domingo, 19 de mayo de 2013



Hoy se cumplen 45 años de aquel 19 de mayo de 1968 en que Yoko Ono entró por primera vez al estudio de grabación que John Lennon tenía en su casa de Kenwood, en Londres. El resultado de aquella noche de trabajo fue Unfinished Music No.1: Two Virgins, un primer álbum experimental en tiempos en que Los Beatles todavía no se habían separado y cuya cubierta, en la que John y Yoko aparecían desnudos, fue censurada en casi todo el mundo, la pacatería y la mierda puritana habían puesto el alarido en el cielo ante tamaña transgresión, lo que hizo que John me conmoviera por segunda vez con su declaración: “Después de todo son sólo dos cuerpos”. La primera había sido Nowhere Man. 
"No tiene un punto de vista
No sabe adónde va
¿No es un poco como vos y yo?"


3 comentarios:

Juan Nadie dijo...

"Es un auténtico hombre de ningún lugar,
sentado en su país de ningún lugar,
haciendo sus planes de ningún lugar
para nadie."

carlos perrotti dijo...

Para vos, Juan, y para todos nosotros.

AMBAR dijo...

He vuelto hacia atrás, para ver y disfrutar, de Bob, John y Yoko.
La vida nos ha regalado grandes voces e ingenio.
Gracias Carlos.
Un abrazo.
Ambar