lunes, 6 de agosto de 2012



Cae la tarde
Ebria de fiebre
Arde tu piel
Vibra el aire
Como un refucilo de espada
Se enciende
En la nada
En mi centro
No hay afuera
Ni hay adentro
Tan sólo asciende
Como una estrella fugaz
Surca el cielo y se pierde
Como este instante
Como nunca antes
Se nubla el sol
La bruma desciende
Viscosa
Inmóvil
Como el silencio
Que aturde
Como un desierto
Te quema
La voz
Te eriza
La sangre
Late
Incandescente
Tu luna mojada
Transparente
Como tu mirada de agua
Cuando mi boca de sed
Liba con lengua de gato
Tus labios de sal
El agua bendita de tu sexo
El exacto nexo
Entre cielo e infierno
Como un horizonte
De nubes flameando
Como banderas
Como visiones
De reflejos inconexos
En fragmentos de espejos
Entre pulsiones
Crujen tus goznes
Tus dulces duraznos
Como jugosos pezones
Te inundo de flores
Cristales y estertores
Mientras te vas
Flotando en la calma
En que deviene la tormenta
Antes de que nos apaguemos
Como sombras
Que refractan


No hay comentarios: