lunes, 18 de marzo de 2013


Nada más desnudo que el silencio 
Ése espejo ciego, vacío de reflejos
Nada más desnudo que el silencio
Delineando el aire con pétalos de cielo
Nada más desnudo que el silencio
Cubriéndolo todo con su manto
Raído de estrías de transparencias
De invisibles hebras de niebla
Como sinuosa analogía de tu ausencia
Nada más desnudo que el silencio
Que se adentraba en mi boca, con tu aliento
Esa pátina de luz que hasta erizaba el viento
No hay nada más desnudo que el silencio

No hay comentarios: