lunes, 17 de octubre de 2016

Tras la lectura de “Diálogo entre un sacerdote y un moribundo” de Sade.


(Sade por Man Ray - 1936)



El sacerdote, triste como cree que impone la circunstancia, acerca un oído a los labios del moribundo para escuchar su confesión. El moribundo, feliz pese a la instancia, decide que este haiku filosófico-no-poético sean sus últimas palabras. 


Veo sin miedo
El sentido de vivir
Es saber morir


10 comentarios:

Carmen Troncoso dijo...

Interesante sobre todo tratandose de Sade un impenitente, un abrazo Carlos

carlos perrotti dijo...

Y a su manera surrealista, según André Bretón. Interesante su Diálogo entre un sacerdote y un moribundo" sin dudas inquietante para aquella época. Gracias, Carmen.

Todavía duran los ecos de tu bello y delicado poema al sakura. ABrazo...

Juan Nadie dijo...

Nunca leí el Diálogo entre un sacerdote y un moribundo, y no sé si me apetece leerlo, pero sí, quizá el sentido de vivir sea saber morir, pero a eso nadie nos enseña, como otras muchas cosas hay que aprenderlo solo, y lo malo es que no hay segunda oportunidad.
De todas formas, no es un tema que me guste, ni mucho ni poco.
Del Marqués yo leí de joven otras cosas. Bueno, hoy creo que no las leería.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. Creo que ese "saber" sería un digno premio.

Pensándolo mejor, el "Diálogo entre un..." (texto extraño proveniente del Marqués) hoy ha quedado medio como ingenuo, pero el personaje sigue provocando tanta atracción como rechazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Interesante, aunque a eso nadie, absolutamente nadie nos enseña.

Para mí el sentido de la vida es el amor y la creación.

Y...deja tu mundo mejor que como lo encontraste.

Del Marqués de Sade leí otras cosas que me causaron un revuelo interior. Allá por 1979. Ahora me interesan más otras cosas. Pero siempre es de rigurosa actualidad.


Te dejo un abrazo grande
Ana

carlos perrotti dijo...

Me quedo dándole vueltas a eso, Ana: "el sentido de la vida es el amor y la creación... Y deja tu mundo mejor que como lo encontraste." Lúcido y coherente, el arte mismo existe por eso, porque algo no existe, lo creas.

Te retribuyo el abrazo, Ana, muy agradecido...

MAR dijo...

QUE SABIO, ESO SE LLAMA VIVIR Y MORIR EN PAZ.
Un abrazo enorme
mar

carlos perrotti dijo...

Con uno mismo, no? De eso debe tratarse la cosa. Lo que demuestra que no sólo para vivir sino incluso para morir tenés que estar vivo.

Gracias, Mar. Abrazos varios.

Kasioles dijo...

Siempre he tenido miedo a la muerte, pero estoy convencida de que, cuando llegue, las dos nos fundiremos en un fuerte abrazo.
El tema de la muerte, en nuestra educación, siempre ha sido un tema tabú.
Gracias por tu visita.
Ya vuelvo a estar con todos vosotros, lo deseaba.
Cariños en el corazón.
kasioles

carlos perrotti dijo...

Gracias, Kasioles. Así, tal cual lo expresas, eso será una digna manera de comportarse. Quién pudiera. A eso apuntaba cuando lo escribí.

Sí, se te extrañaba junto a tu poesía y delicias culinarias. Abrazo agradecido.