jueves, 14 de junio de 2018

Espejos






No hay espejo que no te vea
Por primera y última vez
Puesto que ya nunca más serás
El mismo después


Es más, no hay espejo que te refleje
En realidad te remeda
Porque imperceptiblemente
A cada instante
Nadie es más el que era


Un plano incierto es el espejo
Cuya ciega superficie de desierto
En un grito de vacío se traga
Cualquier lenguaje de formas
A imagen y semejanza del silencio


No hay espejo que tenga memoria
Puesto que en él sólo son posibles
Momentáneos, corpóreos, pero inasibles
Hechos ciertos sin historia






(Framentos de un Magritte)

8 comentarios:

Mujer Virtual dijo...

Depende tu momento es lo que refleja
Un abrazo

carlos perrotti dijo...

Es cierto también. Como hay momentos desnudos de reflejos. Momentos sin afuera ni adentro.

Muchas gracias y abrazos...

silvia de angelis dijo...

I cambiamenti che subiamo nel tempo fanno in modo, che la nostra immagine riflessa, sia sempre diversa. Solo le foto del passato mostrano il nostro antico aspetto invariato.
Un caro saluto,silvia

carlos perrotti dijo...

Esattamente, Silvia. Per questo motivo penso che ieri sia eterno, perché è così che la vita è stata forgiata, ma anche perché porterà sempre nuove versioni di ciò che è accaduto. Per quanto riguarda gli specchi, di solito penso che siano oggetti strani che non sono esattamente inanimati.

Un grande abbraccio.

María Perlada dijo...

Los espejos creo que son los que reflejan nuestro estado interior más que la superficialidad de nuestra piel, a través de ellos nuestros ojos se ven si están tristes o alegres, y los ojos son el reflejo del alma, y se siente en el espejo ese vacío, esa soledad, o ese grito oculto.

Yo cuando me miro al espejo suelo mirar mis ojos y veo a través de ellos mi alma para verificar cómo me siento realmente.

Me gustan tus versos que me invitan a la reflexión, amigo mío, un placer leerte y comentarte.

Besos enormes.


carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, María, por tus siempre alentadores comentarios.

Los comentarios a veces son como espejos y ayudan a que uno pueda verse en todo o en parte reflejado. Un poema, un texto, incluso ciertas opiniones, también suelen serlo y te devuelven algún verso, una idea o una imagen de lo que intentaste...

Muchos abrazos y gracias, amiga!

Juan Nadie dijo...

Nada dura, nada permanece, todo cambia al instante:

"Es más, no hay espejo que te refleje
En realidad te remeda
Porque imperceptiblemente
A cada instante
Nadie es más el que era"

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. Así salieron y eso mismo pensé. Nada es lo mismo en ningún momento. Absolutamente todo está fluyendo. No es, va siendo.