domingo, 27 de abril de 2014


La luna dora 
Las dunas inmóviles 
Desnudas horas

(Notas de trabajo para este haiku:

Muchas veces una fotografía te atrae, te sugiere o te dispara una prosa o un poema.

Por semanas, meses o durante años las palabras intentan aunarse como prosa o poema merodeando la punta de tu lengua o el escalón del umbral de tu mente desde donde finalmente salen y vuelan de vos.

Acoté cantidad de opciones para el tercer verso de este haiku. Algunas de ellas:

De tu silueta
Figura
Palidez
Desnudez
Viento desnudo
Sinuoso viento
Sinuosas horas
Desiertas horas
Desnudas formas

Pero ojo que la que vos decidas puede ser la que mejor cierre el círculo de este haiku) 

jueves, 24 de abril de 2014


Sur
Van Rimbaud y Verlaine
Sur
Suena un blues de alma-zen 
Con fraseos de Coltrane
Ya nunca los verás
Por Charleville o Marsella
O vagando por Pompeya
Before la inundación

Van mamados de poesía
Taconeando Puente Alsina
Entre riachuelo y neblina
Mangando un "pernó" 
Dos ángeles descarriados
Son Verlaine y Rimbaud
Caóticos, apóstatas, románticos
Sus sombras atrás han dejado
Los versos otoñales y melancos
Sus "carnets de condenados" 

Sur
O no ser
Sur, está perdido el cielo… y después?
Ya nunca nos verán
Ya nada queda
Ni la muerte es lo que era
Maldice Rimbaud
Poeta es otro, amor en vano
Dice Verlaine
Los buenos aires se han vuelto malos
Así debe ser la eternidad después de un rato

jueves, 17 de abril de 2014

Tankas para Gabo


Hasta la muerte
Es cosa de la vida
A qué meterse
Lo que vive, se muere
Lo cual no es su final

Gabo, tus libros
Son de esa estirpe
Fueron escritos
Para vivir tu muerte
Con palabras sin igual

viernes, 11 de abril de 2014


Digresiones

1.
Existen infinidad de versiones acerca de la verdad
Pero ninguna se parece a otra ni es siempre la misma
La verdad es tal cuando no sale a la luz
Mientras permanece íntima
Fuera del alcance de cualquier intento de aprobación
A salvo de los que pretenden adaptarla a la realidad

2.
No hay nada más que hoy
No hay destino más fugaz
Eso es todo lo que soy 
Pero es apenas una verdad, nada más
Lo acontecido continúa siendo
Invariablemente aconteciendo

3.
Sólo vivimos un instante
Hecho de tiempo innumerable
Un interminable presente
Algo como una eterna aleación
Entre una infinidad de partes
Inasible por definición
   Y por extensión distante

jueves, 10 de abril de 2014


Digresión 
Un poeta dice lo que ve
No lo que es
Y a veces hasta logra ver
Lo que debería ser
Es decir lo irreal
Que no tiene revés
Pero que es tan real
Como lo que ve
Y tan irreal a la vez
Como lo que no es


Escrito el día después de un nuevo aniversario 
del nacimiento en 1821 de Charles Baudelaire.

miércoles, 9 de abril de 2014


En mis sueños me pasa que sueño en colores
Que huelen a vos, a lila o a flores 
Olores dulces, ácidos, a tierra mojada 
A orégano, a esmalte para uñas y a naranjas
A verde veronés, a mar, a silencio y a menta
He soñado que caminaba sepia y melancólico
Entre la neblina, por una calle desierta
Que corría buscándote como un loco desesperado
En blanco y negro, y en cámara lenta
En lágrimas, bajo la lluvia, sobre llovido, mojado
Que nos revolcábamos sobre el óleo estridente 
De la paleta de Derain que le da forma al color
Mientras trataba de rimar tu voz con temblor
Enchastrados los dos hasta el alma y los dientes
Que perseguía a mi sombra por callejones
En mis sueños me pasa también que suenan canciones
Una por noche, casi todas las noches, una por sueño
En las siestas no, porque nunca las duermo
"Norwegian Wood", "Fourth Time Around", "Sampa"
"El Violín de Becho", "Accidentally Like a Martyr"
"Mano a Mano" o, como anoche, "Anclao en París" 
Canciones con las que suelo soñar despierto
Y que me alargan la vida, menos mal, porque
En mis sueños mil veces he soñado que he muerto

