miércoles, 2 de julio de 2014

Haiku para Ana Cristina


Su poesía
Se lee como agua
Ella es la sed

8 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Quizá sea el haiku lo más apropiado para esta poeta torturada.
Es curioso, esta mañana he leído en un diario de aquí un reportaje sobre una enfermera (no me he quedado con el nombre, intentaré mirarlo luego) que receta a sus pacientes (con depresiones, con cánceres terminales...) poemas. Genial.

carlos perrotti dijo...

Poemas que curen, que alivien, que alienten, que esperancen. Comparto. Genial.

Juan Nadie dijo...

La benefactora se llama Deborah Alma.

Gatopardo dijo...

Dependerá de qué poetas, que me sé de alguno...
El haiku fantástico.

carlos perrotti dijo...

Qué persona tan interesante Deborah Alma. Nada está perdido!

carlos perrotti dijo...

Gracias, Gato. Lo de Alma seguro se hace extensivo al jazz.

Gatopardo dijo...

Menos es siempre más.

Carlos Perrotti dijo...

El arte más íntimo. Suscribo.