viernes, 20 de febrero de 2015

Poema de haikus para Gato



Como un ojo 
En el azul silencio 
Abre la luna 

Mientras la bruma 
Se arrastra nocturna 
Entre las ramas 

No hay un alma 
La calma con su manto 
Cubre las aguas 




Silba el viento 
En lo alto del verso 
Tan claro pienso 

14 comentarios:

SirGatopardo dijo...

Estoy agradecido, asombrado y confundido.
Lo guardaré al fondo a la izquierda.

carlos perrotti dijo...

Yo también tuve una suerte de asombro. Salió el primero, nítido, y creí que ahí se terminaba la cosa porque iba a escribir un haiku. Pero de inmediato salió el segundo y luego el tercero y el cuarto. El único cambio que hice fue poner como cuarto haiku el tercero para darle un final que queda como medio abierto, a mi juicio. El agradecido soy yo.

Por otro lado, mira-miren Whiplash, la vi anoche. No te-se la pierdas-pierdan.

Juan Nadie dijo...

Buen final. Abierto, como los buenos finales... sin final.
No conozco "Whiplash", pero tratándose de una película sobre el jazz, habrá que verla.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. El hombre inventó el final (y los comienzos) porque necesitó pensar las cosas en esos términos.

Creo que esa peli no te defraudará.

Juan Nadie dijo...

¿Dónde están los comienzos? ¿Dónde el final?

carlos perrotti dijo...

Nada comienza ni termina. Todo fluye, es decir, continúa.

Sinceramente, nada me interesa más que estos juegos del Tiempo.

marian dijo...

Magníficos, Carlos. Ya puede estar orgulloso Gatopardo (se nota que te inspira más:)

marian dijo...

En lo de los "principios" y "finales" no estoy de acuerdo al cien por cien. Hay cosas que tienen un claro principio y un claro final.
Para una película, desde luego, no hay nada más acertado e interesante que un "final abierto".

carlos perrotti dijo...

Gracias. Marian. Pero si algo no se domina es el envión. Quedo en deuda con vos...

SirGatopardo dijo...

En cuanto a la peli, la he visto hace unos días, y, la verdad, siempre bajo mi punto de vista, a pesar de estar bien hecha y con buenas interpretaciones, me parece más del tipo de sargento de marines exaltando los valores yanquis, que una verdadera película de jazz.
De hecho la anécdota del plato no es del todo verídica, ya que el plato se lo tiró al suelo un saxofonista en la primera Jam de Parker, y no Jo Jones a la cabeza como se indica en la peli.
En fin, eso no quiere decir que no haya que verla, y además es mi opinión al respecto.
La que sí que recomiendo es Relatos Salvajes.

SirGatopardo dijo...

Por cierto, orgulloso se queda corto...

carlos perrotti dijo...

Buen análisis. Agradecido por la data. Es cierto que los yanquees ponen esa visión Reto al Destino, pero me enganchó.

SirGatopardo dijo...

Esto es cuestión de gustos, he leído críticas muy positivas de expertos en jazz. Dicho lo cual, como debe de ser, allá cada uno con sus gustos.

carlos perrotti dijo...

Seguro, pero también es cierto que contiene esa clase de licencias que suelen tomarse los guionistas como la inclusión de la anécdota de la jam de Parker que citabas y con las que se pierde rigurosidad histórica.

Yo la volví a ver y refrendo, me gustó la peli, y las actuaciones todavía más. Hay un costado de drama personal en el personaje del "sargento instructor" que lo pone a otro nivel. En fin, como dices, son gustos, y sobre lo que nos gusta escribimos bastante.