martes, 8 de abril de 2014

Miles Davis


Miles, en el jazz
Como en la vida
Abriendo espacios
Sondeando abismos
Desgranando vibraciones
Simultáneas dimensiones
Aunando vientos
Dentro de mí
Time After Time
Al borde del escenario
En Sttutgart, Tokyo, Montreux
Live Around The World
La luz lo busca, lo ilumina
Se refracta, se encandila
Blandiendo su trompeta
Encorvado sobre ella
Deleitándose con acordes y silencios
Jugueteando con sus dedos
Casi como en un ruego 
Hurgándola con sus labios
Como si fuera el cuerpo de su amante
Como un loco zahorí rabdomante
Empecinado en extraer agua del desierto
De esa mera bella melodía
Que muda una y otra vez de piel
Virgen de la Polifonía
Como una tarde de otoño que vacila
Si hacerse noche o volver a ser de día

Miles, inmenso Miles
Hasta donde me llega la vista
Tu trompeta voz de níquel, voz de brillo
Color de lágrima, color de sudor
De jazz, de prisma, color de sonido
Escultor de silencios discontinuos
Distópicos, disímiles, deletéreos

Time After Time, Miles Davis
Nada más, tampoco menos
El infinito se contiene a sí mismo
Pero hoy no tiene lugar 
Para tu inmensidad
Mañana veremos

sábado, 5 de abril de 2014

Poema Amarillo


Según los chinos el mundo de los muertos es amarillo
Como la hojarasca de otoño y el dolor de Vincent Van Gogh
Como tu lengua, los biombos en llamas de Akutagawa
El estambre de las calas, las manos sucias de Dios
La 335 de John en la terraza de 3 Savile Row
El brillo de la trompeta de Miles, Time After Time reseteando mi corazón
Las autopistas de la mente que aún revisita la Highway Sixty-one

Borges decía que la ceguera se veía como una neblina amarilla
Aunque hay quien postula con todo derecho que amarilla es la alegría
Tu delicia, la Consagración de la Primavera
La balada amarilla de Lorca, las flores de Leonard Cohen para Hitler
Incluso tus ojos tristes subterráneos de cirrosis pintados
The Big Yellow Taxi que se tomó la Joni para llegar
Al paraíso pavimentado

El ocaso amarillo de aquel tango de Piazzolla
Un sol parpadeando entre los resquicios de un bosque de cañas
Las alas de la mariposa que despertaron a Chuang-Tzu del sueño
Tu aliento mojado y amarillo como una calle de invierno
El submarino psicodélico navegando el mar de ningún lugar
El tigre de Blake, ardiente llamarada
También la Avenida de Mayo tiene ese aire de madrugada

El Pájaro de Fuego invisible en el terso amarillo
El jugo del cielo cayendo entre tus labios hasta tus pétalos
Monjes cantando sus mantras amarillos al Buda Elefante
Todo no es más que un momento distante
La poesía de Miguel Hernández que no cesa
Los ecos amarillos de los arrayanes bajo la luna
Francisco, el gato pulguiento de mi vieja

Hombres Huecos atravesando el jardín de gardenias caídas del cielo
Las flores que La Dama Virgen lucía en el pelo
La Cantata de Puentes Amarillos, el pan inmóvil de Louis Aragón
El peluche de mi infancia, violáceo en el negativo
Todo eso que ametralla de amarillo mi temblor
Que se apaga, se va apagando como mi agitada respiración
Cuando me quedo, me voy quedando dormido y amarillo sobre vos