida".



En la letra de su tango “Naranjo en flor”, sobre la ciencia del vivir, calle que le dicen, Homero Expósito sentencia: “Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento…” En otras palabras, “la solución al problema de la vida” es saber bancársela sin chistar, amar pese a todo, después borrarse y dejar fluir. 








Atahualpa Yupanqui y Bob Dylan no se conocieron y tal vez incluso nunca se hayan escuchado. Pero para mí queda claro que ambos, en sus respectivas composiciones, coincidieron en la misma percepción.  

“Traigo enredada en el alma, viday
Una tristeza…”
(Piedra y Camino - Atahualpa Yupanqui)




“Like it was written in my soul
From me to you
Tangled up in blue…”

“Como está escrito en mi alma
De mí para ti
Enredado en tristeza…”
(Tangled Up In Blue - Bob Dylan) 




Estas son coincidencias que para algunos pueden ser meras casualidades en tanto que para otros puede ser un delirio vincularlas. Pero yo siempre las sentí como verdades que asoman el hocico por un instante para muy pronto volver a ocultarse.  Nada es casual. Nada menos.  Menos mal.  

11 comentarios:

Gatopardo dijo...

No es coincidencia que ciertos posts se publiquen en ciertos blogs como el tuyo.
Por cierto, "Naranjo en flor" es uno de mis tangos del alma.

Juan Nadie dijo...

Extraordinario post, y me quedo muy corto.
A eso se le llama sensibilidad para relacionar cosas aparentemente dispares.

Carlos Perrotti dijo...

Esto de alguna manera me lo disparó la foto de Chet Baker, Gato, la misma foto con la que ilustraste tu blog no hace mucho.

Carlos Perrotti dijo...

Es que siempre creí fervientemente en aquello de Bretón de los vasos comunicantes, Juan...

Juan Nadie dijo...

Esa es la fe verdadera.

marian dijo...

Qué maravilla de entrada. Qué maravilla de entrada. Qué maravilla de entrada. ¿Sigo? Podría.

marian dijo...

Uno de los vínculos es la autenticidad.

marian dijo...

Mirad que Dylan emociona y Van Gogh, todos, pero es que Atahualpa me desarma:)

carlos perrotti dijo...

Qué lindo eso, Juan, la fe verdadera...

carlos perrotti dijo...

Exacto, Marian, la autenticidad, lo que fueron y siguen siendo.

Don Ata es tan inmenso, auténtico, creíble y querible.

Mateo Rodriguez dijo...

Estoy escuchando a Dylan y no dejaba de acordarme de Atahualpa. Eso me trajo a este post genial. Enhorabuena.