martes, 20 de marzo de 2018

El espejismo del destino






Desde aquí, en medio de mí
Puedo ver con claridad
Todo camino se hace destino al andar


Nada más inmóvil
Que un camino que infunde movimiento
Sin moverse de su lugar


No es un espejismo: me adentro
Por el mismo camino
En el que mi destino viene a mi encuentro


Qué otro camino tengo más allá de este preciso momento
Y qué destino sino el tiempo
Todo camino se hace destino al andar


8 comentarios:

Alicia dijo...

Yo creo que el destino lo tenemos dentro de nosotros y al andar lo vamos alcanzando. Siempre reflexivos tus poemas. Abrazo

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Alicia. Lo dices inmejorablemente. Se va haciendo destino al andar.

Otro para vos.

María Perlada dijo...

Caminemos, pues, para alcanzar el destino, desde el tiempo, desde las emociones, incluso desde el tiempo detenido, el cual lo hacemos nuestro para envolvernos en la paz, para abrazar nuestro silencio... caminemos... para llegar más allá...

Qué bonitos versos, amigo Carlos, pero es que además, me hacen reflexionar, un deleite disfrutar del arte de tu poesía, mi admirado poeta.

Besos enormes y feliz tarde.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, María. No queda otra que caminar y hacernos (convertirnos en) nuestro destino. En un momento pensé que cada poema es como un paso más camino del destino de hacerse poeta, por ejemplo. ¿Por qué pensar un camino por separado de su destino si son una misma entidad y un mismo propósito?... Uno no existe sin el otro, uno va siendo el otro: tu camino al andar indefectiblemente se va haciendo (convirtiendo en) tu destino.

Abrazo grande amiga y muchas gracias de nuevo por el placer de contar con tu visita.

Juan Nadie dijo...

Siempre a la búsqueda.
Y sí, "todo camino se hace destino al andar".

carlos perrotti dijo...

...Siempre buscando tras los pasos de los grandes maestros, en este caso Machado, a ver si encuentro algo entre sus hallazgos. Muchas gracias, Juan.

Ana Muela Sopeña dijo...

Siempre las paradojas. ¿Vamos al encuentro del destino y somos nosotros los artífices de todo? o ¿Es el destino el que nos vive y somos pasivos como una hoja al viento?

La eterna pregunta que no puede ser contestada...

Me gustó mucho tu poema paradójico...

Un beso, Carlos
y
felicitaciones
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana. Muy bella reflexión, impecablemente expresada: "¿Vamos al encuentro del destino y somos nosotros los artífices de todo? o ¿Es el destino el que nos vive y somos pasivos como una hoja al viento?..."

Muchas gracias y abrazos amiga.