miércoles, 7 de agosto de 2013

Alejandra Pizarnik 
Sus ojos 
Del marrón de las hojas en otoño 
Del color de los gorriones, de dorado fulgor
Avergüenzan el ámbar que gotea del sol
Y que beben los Dioses

Sus ojos
Rabiosos, enmarcados por un rostro aniñado
Translúcidos poemas como labios de alabastro
Como astrolabios perdidos, errantes
Como besos resbaladizos, fugaces
Inasibles como nubes, suaves
Como el vuelo de un ave
Que vuela al ras del cielo gris
Encendiendo la tarde

Sus ojos
Ávidos de nuevos mundos insondables
A esos ojos, lo reconozco, soy vulnerable
Ojos de escurridizas miradas de amante
Poemas capaces de ver la eternidad del instante
La corteza de luz que recubre el viento
Un aroma a mujer en celo empañando el aire

No hay comentarios: