viernes, 1 de mayo de 2015

Bolsa de Gatos 41/50



50. "En aquel tiempo yo vivía en la Luna / Los placeres de aquí abajo me estaban prohibidos / Jardinero y escritor entre versos y ciruelas / Albergaba gatos extraviados / Ah, puta de ti y pobre de mí / Un día lluvioso alguien llamó a mi puerta / Me apresuré a abrir / Seguro que es otro gato / Pero mira el felino que la tempestad me traía / Eras tú, eras tú / Y me miraste con ojos de color pistacho / Me tocaste el corazón con tu pata de terciopelo / Por suerte no tenías bigotes / Lo ignorabas todo sobre la virtud / Por los rincones de mi vida bohemia / Esparciste las chispas de tus veinte años / Y para mí, para mis flores y mis gatos, fuiste el premio del que consigue ganar / Sin haber apostado / Pero el tiempo pasa y lo destruye todo con su guadaña / Estaba apenas madurando nuestro amor / Quemaste mis sonetos / Maltrataste a mis gatos / Regaste mis lilas con lejía / Hasta que una noche, miserable ramera / Al ver que la alacena estaba vacía, no dudaste / Por un cuarto kilo de pollo y una butifarra / En saltar a la cama del carnicero / Y harto ya, mujer sin entrañas / Renuncié a tu amor frustrante y desdichado / Y volví a la Luna, llevándome mis cuernos, mis flores, mis canciones y mis gatos” (Georges Brassens, 'Puta de ti', 1954)



49. Raymond Chandler adoraba a los gatos. "Los gatos son sabios y estimulan el estallido creador. Ellos, y el ocio que practico hasta cansarme, son mis aliados en el proceso que me lleva a escribir." 



48. Kathleen Annie Pannonica Koenigswarter Rothschild, más conocida como la Baronesa Nica, fue amante, no está claro en qué orden, de Theolonious Monk, del jazz y de los gatos. Esta anécdota la pinta: "Las jam sessions eran intensas. El gerente del Stanhope les lanzó el ultimátum: o cesaban las noches ruidosas y los escándalos o se vería obligado a echarlos. Era el momento de encontrar otro sitio y el Hotel Bolívar no estaba nada mal, de hecho Monk le había dedicado el tema 'Bolivar Blues', pero Nica ya estaba harta de los hoteles y sus gerentes cuando alguien comentó que el director de cine John Steinberg quería vender su mansión de inspiración Bauhaus con ventanales al río Hudson. Definitivamente era el lugar soñado y lo compró, y lo llenó de instrumentos y de gatos, tantos que Monk lo bautizó como Cathouse, refugio no sólo físico sino espiritual para músicos de jazz (a los que además se les solía llamar despectivamente 'cats') durante aquellos años racistas en los que era común tener que enfrentar situaciones injustas que los llenaban de una rabia que sólo podían aplacar con música como escape y consuelo. Por eso Nica nunca dejó de apoyarlos generosa e incondicionalmente, siempre rodeada de sus 120 gatos." 



47. “Holly Golightly ha rechazado una carrera de actriz de Hollywood para pasar a formar parte del círculo snob de la New York de los ´50 y ´60. Promiscua en sus relaciones, la libertad es casi tan preciada para ella como la joyería Tiffany´s. Es una outsider total, una mujer mágica, rodeada de un aura de misterio insondable más allá de su banalidad. Ajena a todo, pero auténtica, Holly hasta se niega a poseer algo, cualquier cosa. Ni siquiera quiere ser dueña de su gato 'Sin Nombre', al que recogió en la calle. Por eso dice que no quiere ponerle un nombre, porque no se pertenecen el uno al otro, se irá en cualquier momento, porque su verdadero mundo es la calle. ¿Para qué entonces ponerle un nombre?", explicó Truman Capote sobre el personaje protagónico de Breakfast at Tiffany's. 




