miércoles, 12 de octubre de 2011

Una mujer
Desnuda
En la calle
Bajo la lluvia
Resbaladiza
Sin prisa
Sin pausa
Ni causa
En la mañana
Azulada
Nublada
Inasible
Entre la marea
Inmóvil
Izada
Como bandera
Su negra cabellera
Que rebela
Deja una estela
De luces
Rojas
Amarillas
Verdes
De rabia
De veredas
Flanqueadas
Por florestas
De paragüas
Abiertos
De vientos
Inciertos
De sentimientos
Desiertos
Anegados
Atestados
Un embotellamiento
De techos
De coches
De colores
De brillos
Fracturados
Fragmentados
Como un Mondrian
Lineal
Geométrico
Mental
Asimétrico
Como un Sutra
Fractal
Anárquico
Astral
Herético

Una mujer
En la calle
Salvaje
Como un lirio
Del valle
Quebradiza
Como la brisa
Pasajera
Irreverente
Mojándose
Reluciente
Vistiéndose
La piel
De lluvia
De frío
Se eriza
Rubor de duraznos
De jugosa
Cadencia cobriza
De desnudez
De guitarra mestiza
Salpicada
De nácar
De fluidos
De mercurio
De chispas
De neón
Como la vida
Sinuosa
Perdida
Como si tal cosa
Mal parida
De amores
De heridas
De deseos
Bajos y ajenos
De miles
De cientos
De cuerpos
De lenguas
De miradas
De bocas
De gotas voraces
Con las que saciar
La lluvia y la sed
Desnuda la piel
Su proverbial
Inanidad
Efímera
Eternidad
Definitiva
Instantaneidad

No hay comentarios: