domingo, 17 de abril de 2016

Decime

Kay Sage (1898-1963)


Decime
Sin decir nada
Poneme en palabras
Develame, descubrime
Más exactamente, buscame
Que no hay sitio en mí
Donde pueda encontrarme
Metete entre mis voces
Llename la boca con tu boca
Soñame, al margen
Desnudame de luz y de imagen
Sucedeme, que nada me sucede
Ya ni siquiera reflejo
Mirame en espejo
Callame de una vez tanto silencio

14 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Ese acento argentino... Siempre me gustó esa forma de conjugar típicamente porteña, incluso se me escapa alguna vez.

Esas paradojas típicamente Perrottianas:

Decime
Sin decir nada


Sucedeme, que nada me sucede

carlos perrotti dijo...

Gracias, Juan. Me gustó eso. Ojalá suene cada vez más natural.

marian dijo...

Un Haik... casi, casi, Haiku.

Mirame en espejo
Callame de una vez
tanto silencio

carlos perrotti dijo...

Es buenísimo, Marian. Deberías encontrarle la vuelta al primer verso... Igual es genial, puesto que muchos grandes escritores escribieron sus haikus sin respetar aquello de las 5-7-5 sílabas.

carlos perrotti dijo...

Todo un desafío ese primer verso y el sentido que se pretende, no?

marian dijo...

Me recuerda a Juan (Tenorio:)

marian dijo...

"Mirame en espejo"... posiblemente nos veamos todos así, en reflejos.

carlos perrotti dijo...

Zorrilla nos ampare. Si logramos ese primer verso nos merecemos el cielo. Sí.

carlos perrotti dijo...

Que loco eso, Marian. Puesto que vivimos cambiando vemos el reflejo de lo que fuimos hace instantes mientras vamos siendo constantemente.

marian dijo...

Que se lo pregunten a Dorian:)

carlos perrotti dijo...

Lo releí la semana pasada. Cosa seria Oscar.

marian dijo...

Con un ojo clínico impresionante.

carlos perrotti dijo...

Tal cual. Un ojo que llegaba al alma humana...

Adriana Alba dijo...

Los sonidos del silencio, te acordás....?
Si lo habré bailado jajaja.
Besos Carlos.