46. Cuenta el curador Matthew Gale que una tarde Paul Klee estaba en su casa, junto a su inseparable gato Bimbo, cuando un coleccionista vino a visitarlo. Klee se alegró de verlo y lo invitó a pasar, pero luego de un rato, mientras ellos conversaban animadamente, Bimbo se puso a caminar encima de un cuadro que el artista había puesto a secar sobre una mesa. El coleccionista, visiblemente desencajado, espantó a Bimbo con un chistido y amagó darle una patada. Al ver esto Klee, tratando de no perder la compostura, fulminó a su invitado con la mirada, y un instante después, restándole por completo importancia al asunto, reflexionó en voz alta mientras admiraba las marcas de las pisadas de Bimbo sobre su obra: “En el futuro la gente se preguntará cómo hice yo para lograr un efecto tan grandioso... ¿Pueden verlo?" 




45. En juventudenmarcha.wordpress.com Agnés Varda dice en un reportaje: "Los gatos tienen siete vidas. Yo ya voy por la tercera: una como fotógrafa, otra como cineasta y ahora una como artista”. Luego, entre los comentarios de los lectores, encontré este mensaje para ella: “Querida Agnés, puedo hacerme una idea de la fascinación y el amor que sientes por los gatos porque me haces creer que aparecen en tus escenas como por casualidad, porque los filmas como solamente una enamorada puede mirar a su amado, sin quererlo molestar…”




44. "La felicidad no es completa si no hay un gato que lo espere a uno en casa." (Winston Churchill)



43. Hoy 30 de marzo Vincent van Gogh cumpliría años. Este cuadro es un homenaje de la talentosa artista británica Susan Herbert y está incluido en su exitosa colección "Cats Gallery Of Art" en la que sustituye a los protagonistas y escenas de las grandes pinturas de la historia universal y de los clásicos del cine por gatos.




42. Nicholas Copernicus fue así bautizado en honor del astrónomo renacentista que se atrevió a afirmar que la Tierra giraba alrededor del Sol. Aquí lo vemos en esta foto acurrucado en brazos del astrónomo Edwin Hubble, sí, el mismo que la NASA homenajeara el 24 de abril de 1990 al poner en órbita el gran telescopio orbital con su nombre. En la Biblioteca Huntington en San Marino, California, se encontró una carta escrita por la esposa de Hubble en la que revela que el gato de Hubble fue de gran ayuda en los experimentos y en la demostración de la expansión del universo. El propio Hubble le había confiado una vez: "Gracias a Nicholas Copernicus he conseguido concentración en mi trabajo. Le debo realmente mucho." 




41. Marlene Dietrich no se amedrentó cuando alguien le criticó su bisexualidad. "Me importa verdaderamente poco si es hombre, mujer o gato. Para gozar el amor sólo necesito sentir atracción." 

8 comentarios:

marian dijo...

Para algunos salen mejor parados los gatos que las mujeres...

carlos perrotti dijo...

Brassens suena un poco machista, no?

marian dijo...

Me refería más a ese "promiscua en sus relaciones" de quien lo cuenta, que en el equivalente masculino se mira o se cuenta de otra forma.

Brassens, me parece, cuenta o refleja cómo (lamentablemente) son las cosas. Eres maravillosa mientras quieras estar conmigo, pero como no quieras, pasas a ser lo peor de lo peor. Pero sucede igual (en general) cuando un hombre "deja" a una mujer. Brassens tiene varias canciones de ese corte en el que la mujer sale mal parada, quizá era una forma de criticar. Creo que perjudican igual los "machistas" que muchas mujeres que hacen un flaco favor a las mismas mujeres al seguir algunos roles.

carlos perrotti dijo...

Tal vez no sea autobiográfica la mirada de Brassens sino apenas un relato de una situación que vio, imaginó o le contaron y la hizo canción. Yo incluí la letra porque me gustó la anécdota del despechado que se queda solo pero feliz con sus gatos.

SirGatopardo dijo...

Siempre ha habido y habrá gatos y gatas. No he dicho gatitas...

carlos perrotti dijo...

Adoro a toda clase de felinos...

marian dijo...

También tengo esa impresión sobre Brassens, Carlos.

carlos perrotti dijo...

Gran tipo, además, todo un personaje.