miércoles, 2 de agosto de 2017

¿Y qué es el color sino la voz con la que modula sus emociones la luz?







La amarilla voz que al llegar el otoño pinta los árboles  
La plateada que el bandoneón de Piazzolla despliega en origamis
La carmín que en verano rechina la rosa china de mi jardín
La azul que anega mis ojos ensoñados en Satie
La menta que en la penumbra acaricia cada perfil de tu aroma
La indeleble voz que nutre los versos de William Blake
La blanca que se filtra por las quebradas melodías de Billie Holiday
La negra que tiembla en la llama de la vela que pincela tu desnudez
La lila que mana del saxo de Coltrane rondando Central Park West
La dorada que a ráfagas dispara Hendrix con su guitarra
La verde esperanza que luce la mina de vida disipada según Cortázar
La violeta que invade la flor del crepúsculo que en naranja se abre
La cobriza que Robert Johnson instila en sus acordes color carretera
La marrón que entibia la corriente de los diez mil ríos Ganges
La ceniza que gime grismente entre el olvido y la muerte


13 comentarios:

María Perlada dijo...

Colores que pintan nuestros días, cada uno con su esencia, y qué coloreada has pintado esta entrada con tus versos, me ha encantado.

Me quedo con esta frase que me ha gustado mucho con el color que le has pintado :

***La negra que tiembla en la llama de la vela que pincela tu desnudez***.

Un placer haber estado aquí.

Besos enormes y feliz día, amigo mío.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, María. Raras coloreadas imágenes emotivas me han salido. Y así nomás las he subido.

Sí, esa es tal vez también mi preferida. Besos y abrazos querida amiga.

Adriana Alba dijo...

Que maravilla!

Es que la luz lo puede todo, no digo que no existan sombras, pero éstas son acaso otra expresión de la luz.

Te dejo un abrazo Carlos.

Alaba al mundo herido
y la pluma gris perdida por un mirlo,
y la luz delicada que vaga
y desaparece
y regresa.


Zagajewski

MAR dijo...

Con lo del color me acorde del Principito,
. Pero, si me domesticas, mi vida se llenará de sol. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los otros. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra. El tuyo me llamará fuera de la madriguera, como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves, allá, los campos de trigo? Yo no como pan. Para mí el trigo es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada. ¡Es bien triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. Cuando me hayas domesticado, ¡será maravilloso! El trigo dorado será un recuerdo de tí. Y amaré el ruido del viento en el trigo…

EL ZORRO LE DIJO...GANO POR EL COLOR DEL TRIGO.
Mis cariños para ti y una linda tarde.
mar

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana. Tanto estoy de acuerdo con eso que decís (las sombras como otra expresión de la luz) que no me parece loco que tal vez nos preguntemos si acaso todo no fue exactamente al revés y resulta que la luz siempre existió... sólo que en un momento, por alguna razón, "se hizo la sombra".

Abrazo y gracias de nuevo, Adriana.

carlos perrotti dijo...

Bellísimo siempre El Principito, Mar, tal vez el comienzo literario de muchos de nosotros, no?

Abrazo grande.

Juan Nadie dijo...

Solamente leo el título y me digo: esto va a merecer la pena.
Efectivamente la merece. Genial, te salió redondo.

Maru dijo...

Maravilloso Carlos, una forma sencilla y erudita de nombrar los colores que percibimos. Tú evidentemente los percibes de esta forma tan sutil y especial. Te felicito. Un fuerte abrazo y sigue escribiendo así.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. Tan nítido como lo dices, salió. Me gusta pensar que el color dice y que incluso lo que decimos tiene color. Me gusta pensar que somos manifestaciones del tiempo y de la luz. Por qué no?... Hijos del matrimonio entre El Tiempo y La Luz.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Maru. A veces se percibe y a veces se quiere creer que así es. De nuevo... Lo que decimos tiene un color definido, nosotros mismos tenemos color y no uno sino varios según vamos siendo y cambiando de estados (por ejemplo) de ánimo o de opinión.

Abrazo agradecido.

AMBAR dijo...

No te falta nada, Luz, Color y Voz.
Claro y bellemente nos lo cantas Carlos, con esa suave voz de tonos de luz en toda su gama de reflejos.
Sin olvidar las emociones que se agitan al recordar a los grandes.
Piazzolla, Blake, Holiday, Coltrane, Hendrix y el resto, nos dices con tus letras que la vida es bella.
Leerte hoy por la mañana me alegra el día, ya repasé el ronroneo mimoso de de esos preciosos gatos.
Un abrazo.
Ambar

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ambar. Sí, las emociones tienen un color definido, bien preciso, son del color que ninguna otra emoción tiene, y a veces incluso todo lo tiñen o, como un buen barniz, hasta resaltan el verdadero color que uno experimenta y que nadie más advierte.

No hay como levantarse en invierno entre el tibio ronroneo de tus gatos.

Abrazo grande, Ambar, muy agradecido.

AMBAR dijo...

Desde aqui sigo repasando y disfrutando de tus letras, un gran abrazo amigo Carlos.
Ambar