sábado, 15 de febrero de 2014


Silencio, lenguaje inasible 
Sombra invertida, distante 
Desvaneciéndose incesante 
En su invisible constante esplendor
No hay tal contradicción 

Cuando todo se calla 
Suena el silencio imperceptible
Que no es otro que el mismo
Unánime sonido de siempre
De forma imposible

Quiero pronunciar el silencio
Sustancia de la palabra
Que existe aún antes del verbo
Voz blanca de inmensidad
Que nunca nadie podrá hacer callar

Observaciones:

Mientras uno habla o suena una canción
Un sector del espacio sonoro se llena
Quiero decir, esos intersticios de tiempo
Comienzan, terminan
Tienen determinada duración
En cambio el silencio es constante
No deja de sonar ni por un instante
Lo escuches o no
Está allí, omnipresente
Diseminándose   
Como sustrato de todo

Contraindicaciones:

Si el silencio fuera un color sería el blanco
Hay quien lo imagina desprovisto
La nada, un territorio silente
Pero no es ningún fin ni ninguna muerte
Sino lo que existe, latente

Digamos que no es un reflejo
Sino un espejo anegado de imágenes
Sin forma ni márgenes
Un abismo de luz, un estanque de quietud
Es tibio, ni frío ni ardiente
Pero quema, como la nieve

Consideraciones finales, o no tanto:

Cuando pienso en el silencio pienso
En un desierto
Hasta donde te alcanza la vista
Aunque algunos lo ven
Como un campo de neblinas
O como un muro inamovible, monumental
Y hasta como un pavo real que se abre
Depende quién así lo ve, tal cual 
Su presencia intemporal
Se esconde detrás de un disfraz de transparencia
Reino de la impermanencia
Silencio, silencio, es el silencio que se manifiesta 


6 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Describir el silencio. No dices tú nada.

carlos perrotti dijo...

Cierto. Es mejor pronunciar.

Gatopardo dijo...

Me ha gustado eso de: "Es el silencio que se manifiesta".
Efectivamente, el silencio se manifiesta con un grito callado.

carlos perrotti dijo...

Así mismo. El silencio es tensión. Una tensa instancia.

marian dijo...

Quiero pronunciar el silencio... nos vas a quitar la vida:)

carlos perrotti dijo...

Gracias, Marian. Doblemente. También por Tom Waits.