lunes, 10 de febrero de 2014


Soy lo que sueño 
Soy lo que deseo 
Lo que no tengo 
Pero no sólo tengo sueños 

Porque también sueño sin deseo
Porque a veces no deseo ni lo que tengo
Porque sueño no siempre es deseo
Porque a veces sólo sueño

Sueño lo que no soy
Suelo soñar también lo que aparento
Hasta la vigilia de Chuang-tzu sueño
Sé lo que sueño, pero no sé para qué lo deseo

Acaso soñar no será 
Una tímida manera encubierta de recordar?
Acaso no sueño recuerdos?
O no será que sólo recuerdo sueños…?

Sueño que soy?
Realmente deseo lo que soy?
Desear es tan real que no despertaría
Aunque todo fuera un sueño


Le debía algo a Octavio Paz. Que no quiere decir que no le siga debiendo. 

11 comentarios:

Gatopardo dijo...

Y los sueños, sueños son.
La vida es sueño, Calderón de la Barca dixit.

Gatopardo dijo...

Hermoso poema, por cierto.

carlos perrotti dijo...

Enorme Calderón. Se agradece, Gato.

Juan Nadie dijo...

"Desear es tan real que no despertaría
Aunque todo fuera un sueño"

No sé si llamarlo paradoja, o hallazgo.

carlos perrotti dijo...

Ni sé qué decir, Juan.

marian dijo...

¿Un galimatías?

marian dijo...

Decía William, que estamos hechos de los mismos materiales que los sueños.
Pero, nuestro castizo Jardiel Poncela también dijo que: la mayoría de los sueños no se cumplen, se roncan.

marian dijo...

Los mejores son los recuerdos del futuro, los del pasado no merecen la pena, pero nada nada nada:)

carlos perrotti dijo...

Intencional, diría. Quise que costara leerlo.

marian dijo...

Objetivo conseguido, pues.

Bueno, aclaro, hay recuerdos del pasado que sí merecen la pena, me refería a los que no dejan vivir con tranquilidad el presente. La memoria es traicionera y selectiva, no hay que hacerle demasiado caso.

carlos perrotti dijo...

En ese caso, aprietas el botoncito y des-olvidas...