viernes, 2 de septiembre de 2016

Bolsa de Gatos 200/210



210. Cristian ‘Pity’ Alvarez, figurita difícil del rock nacional, casi se mata en la noche de su cumpleaños. Boludo grande ya (42), este muy talentoso aunque autodestructivo artista, declaró luego de chocar su coche contra un árbol: “Me había ido a Chascomús, sitio que curto mucho porque queda cerca y porque mi viejo me llevaba de pibe. Venía con Mao, mi gato, me quedé medio dormido y choqué. No sé realmente por qué tanto escándalo, choqué (dice posando para la foto mientras hace de mamá gata con Mao colgando de su boca) y por suerte a Mao no le pasó nada que si no me mato.”




209. “Yo creía, Dios me perdone, que había muerto, pero no, allí estaba, peleando contra el fuego, apartando maderas en llamas, abriendo un camino para que su gato pueda escapar con él. En el revuelo, Richard Matheson alcanzó a salvar su último manuscrito, pero perdió la casa, los muebles y los premios, aunque logró salvar lo esencial, esa mirada que lo sostiene por las noches cuando las palabras no vienen y la novela no avanza, esa mirada que nos atornilla a la silla, ese ronroneo que precede a la llegada del diablo”, dijo Osvaldo Soriano sobre el autor de "El Increíble Hombre Menguante")



208. “A él le gustan los gatos. Y tiene mucho de gato. Para empezar, brilla por sí solo. Tiene eso que es inherente, algo que quise que tuviera el personaje de mi película. Es como el Gato de Cheshire que se ríe todo el tiempo, con esa sonrisa que te hace preguntar de qué se ríe y que incluso hace que pienses si acaso no serás vos el aludido, que es justamente lo que pienso cuando me mira un gato...” (Carl Franklin sobre Morgan Freeman, a quien dirigió en el film "High Crimes")



207. "Dos desnudos y un gato", por Pablo Picasso (1903) Acuarela y lápiz sobre papel. (18 x 26.5 cm.) Museo Picasso, Barcelona. 




206. En una entrevista en matavilela.com (gente de letras) la escritora Pola Oloixarac derivó en el célebre personaje de Kafka, las cucarachas y sus gatas: "Qué sería de la vida de un Gregorio Samsa en mi casa? Qué buen nombre Gregorio para un gato, pero me temo que mis gatas Gmail y Carlota Eugenia se encargarían rápidamente de él. En Las Teorías Salvajes, la pequeña Montaigne Michelle hace de las suyas con una blatella germánica, la cucaracha aria…" (Pola, en la foto, vaya a saber si con Gmail o Carlota Eugenia en brazos)




205. Arnold Aletrino, antropólogo criminalista y discípulo de Césare Lombroso, tuvo un solo gato porque no soportó su muerte y ya no quiso tener otro. 



204. “Quisiera ser mi gato / Merodear en lo oscuro / A lo largo del cerco / Echar un vistazo al misterio / Volver de mis paseos nocturnos / Y  contártelo…”  (Bijan Jalali, poeta persa)


203. El Rey Alberto y su Reina consorte Paola Ruffo posan junto a My King (distraído, detrás) y My Queen (seductora, por delante) para una fotografía conmemorativa previa a su adbicación al trono de Bélgica.




202. “Los gatos tienen una enorme paciencia con las limitadas capacidades de la raza humana”. (Cleveland Amory)




201. Santa Gertrudis de Nivelles (626-659), monja abadesa protectora de los felinos domésticos. Desde el siglo XV fue invocada contra las invasiones de ratas que asolaron Europa, particularmente en los Países Bajos e Inglaterra, y en las regiones de Alsacia y Cataluña. Es venerada como la Patrona de los Gatos que contribuyen a controlar esas plagas.


9 comentarios:

marian dijo...

La madrugada del domingo pasado, el gato (bowie) de mi sobrina saltó desde un tercer piso. No te cuento la odisea que pasó hasta que lo encontró cuando ya lo daba por perdido después de horas buscándolo, imagínate... por todos los sitios, desde los más sospechados hasta los más insospechados.
Desesperada, sin saber adónde ir a buscarlo ni qué hacer ya, regresó a la parte de la calle debajo de su balcón y empezó a llamarle y creyó escuchar un leve maullido, pero dudó si lo había imaginado. Siguió llamándole y el maullido era real, pero no lo localizaba... estaba escondido en un frondoso rosal que había justo debajo de su casa. Debió refugiarse allí desde que "aterrizó" Está bien, dolorido, pero bien. Es increíble que esté vivo.

carlos perrotti dijo...

Tal vez se quedó quieto por miedo o por algún dolor interno, o porque se dio cuenta de que había ofrendado una de sus preciadas vidas (nunca sé bien si son siete o nueve) en esa caída, vidas que espero sean todavía muchas.

Qué bello nombre Bowie, que bien merecido tiene haberse salvado, qué feliz debe estar tu sobrina, como yo, obvio, al conocer esta historia que te agradezco me hayas compartido...

marian dijo...

Muy feliz. Tiene gastadas dos vidas, porque cuando ella lo encontró (llenito de pulgas) estaba desnutrido y más para allá que para acá, pues su madre lo había apartado de la camada; no habría sobrevivido.

Después de la aventura, externamente, solo tenía sangre en el morrito. En el veterinario estuvo en observación día y medio donde le hicieron algunas pruebas antes de volver a casa. Lo que más ha sufrido el impacto, aparentemente, es la cola, a ver si recupera su movimiento natural o no, y si no a esperar a ver si se adapta bien a su nueva cola.

La historia tenía que estar en la "Bolsa de Gatos" :)

carlos perrotti dijo...

Claro, un gusto realmente divulgar esas historias.

Por lo demás, los gatos (muchos animales en realidad tienen esa capacidad) son muy resilientes y suelen un día (ni antes ni después) recomponerse "milagrosamente". También, por si ello no ocurriera, tienen gran adaptabilidad. Utilizaste la palabra justa... No en vano Leonardo los llamó "obra maestra" (seguro sabías), justo él que los estudió por horas, por dentro y por fuera.

carlos perrotti dijo...

Y olvidé preguntarte: por qué tu sobrina llamó a su gato Bowie? Tal vez por la heterocromía que se daba en David y que suele ser habitual en los gatos?

marian dijo...

Que era por David yo ya lo sabía, pero le he preguntado y me ha dicho que de siempre pensó que si algún se le cruzaba un gato en su camino:) se llamaría Bowie... por sus transformaciones y su felinidad

carlos perrotti dijo...

Qué bien definido. Eso se llama sensibilidad.

marian dijo...

Ah, es cierto, Morgan Freeman brilla. Qué hombre más interesante, además.

carlos perrotti dijo...

Una de esas personas de las que uno piensa que podría ser amigo...