domingo, 22 de mayo de 2016

Plan B



Si no te encuentro, te voy a buscar
Si no te busco, te voy a perder
Si no te pierdo, te voy a necesitar
Si no te necesito, te voy a olvidar
Si no te olvido, te voy a odiar
Si no te odio, te voy a sufrir
Si no te sufro, te voy a sentir
Si no te siento, te voy a acariciar
Si no te acaricio, te voy a desear
Si no te deseo, te voy a dejar
Si no te dejo, te voy a tener
Si no te tengo, te voy a crear
Si no te creo, te voy a llorar
Si no te lloro, te voy a mentir
Si no te miento, te voy a querer
El paso previo a no tener opción
Y no saber qué hacer












(Marcel Duchamp y Eve Babitz 
juegan ajedrez 
en el Museo de Arte de Pasadena en 1963)

9 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Qué bueno! Una especie de "Unchained melody", o más bien "unchained poetry".

carlos perrotti dijo...

Genial, Juan. Me encantó. Muchas gracias.

marian dijo...

Me quedo con tus versos enlazados.
Porque las fotos... Quizá, si estuvieran los dos desnudos me entrarían, pero solamente la mujer, como que no le veo la gracia.

carlos perrotti dijo...

Gracias, Marian... Quería homenajear a Marcel Duchamp. Pero como me dijo una amiga, que piensa o sintió casi como vos: me salió un poco misógino, evidentemente.

No es excusa pero es que a veces se me hace difícil encontrar con qué ilustrar, encontrar esa imagen que integre los significados de lo que quisiste decir.

Simplemente: a veces no se logra. Hay que aceptarlo. Gracias de vuelta.

marian dijo...

Las fotos pueden tener varias interpretaciones, incluso alguna positiva, pero aparentemente, por eso no me gusta, en la mujer quedan resaltadas, no sus habilidades intelectuales en la partida de ajedrez, sino sus tetas. Si al menos estuvieran los dos desnudos me resultaría más equilibrado.

marian dijo...

No tienes por qué excusarte, Carlos, cada uno pone lo que le apetece (que no tiene que estar integrado necesariamente) y mientras no sea ofensivo... Que no es el caso, como sí podría ser, a veces, Allen Jones. Luego viene el que guste o no guste, que para eso están las cosas.

carlos perrotti dijo...

Absoluta razón.

Carmen Troncoso dijo...

Buenisimo!!

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Carmen...