domingo, 24 de marzo de 2013

Karma


¿Cómo enfrentar el karma? Primero tenés que reconocer su existencia. Después comprender su funcionamiento. De esta manera podés anticiparte a los hechos y desprogramar su accionar. El Sutra del Loto explica el proceso de acumulación del karma y cómo funciona.

El karma es una usina generadora en forma de rueda en cuyo núcleo se almacena y se genera constantemente la carga de energía que hace que tu vida funcione o no a tu favor. Alrededor del núcleo están los engranajes que traccionan circularmente mediante un sistema de ruedas dentadas, una rueda para la Causa y otra para el Efecto, las que funcionan sincronizadamente en la única dirección posible, hacia adelante. Cabe aclarar que para que cada rueda traccione correctamente es preciso mantenerlas siempre bien aceitadas con el mantra correcto.

Cada rueda dentada engrana con la otra repitiendo un mismo funcionamiento que consta de las siguientes etapas, en orden de exposición, como aparecen referidas en el Sutra: una causa inherente (NYO ZE IN), una causa de relación (NYO ZE EN), un efecto latente (NYO ZE KA) y un efecto manifiesto (NYO ZE HO), lo que en términos cotidianos y en orden, según cómo funciona vivir, indica que una causa inherente en tu vida (NYO ZE IN) tiene un efecto que permanece latente (NYO ZE KA) y cuando se da determinada relación con una persona o en determinado medioambiente (NYO ZE EN) se manifiesta el efecto correspondiente (NYO ZE HO).

En otras palabras, lo que ocurre en nuestra vida se debe a una razón concreta, existe una causa inherente para que nos ocurra eso y no otra cosa (NYO ZE IN). En qué lugar y momento y con quién nos ocurre determinado asunto no es algo casual, esa causa inherente se manifiesta en determinado medio ambiente y no en otro (NYO ZE EN). En nuestra vida siempre algo está latente, el efecto de esa causa inherente está esperando manifestarse (NYO ZE KA). La manifestación inevitable de esa causa acumulada es el efecto concreto (NYO ZE HO).

Cada persona tiene entonces la posibilidad de reconocer y aceptar la existencia del karma, también la capacidad de razonar su funcionamiento para así poder enfrentar o neutralizar sus efectos. Pero además sería bueno que encuentres tu mantra. Debe incluso quedarte claro que en esto ni Dios ni ningún otro personaje de ficción tienen nada que hacer. 


No hay comentarios: