martes, 8 de abril de 2014

Miles Davis


Miles, en el jazz
Como en la vida
Abriendo espacios
Sondeando abismos
Desgranando vibraciones
Simultáneas dimensiones
Aunando vientos
Dentro de mí
Time After Time
Al borde del escenario
En Sttutgart, Tokyo, Montreux
Live Around The World
La luz lo busca, lo ilumina
Se refracta, se encandila
Blandiendo su trompeta
Encorvado sobre ella
Deleitándose con acordes y silencios
Jugueteando con sus dedos
Casi como en un ruego 
Hurgándola con sus labios
Como si fuera el cuerpo de su amante
Como un loco zahorí rabdomante
Empecinado en extraer agua del desierto
De esa mera bella melodía
Que muda una y otra vez de piel
Virgen de la Polifonía
Como una tarde de otoño que vacila
Si hacerse noche o volver a ser de día

Miles, inmenso Miles
Hasta donde me llega la vista
Tu trompeta voz de níquel, voz de brillo
Color de lágrima, color de sudor
De jazz, de prisma, color de sonido
Escultor de silencios discontinuos
Distópicos, disímiles, deletéreos

Time After Time, Miles Davis
Nada más, tampoco menos
El infinito se contiene a sí mismo
Pero hoy no tiene lugar 
Para tu inmensidad
Mañana veremos

9 comentarios:

Gatopardo dijo...

Excelente descripción poética del genio y la figura.

carlos perrotti dijo...

Mil gracias, gato, o "Miles", pero por alguna razón no puedo entrar en tu blog a leer "una Crónica Excepcional..."

Juan Nadie dijo...

"trompeta voz de níquel, voz de brillo"
No sé quien definió a Davis como "trompeta de terciopelo".
Casi cualquier definición sirve para Davis, es un mundo en sí mismo.

carlos perrotti dijo...

Un mundo y un sonido en sí mismo...

marian dijo...

Inconfundible Davis. Bonito homenaje que el que le has hecho.
Si no la conoces, tienes que escuchar la versión de Eva Cassidy, para mí, la mejor que escuchado de "Time after time".

marian dijo...

Todas las palabras que sobren... se quitan:)

marian dijo...

Jolín, y las que falten... se ponen.

marian dijo...

Es que no doy más de sí, sorry.

carlos perrotti dijo...

No la conocía. Maravillosa versión en un disco que además contiene joyas como Woodstock (de la Joni) y The Letter (recuerdo aquella inolvidable versión de Joe Cocker para el álbum y la peli "Mad Dogs and Englishmen".

En síntesis, Marian, agradecido por tus palabras y por desasnarme.