domingo, 5 de marzo de 2017

Anoche


(Fotografía de Hiroshi Sugimoto)



Callo mi silencio
Veo con voz ciega
Nada hay que quede lejos o cerca
Mucho menos afuera
La noche se saca la venda
Y, en espejo
Se ve de seda


Mis gatos encienden sus ojos
Entre las calas
Detrás de las azaleas
El vino me manosea el alma
Alguna que otra oculta pena
Al tiempo que mi mano garabatea
Versos dispersos que no serán poema


Sombras en el aire
Flamean como negras banderas
Sobre esa pátina de oscuridad sin estrellas
Que se derrama del cielo
A veces pasa que las palabras huyen
Sin saber decir lo que veo



16 comentarios:

MuCha dijo...

me gusta lo que escribes con el silencio de palabras

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Mucha, así salió anoche. Un abrazo.

Juan Nadie dijo...

"Callo mi silencio
Veo con voz ciega"

"El vino me manosea el alma
Alguna que otra oculta pena"

"A veces pasa que las palabras huyen"

Te has pasao! Huyen, pero tú las atrapas al vuelo.
Genial.

Carmen Troncoso dijo...

Me gusta Carlos, este decir todo que espera. El vino me manosea el alma, es genial sencillamente, porque es muy sentido. Un abrazo grande!

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. Así salió mientras garabateaba versos y sensaciones... veía con la voz ciega porque no encontraba palabras que describieran. Fue un rato apenas. Bastante más me costó encontrar alguna imagen para ilustrar el intento.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Carmen. Fue anoche, mientras tomaba vino con amigos captaba imágenes y escuchaba esos versos en medio de la conversación que manteníamos entre risas... Me gustó escribirlo y me gusta contarlo. Tanto como ese vino. Gracias de nuevo!

ReltiH dijo...

LÍRISMO HECHO POES{IA. EXCELENTE!!
ABRAZOS

María Socorro Luis dijo...


Me gusta ese manojo de versos, sueltos y en desorden, así, como vienen, sin buscarlos y casi a traición...

Y es que la poesía, a veces, nos acecha y salta a nuestras manos... Y no nos queda mas remedio que recogerla.

Un abrazo largo, largo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Espontaneidad en estos versos que suenan bien: líricos, bellos, nostálgicos.

Un placer de lectura, Carlos.

Un fuerte abrazo
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, ReltiH. Ya mismo te retribuyo la visita en tus blogs. Un gran abrazo!

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco. Así como lo decís, inmejorablemente. Un momento en el que traté de captar lo que salía o venía, no sé bien. Abrazos y abrazos...

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana. Anoche, la otra noche, me gustó como intento de descripción o de traducción de ese momento.

Un placer tus comentarios, Ana. Abrazo.

Kasioles dijo...

Ya sólo con callar el silencio y ver con voz ciega, es como detenerse a pensar lo que habrá pasado por tu mente en ese momento en el que el vino acaricia tu alma , oculta tu pena y no te hace ver estrellas.
Dices que son versos sueltos, yo digo que has escrito un maravilloso poema.
Cariños y mis deseos de que tengas una estupenda semana.
kasioles

Adriana Alba dijo...

Sin duda fue una noche pródiga!
Tu poema se ha plantado en tierra fértil ... y que otra cosa puede hacer que florecer y perfumar nuestras pupilas.
Hermoso, te dejo un fuerte abrazo Carlos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Kasioles. Ese verso me deja particularmente conforme (Veo con voz ciega) porque trato de aludir a lo que se me hace indescriptible. Ya de hecho ese momento de felicidad entre amigos me fue indescriptible... Casi como cuando leo vuestros comentarios.

Igualmente para vos, Kasioles. El abrazo de siempre pero cada vez más grande.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana. Noche inolvidable la noche de "Anoche", sí. A veces salen los intentos y a veces incluso me gustan. Y que a alguien le guste... Para qué más. Eso es la felicidad.

Abrazo gigante y agradecido como siempre.