sábado, 1 de agosto de 2015

Bolsa de Gatos 71/80



80. Harto de Hollywood, de su fama y las mujeres, Errol Flynn solía ufanarse de encontrar la paz en soledad a bordo de su yate Zaca, en compañía de Bes Mudi, su inseparable gato siamés, su pipa y una importante provisión de alcohol.





79. John Cage utilizaba un método muy 'cageano' para saber exactamente qué composición o conferencia debía estrenar o editar. Dejaba en su mesa de trabajo las partituras y desgrabaciones en cuestión, y era su gato el que lo decidía recostándose encima, como al azar, o como Cage solía decir 'por gracia y obra de la indeterminación'.




78. "Una tarde durante el rodaje de Like A Virgin sentí muy fuertemente que en una de mis vidas pasadas fui un gato, un felino, algo así." (Madonna)




77. Al escritor de novela negra y ex presidiario Chester Himes, a quien apodaban "el Balzac de Harlem enamorado de los gatos", le costó mucho poder vivir de su obra, pero una vez que lo consiguió, harto ya del racismo de su país, viajó a París junto a su esposa Lesley Packard y sus gatos por un tiempo, para finalmente recalar junto al mar en Moraira, Alicante, donde construyó una casa en cuyo frente pintó en letras góticas "Griot", nombre de su último gato. 




76. La sonda espacial New Horizons, lanzada por la NASA en 2006, acaba de arribar a Plutón con la misión de explorar su atmósfera helada y sus lunas, en especial Caronte, transportando, además, las cenizas del astrofísico norteamericano Clyde W. Tombaugh (amante de los gatos y las estrellas por igual) quien en 1930 descubrió el planeta más lejano conocido y la llamada "tercera zona" de nuestro Sistema Solar donde fueron arrojadas.




75. Por aquel entonces ningún progenitor podía ver con buenos ojos las veleidades danzarinas de un retoño así. Su padre, disgustado por las inclinaciones de su vástago, lo mandó a buscar empleo como linotipista en imprentas en las que se ponía a traducir los sonidos de las máquinas en pasos de baile, hasta que lo terminaban echando. Su feroz autodidactismo, basado en aprender de la circunstancia, de la naturaleza, de lo que la peripecia le pusiera delante, hablaba de una indómita vocación, de una obstinada predestinación. Se fijaba por igual en los trenes para reproducir su gama sonora o imitaba los saltos de los gatos o la agitación de las ramas azotadas por el viento. Extravagante y genial, adonde fuera Vicente Escudero iba sembrando sensibilidad. Aquí lo vemos junto a su inseparable gato blanco Muso en su mítico estudio de Montmartre, ‘El Gallinero Bohemio’, y con el peinado a base de goma de tragacanto que él mismo elaboraba para disimular su calvicie. 




74. Rita Lee escribió para un disco de Ed Motta un tema dedicado a su gata Nefertiti. Nada nuevo en ella que siempre ponderó a sus mininos así: "Bella mía, rara joya, diamante, rubí / Nefertiti, dulce fruta, guaraná, açaí / Aroma a pachuli, mi amor, mi ángel querubín / Cenicienta de mi torre de marfil / Cinta de mi Senhor do bom fim / Envolviéndose en mí / She´s my dream team / Rosa diosa de mi jardín / Esmeralda eterna / Gyspy queen…"




73. Como epígrafe para ‘Riña de Gatos’ de Francisco de Goya y Lucientes tal vez podríamos apelar a Francisco Umbral: “El más civilizado de los animales puede volver al salvajismo en una semana..." 




72. George W. Bush y la íntima relación entre el chiste y la verdadera naturaleza enquistada en lo más hondo del inconsciente. 




71. “Quisiera poder escribir algo tan misterioso como un gato...” (Edgar Allan Poe) 


No hay comentarios: