viernes, 22 de enero de 2016

Eso sí



No sabría decirte lo que siento
Apenas puedo explicar lo que pienso
Cómo quisiera ver lo que percibo
Que tuviera lugar lo que me imagino
Y que fuera cierto lo que compruebo
Yo a veces nada más escribo
Aunque no exista lo que veo
Mucho menos lo que experimento 
Por más que lo vivo no lo creo
Sumando años voy restando tiempo
Eso sí, sólo existe este momento
Ojalá supiera decirte lo que siento


Imágenes de Larisa Glushakova 


22 comentarios:

Ning Jie dijo...

Pues ya lo has hecho.
Y aunque pudiera parecer todo lo contrario, muy lúcidamente.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Ning. Salió mientras jugaba en el jardín con los gatos de mi vecino. No sé qué tiene que ver decir esto, pero así salió. Contiene algún que otro buen verso. Eso sí.

Juan Nadie dijo...

Seguro que tiene algo que ver con los gatos, esos seres libres e incomprensibles para el ser humano.
Expresar la dificultad de expresar.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. Lo que expresan ellos por momentos es tan inexpresable, no es que sean contradictorios, es que no se termina de conocerlos nunca, se los puede explicar pero no son fáciles de explicar. Gracias de nuevo.

MAR dijo...

Una mirada bastara para sanarme...recuerdas eso?
Muchas veces con los ojos, con los cariños uno también habla, pero con tu poema lo has logrado y además con exito.
Un abrazo grande y linda semana.
mar

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Mar, por tus palabras. Me dejas pensando. Lo que rescato siempre ante todo es la sinceridad... Otro para vos.

Adriana Alba dijo...

Creo que lo dijiste todo!
Sólo que hay que leer con los ojos del corazón y tus lectores estamos conectados por un hilo invisible donde fluye energía de la buena.
Besos Carlos.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Adriana, vos lo dijiste con toda claridad, conectados por un hilo invisible de energía de la buena. La que nutre de todas maneras. Otro para vos.

Ning Jie dijo...

Y seguro que los gatos de tu vecino, ven (y por lo tanto saben) cosas de ti, que te dejarían asombrado.

carlos perrotti dijo...

Las veces que trato de comunicarme telepáticamente con ellos. Y estoy seguro que algo me comunican, pero mis antenas siguen dañadas. Tal vez en algún momento un golpe me conecte los cables o tal vez hay terminaciones nerviosas que necesitan madurar con el tiempo. A veces percibo, Ning, como a todos nos pasa, pero no más que eso.

marian dijo...

Las palabras parecen navegar con ese velero (de bañera:)

marian dijo...

Ay, no estoy de acuerdo con lo de los gatos. Son los perros los que saben más de nosotros. Los gatos saben, sobre todo, de sí mismos, saben sacar partido de esa belleza misteriosa que poseen, pero van a su bola.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Marian, un piropo realmente.

Modifiqué algunos versos a ver si sonaban (navegaban) mejor. Me acuerdo ahora de Pessoa "Navegar es preciso. Vivir no es preciso".

No sé, me salió.

carlos perrotti dijo...

Puede ser que los perros sean más explícitos, sí.

marian dijo...

Tienen ambos capacidades extrasensoriales, eso sí.

Con velero de bañera me refiero a que se encuentra encerrado o limitado.

carlos perrotti dijo...

Un poco dando vueltas (navegando) en el mismo lugar. Tal cual.

carlos perrotti dijo...

Resulta que en mi búsqueda de fotos y citas sobre personajes y gatos me queda lamentablemente afuera un material maravilloso de quienes aman a los perros y a tal variedad de animales que ni te imaginas...

marian dijo...

Sin contar a los de dos patas:)

carlos perrotti dijo...

Los peores.

carlos perrotti dijo...

También capaces de lo mejor y de lo más excelso. la verdad sea dicha.

MuCha dijo...

Qque maravilla de palabras
me he sentido en contacto
con tu intenso y real texto
Mil besos

carlos perrotti dijo...

Gracias, Mucha. Es que a todos nos pasa sentir así, no? Otros mil para vos.